Últimas Noticias

12 de septiembre de 2018

CASO DE VILLA FRONTERA, INDICATIVO DE QUE SE PIERDE LA GUERRA CONTRA EL HUACHICOL


CUITLATLÁN.
POR FERMÍN ALEJANDRO GARCÍA.
Caso de Villa Frontera, indicativo de que se pierde la guerra contra el huachicol
La voracidad de los ladrones de hidrocarburos estuvo a un tris de desatar una tragedia, una masacre, que pudo haber alcanzado a unos 3 mil habitantes de la sobrepoblada zona de Villa Frontera –al norte de la capital–, en donde se salió de control una gigantesca una toma clandestina de gas LP. Tal situación plantea que en Puebla no se está ganando la llamada guerra contra las mafias del huachicol.

En el último año y medio ha surgido tres corredores entre Puebla y Tlaxcala, Puebla e Hidalgo y Puebla con el estado de México, en donde se ha incrementado de manera desmesurada la comercialización de gas LP robado, el cual se “ordeña” de los ductos de Pemex principalmente en territorio poblano, en donde la extracción ilegal de dicho hidrocarburo creció 56 por ciento durante los 12 meses anteriores.

De acuerdo con los cálculos de los especialistas del ramo de la comercialización del gas LP, en ciertos periodos, en Puebla se habría extraído hasta un tercio del combustible robado en todo el país, lo cual significaría unas ganancias de alrededor de 300 o 400 millones de pesos mensuales.


El robo y venta de gas se ha vuelto un jugoso negocio, principalmente por la compra de grandes volúmenes, lo cual hace sospechar que los principales consumidores de dicho hidrocarburo ilegal son la industria, las maquiladoras, el comercio y grandes establecimientos de servicios, como hoteles, balnearios y baños públicos.

Hasta ahora la intervención de las autoridades se ha limitado a detener a los grupos operativos encargados de “ordeñar” los ductos de Pemex, pero nada se ha hecho contra dos eslabones fundamentales: los grandes consumidores del gas LP que se comercializa clandestinamente y los que lavan el dinero que deja tan lucrativa actividad criminal.

Las cifras “alegres” que ofrece el secretario de Seguridad Pública de Puebla, Jesús Morales Rodríguez, respecto a la lucha contra las mafias del huachicol hasta ahora no se traducen en nada positivo. Solo es necesario repasar los siguientes datos:

De 2017 a la fecha la violencia en lugar de disminuir, se ha incrementado, por lo cual el estado ha repuntado en los índices nacionales de ejecuciones.

Las cifras de robo de hidrocarburos han ido al alza, a tal grado que la entidad a lo largo de este año se ha ubicado en los primeros lugares nacionales de hurto de gasolina y gas LP.

Y cada vez se hace más evidente el involucramiento de autoridades y policías municipales en las redes de protección al crimen organizado.

Lo ocurrido en Villa Frontera no es algo menor, ya que se trató de una toma clandestina que no estaba en un paraje alejado y aislado. Aconteció en una zona urbana densamente poblada, que se supone cuenta con la vigilancia de las principales corporaciones policiacas del estado y del ámbito federal, junto con el Ejército.

Eso es un indicativo de que los huachicoleros se sienten con licencia para actuar en todo el estado y alguien, necesariamente, desde el poder público les está vendiendo protección
Comparte la Noticia :
 

Top