Últimas Noticias

6 de febrero de 2018

LA ESPOSA DE MORENO VALLE, EL CHAPARRITO Y EL ACARRADEOR; NI A CUAL IRLE



Por Antonio Madrid.

Una vez palomeados los candidatos que habrán de competir en la contienda del 1 de Julio (no faltará quien se atreva decir por enésima vez, “La madre de todas las batallas” para muchos cada elección es así) algunas dudas se acrecientan, pero otras se aclaran.
Veamos.
Martha Erika, de quien mucho se dijo que sería la candidata que lanzara Rafael Moreno Valle, una vez que se deshicieron sus aspiraciones de llegar a la candidatura a la presidencia de la República (¡qué bueno!) resultó ser una versión más que cierta.
Y es que cuando parece que hemos visto todo en materia de política, un nuevo caso vuelve a sorprendernos.
Si con Rafael Moreno Valle pensamos que el Estado podría cambiar para bien, nos equivocamos. Si con la llegada del PAN –que en realidad no fue el panismo tradicional, sino arribismo puro- pensamos que podrían llegar nuevos aires de progreso para la entidad, nos equivocamos. La mala noticia de hoy es que ese arribismo de neopanistas al poder, no terminó con la administración de Rafael Moreno Valle, sino que continuó con el inefable Tony Gali y pretende seguir con Martha Erika Alonso SIN Moreno Valle (sólo el apellido).
Ta’ madre, dijera mi abuelita (Sí viviera).
Y lo peor es que dicho proyecto podría concretarse.
Y es que si del lado que podría darse un contrapeso, es decir el PRI, la figura de Enrique Doger no parece levantar. Su figura, de por sí no atractiva mediáticamente, no parece convencer a muchos, salvo al priísmo duro, que está por demás decirlo, es voto cautivo. Y en algunos casos, ni eso.
El chaparrito Doger no se cansa de señalar en cualquier parte del Estado en que se pare en su precamapaña, que la de Martha Erika, se trata de una reelección de Moreno Valle, lo cual no es falso, el problema es que dicho por el precandidato del tricolor, no parece ser algo que motive por ese solo hecho a dejar de votar por la señora, mucho más, luego de que no fueron pocos los priístas que durante el sexenio panista, no supieron ser una verdadera oposición y en cambio, negociaron su silencio a cambio de pingues ganancias económicas y canonjías varias.
No es Blanca Alcalá en su discurso, pero se parece mucho. Y se duda que podrían ser diferentes los resultados de aquella elección, por mucho que también diga que “la campaña va en serio”, haciendo bueno el dicho aquel de que a aclaración no pedida, culpabilidad manifiesta.
Ahora bien, por el lado de Morena, Luis Miguel Barbosa Huerta, el virtual candidato a la gubernatura, tampoco parece ser la panacea para derrotar a Martha Erika.
¿Barbosa Huerta es un orador que convence?
Sí.
¿Barbosa Huerta es un político combativo?
Sí.
¿Barbosa Huerta sabe ser oposición?
Sí.
¿Barbosa Huerta es un buen candidato?
No.
Y no lo es porque reúne las características más detestables del priismo, tal como lo exhibió en el video en el que fue sorprendido planeando el acarreo para Andrés Manuel a la Sierra Norte.
Ahora bien, en una de esas, podría darle batalla a Martha Erika, pero lo dudo, en cuyo caso, -ahí sí estoy seguro- sería un sexenio igual o peor que el de Moreno Valle o el priísmo.
Perdón por el pesimismo, pero alguien pudiera pensar que con estos personajes ¿nos podría ir mejor que como hemos estado?
La respuesta es no. Y el tiempo se encargará de confirmarlo.
Mientras tanto, bienvenidos al show de las campañas electorales.
Comparte la Noticia :
 

Top