Últimas Noticias

19 de diciembre de 2019

López Obrador y las iglesias, entre el Estado laico y la retórica religiosa



Desde el inicio de su gestión en la presidencia de México, la relación de la llamada "Cuarta Transformación" con las iglesias ha levantado una nueva polémica con una ley que busca borrar algunas prohibiciones para que los religiosos participen en política.

El presidente Andrés Manuel López Obrador en Oaxaca, México, 21 de diciembre de 2018.
gob.mx
A lo largo de su mandato, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha desatado polémica por su relación con las iglesias cristianas. Una situación que cobró relevancia en días recientes luego de que Morena, el partido del presidente, presentase una iniciativa de ley que busca quitar prohibiciones que regulan la relación entre iglesia y Estado.

La polémica arrancó desde las campañas presidenciales de 2018, cuando López Obrador realizó una alianza electoral con el Partido Encuentro Social (PES), cuya militancia concentraba un buen número de ministros de iglesias evangélicas, lo que implicó que varios religiosos alcanzaran varias curules en el Congreso.

En marzo pasado, el mandatario mexicano levantó polémica al solicitar a la Secretaría de Gobernación enviar una iniciativa de reforma a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público para que las iglesias puedan ser concesionarias de canales de televisión y radio pública.

Sin embargo, dicha iniciativa se detuvo. En septiembre el presidente sugirió que el acceso a medios de comunicación a iglesias podría ser puesto a consulta.

Gobierno de izquierda con retórica cristiana
A lo largo de su gestión, López Obrador también ha hecho una serie de declaraciones de tono religioso que, para algunos críticos, contradice su admiración por el expresidente Benito Juárez, quien a mediados del siglo XIX fue conocido, entre otras cosas, por promover la separación entre la iglesia y el Estado.


"Ayer me preguntaba una periodista, ¿cuál es su religión? Le digo: 'Soy seguidor de Jesucristo porque defendía a los pobres y estaba en contra de los oprimidos', y en esa religión tenemos prohibido permitir la corrupción, y en esa religión me prohíben los lujos y la fantochería", dijo López Obrador en junio pasado.



Feligreses asisten a una misa en Escobedo, México, 3 de octubre de 2019.
Daniel Becerril / Reuters
En octubre, el presidente volvió a causar revuelo al comparar su Gobierno con la doctrina de Cristo.

"Me van a criticar, pero lo voy a decir, miren: ¿Por qué sacrificaron a Jesucristo? Porque lo seguían por defender a los humildes, por defender a los pobres. Esa es la historia real, entonces que nadie se alarme cuando se mencione la palabra cristianismo, cristianismo es humanismo", expresó.

¿Qué plantea la polémica ley?
El proyecto de ley presentado en el Senado por la legisladora de Morena, Soledad Luévano, busca borrar algunas prohibiciones para que las iglesias tengan una participación más activa en asuntos políticos, lo que va en contra de los estatutos del propio partido, que de acuerdo a sus documentos oficiales busca fortalecer el Estado laico.

El planteamiento más polémico tiene que ver con la eliminación de una cláusula de la ley actual, en la que se plantea que "las convicciones religiosas no eximen en ningún caso el cumplimiento de las leyes del país; nadie podrá alegar motivos religiosos para evadir responsabilidades y obligaciones de ley".

Esto significaría que los líderes religiosos sí podrían quedar libres de responsabilidades legales, al retirar dicho apartado de ley.


Iglesia Evangélica Luetarana de Habla Alemana en México.
Flicker / @Christian Ramiro
También se pretende incluir una cláusula de conciencia en la que los trabajadores del Gobierno podrían alegar motivos religiosos para evadir responsabilidades administrativas.

Además, se plantea que los gobernantes puedan asistir a ceremonias religiosas como representantes del Estado, lo cual está prohibido actualmente.

La iniciativa también propone que el Estado y las iglesias puedan colaborar "en la promoción conjunta del desarrollo cultural y social de las personas".

Aunque la ley actual prohíbe que los ministros religiosos hagan proselitismo político, la iniciativa plantea que sólo se considere proselitismo si los líderes religiosos piden expresamente votar o no votar por alguien. O sea, todo lo demás que digan sobre política ya no será proselitismo.

Asimismo, el proyecto de ley plantea que las iglesias puedan ofrecer asistencia espiritual dentro de oficinas de Gobierno, tales como estancias migratorias, estaciones de policía, militares, etcétera.

AMLO rechaza iniciativa de ley
Sin embargo, el presidente López Obrador se manifestó en contra de la aprobación de dicha iniciativa de ley, que tampoco cuenta con apoyo de toda la bancada de Morena en el Senado.

VIDEO: Miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación reparten regalos de Navidad en nombre de su líder
"En lo que a mí corresponde, considero que ese tema no debe tocarse. Lo digo también con mucho respeto a la senadora, que tiene todo su derecho y pertenece a un poder independiente, autónomo", dijo el presidente.

En este sentido, el mandatario mexicano dijo que. en su opinión, la mayoría de los mexicanos está a favor de mantener el Estado laico.

"Considero que eso ya está resuelto desde hace más de siglo y medio, creo que eso se resolvió, la separación del Estado y de la Iglesia. A Dios lo que es Dios y al César lo que es del César. No considero que modificar este principio ayude", añadió.

Un tema que evidencia las contradicciones y paradojas discursivas del proyecto político de López Obrador, su simpatía con la figura de Jesucristo y la relación del Estado con las iglesias.

Manuel Hernández Borbolla-RT
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top