Últimas Noticias

19 de diciembre de 2018

La 4ta transformación ante una sociedad en constante evolución.


Por José Roberto Fuentes López.


Analice detenidamente el mensaje de toma de protesta del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, que presentó ante el Congreso de la Unión, en el destacó el inició de la cuarta transformación del país. Sin embargo, considero que las acciones que planteó, no van orientadas hacia una transformación, sino a cumplir y aplicar la actual ley.
Lo que de manera particular me preocupa, es que en las referencias que señaló sobre el pasado de México, no refirió ninguna al futuro, no señaló la importancia de la ciencia y la tecnología, el desarrollo de la inteligencia, de las tendencias que van conduciendo el futuro económico, en especial del mercado laboral.
Bajo las actuales circunstancias, puebla capital por la gran oferta educativa que tiene en instituciones de educación superior, podrá ser el referente en estos temas del futuro y, poder encausar la transformación del país.
Más aun, debido a que Puebla es la cuarta ciudad más importante del País y representa una ventana importante en el ámbito turístico mundial, la cual requiere de ser atendida por un activo sólido.
La presidente Claudia Rivera, con su consolidada formación académica, debe establecer de manera precisa y certera el futuro de Puebla y, aprovechar esta coyuntura; es viable, siempre y cuando logre consolidar un equipo para hacer frente a los grandes retos de una ciudad en constante evolución.
En su gestión debe impulsar una sólida política cultural, sin menoscabo de atender a una ciudad en evolución, para que siga conservando su invaluable legado histórico, cultural y monumental; el cual sin duda requiere de motivar la conciencia colectiva de sus habitantes, para defender, difundir y enriquecer su patrimonio cultural tangible e intangible a las nuevas generaciones.
En este sentido, tendrá que replantear sus proyectos, (no propuestas), en temas trascendentes para la sociedad y para su desarrollo, empezando por la seguridad, el transporte, la movilidad, la innovación tecnológica y digital y por supuesto la dotación de servicios públicos de calidad.
En ese orden deberá replantearlos, mediante acciones precisas que logren el impulso de una sociedad en constante evolución y que los mismos deben estar a la altura de una pujante ciudad que debe ver incrementado su potencial. Y por medio de una amplia convocatoria, buscar que la sociedad participe y se involucre en las acciones de gobierno, para tener la Puebla que queremos.
De esta manera su gestión será efectiva y más eficaz, dada la incertidumbre y los tiempos que vivimos los poblanos, preocupados por mejorar y tener mejores niveles de bienestar. Ello le permitirá consolidar el liderazgo no solo en la zona metropolitana, sino ser referente en el plano nacional e internacional.
Pues si bien es cierto que la curva de aprendizaje en el corto tiempo de su gestión, debe haberle dado tiempo de saber las prioridades y, a partir de este momento, tiene que dejar de lado el discurso, para emprender acciones que orienten una real transformación y, encontrar las soluciones a los porque y los como atender las demandas y los retos que la sociedad demanda.
Ahora bien, debemos tener presente que la eliminación de la corrupción la austeridad y la transformación, no solo son condición para los gobernantes son también responsabilidad de nosotros, del pueblo, que merece un trabajo digno, condiciones óptimas de seguridad y de un adecuado nivel de educación.
Puebla tiene esa capacidad en sus habitantes, quienes en su gran mayoría cuentan con un gran potencial y amplio talento para lograr la deseada transformación.
Es por ello que las prácticas de antaño no se eliminaran con nuevas prácticas, o por decreto, se eliminaran con ciudadanos responsables que conozcan y respeten el valor de las instituciones y de la democracia que a nuestro país mucho le ha costado edificarlas.
Pues si bien es cierto que el dilema ético no genera reflexión y crecimiento si solo se presenta a quien está en el poder, el dilema ético actual se resuelve con una ciudadanía comprometida, nuestra ciudad Patrimonio Mundial, bajo el liderazgo de su presidenta Municipal, necesita ciudadanos responsables, críticos y proactivos; no complacientes ni pasivos, lo cual permitirá no solo engrandecer nuestra región, sino incidir en el fortalecimiento del Estado mexicano.
Sus comentarios jrobertofl@hotmail.com


Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top