Últimas Noticias

12 de febrero de 2019

El error de Citlali mejor conocida con Yeidckol






Fauna Política

Por Rodolfo Herrera Charolet



Yeidckol Polevnsky Gurwitz, nacida en Ciudad de México; 25 de enero de 1958 como Citlali Ibáñez Camacho, cobró fama tras encabezar el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) al asumir Andrés Manuel López Obrador la candidatura a la presidencia de la República. Cargo que el ahora presidente ocupó para lograr que un partido naciente lograra lo que ningún otro ha realizado en el mundo, ganar y arrasar en elecciones presidenciales, legislativas, entidades y municipios, con tan amplio margen que ha colocado a otras fuerzas políticas en el punto cercano al exterminio, sin la fuerza política suficiente para disputar electoralmente los inmediatos y próximos procesos electorales.



Los errores de interpretación de las señales o de la voluntad soberana que ejerce el presidente de la república, por parte de Citlali han provocado una creciente inconformidad hacia el interior de Morena, por su desmedido apoyo a militantes que fueron parte del proceso electoral pasado y que no lograron, por diversos motivos, ganar las elecciones. Una de ellas, la del Estado de Puebla.



Hagamos un poco de historia.

Citlali nació el mismo día que yo, pero un año antes, en 1958 y tras una infancia de contratiempos salió adelante para convertirse en la mujer exitosa que ahora es. Sin embargo el acatar los ordenamientos no ha sido su fuerte, lo que ha provocado conflictos y enfrentamientos con importantes actores políticos.



Se dice, o al menos esa fue la explicación de la dirigente, que su madre le cambió el nombre para protegerla, porque a los 12 años fue víctima de violencia sexual y quedó embarazada, su hijo fue registrado como hermano de ella por su madre y convertida en judía, adoptó el de Yeidckol, que significa en hebreo "el llamado de Dios". Supo de otras tres actas con nombres distintos que fueron utilizadas por su madre, un asunto que ocupó parte de la opinión pública en procesos de elección popular en la que participó. Estudió psicología, pero no concluyó y fue la primera mujer en presidir la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación. También ocupó puestos directivos en Nacional Financiera (Nafin), el Banco de Comercio Exterior (Bancomext) y el Consejo Coordinador Empresarial.



En las elecciones de 2005 fue candidata del Partido de la Revolución Democrática (PRD) al gobierno del Estado de México, ocupando el tercer lugar y en el que resultó electo el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, sin embargo un año después en el 2006 fue candidata al Senado de la República del PRD por el Estado de México, resultó electa con un millón doscientos mil votos. Posteriormente fue Vicepresidenta del Senado de la República (2006-2009).



En abril de 2016 una foto circunstancial difundida en redes sociales se le vio no sólo en la fiesta de cumpleaños de Diego Fernández de Cevallos en su rancho de Querétaro, sino intercambiando brindis en una mesa con Raúl Salinas de Gortari, hermano del jefe de La Mafia en el Poder. Las fotografías se hicieron públicas e incluso hubo una transmisión por Periscope a cargo de Xóchitl Gálvez, quien en ese momento era la jefa delegacional en Miguel Hidalgo, donde aparecían también personajes como Carlos Salinas, Felipe Calderón, Carlos Slim y hasta clérigos.



Lejos de ser defenestrada por la infortunada fotografía, encabeza el liderazgo nacional de Morena hasta 2019. No sin antes haber cometido algunos errores que ahora se enlistan.



Fue ella quien circuló la primera versión de que el líder de Morena ya se había decantado por Claudia Shienbaum para buscar el gobierno de la Ciudad de México en 2018, situación que la enfrentó al ahora senador de la República Ricardo Monreal Ávila, quien era un fuerte aspirante al gobierno del Distrito Federal.



Tras perderse la gubernatura del Estado y morir la gobernadora de Puebla Martha Erika Alonso Hidalgo, así como su esposo el senador de la república Rafael Moreno Valle Rosas, la apertura de un nuevo proceso electoral extraordinario llevó a Citlali o Yeidckol a decantarse en favor del ex senador y ex candidato a la gubernatura Miguel Barbosa Huerta, que por cierto nació en 1959 pero 8 meses 5 días después del mío. En el “destape” anticipado, la líder nacional de Morena afirmó que el “candidato es Barbosa” en plena necedad de violar los estatutos del partido, puesto que su respaldo vulnera la vida interna del instituto político y los derechos que tienen sus militantes. Más aún que dentro de la Cuarta Transformación, el presidente de la república ha sido claro en evitar caer en los vicios del pasado, en donde el titular del ejecutivo era la voz cantante en las decisiones del partido en el poder.



Ante la declaración ociosa, que lejos de ayudar al ex candidato petista al gobierno de Puebla que obtuvo poco más de 861 mil votos, la rebeldía no se hizo esperar y alertó a diversas fuerzas políticas internas de Morena a manifestarse en contra, tal es el caso del escrito que suscribieron 55 senadores de la república en su voluntad de un procesos abierto, democrático e imparcial, además de su respaldo a uno de los más fuertes aspirantes a la candidatura, el Senador Alejandro Armenta Mier, quien logró un escaño en la cámara alta tras obtener más de 1 millón 440 mil sufragios. Más de 500 mil votos que el candidato a gobernador.



En respuesta a la petición de los senadores la dirigente nacional calificó de “una necedad” que los senadores de su partido busquen impulsar la candidatura de Alejandro Armenta para gobernar Puebla, a lo que el senador Ricardo Monreal contestó que ella puede decir lo que “crea conveniente”, pero no darán marcha atrás en su propósito; incluso le deseó “que Dios la ayude”.



Aun cuando el presidente de la república goza de una gran popularidad, también lo es, que la construcción de un partido democrático que sirva de ejemplo a otros, debe dar muestras de ello y no de autoritarismo, intransigencia o abuso en el cargo, con respeto irrestricto a sus estatutos y de los derechos de sus militantes. Por esta razón considero su declaración de ayer o de ahora es el error de Citlali mejor conocida como Yeidckol.

¿O no lo cree usted?
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top