Últimas Noticias

25 de enero de 2022

Domingo negro para el edil de #Huauchinango: pierde las juntas auxiliares y le matan a un opositor

 

. Fermin Alejandro García. 


El edil de Huauchinango, Rogelio López Angulo, vivió un auténtico “domingo negro”, pues de 26 juntas auxiliares que se renovaron hace un par de días, perdió en 17 demarcaciones y en otras tres se cancelaron los plebiscitos.



 Por si fuera poco, en la madrugada del lunes fue asesinado Mariano Gregorio Gutiérrez, quien había ganado las votaciones unas horas antes en Xopanapa y era un opositor al presidente municipal. Un día después de los comicios la imagen del edil es la de un político –que a tres meses de haber arribado al cargo—que se le empieza a ver débil, sin rumbo en su gobierno y sin entender los problemas públicos del municipio.


 Dicho de otra manera, ya enfrenta una crisis de credibilidad fuerte y prematura. En la elección del domingo fueron derrotados casi la totalidad de los candidatos que impulsó para ganar las presidencias de juntas auxiliares. Todos los aspirantes que olían al apoyo de Rogelio López Angulo recibieron un “voto de castigo”.



 Perdieron los aspirantes del edil en las comunidades más importantes y las más pobladas, como es el caso de Tenango de las Flores. Tal situación plantea un par de preguntas básicas: ¿Si el edil fue derrotado en el grueso de las juntas auxiliares, que son comunidades con mucho peso electoral, entonces cómo logró ganar los comicios del 6 de junio del año pasado? ¿O ocaso el presidente en los primeros tres meses de gobierno ya perdió el respaldo de la población que no es de la cabecera municipal? 




 La respuesta se explica de la siguiente manera: la inseguridad pública y la mala recolección de la basura, son dos problemas que lo están ahogando y el actual gobierno no le encuentra la cuadratura al círculo en esos dos rubros. El domingo, la población de las juntas auxiliares ya le cobraron la factura al edil y votaron contra sus candidatos. Se dice que en promedio a diario en Huauchinango hay robos a unas 35 casas habitación. 



La mayoría de los hurtos no son denunciados, por la percepción de que la Policía Municipal poco o nada hace para frenar a los ladrones. Grupos delictivos de Veracruz e Hidalgo han sembrado el terror en varias colonias y juntas auxiliares, sin que el gobierno local logre tener avances en contener la ola de ilícitos.




 Al inicio del trienio, había fuertes problemas de asaltos y ejecutados en Zacatlán y Chignahuapan, en donde gobiernan los priistas José Luis Márquez Martínez y Lorenzo Rivera Sosa, respectivamente. Al cabo de un trimestre, se ha logrado reducir el número de ilícitos en esos municipios. En cambio, en Huauchinango ocurre al revés, se ha convertido en el arroz negro de la zona porque están creciendo los ilícitos.




 El alcalde ya cambió al director de Seguridad Pública y nombró en ese puesto a Javier Gómez Vázquez, quien fue comisionado de Seguridad Pública en la alcaldía Miguel Hidalgo de la Ciudad de México.



 Aunque el funcionario tiene una amplia experiencia, no se nota algún cambio positivo en la reducción de robos y atracos. La recolección de desechos fue “el talón de Aquiles” del anterior alcalde, el morenista Gustavo Vargas Cabrera, que tuvo la flamante y torpe idea de convertir el recinto ferial en una terminal de acumulación de basura, lo que provocó un fuerte malestar entre la población. 

 Ahora a López Angulo también le está llegando la basura el cuello, al igual que su antecesor. 


Aunque compró tres camiones compactadores de desechos, los vehículos no alcanzan y muchas colonias, sobre todo de las periferias, se quedan sin que se recojan las montoneras de desperdicios. Y eso ya tiene cansada a la población, que lleva más de 3 años y 3 meses esperando que se resuelva el problema de la basura. 


El vacío de Enoé González

 El vacío de Enoé González Rogelio López Angulo sorprendió porque al inicio del proceso electoral no tenía partido político que lo respaldara como candidato a alcalde, luego de que le cerraran el paso en Morena y el PRI. 



Al final, lo postuló Nueva Alianza, sin que hubiera identidad con ese instituto político y acabó arrasando en los comicios del 6 de junio. Fue una sorpresa que nadie se esperaba. López Angulo fue edil entre los años 2008 y 2011. Fracasó al perder los comicios en 2013. El año pasado regresó a las contiendas electorales y ganó por la fama de que es un político experimentado. 



 Es cierto, la primera vez que fue edil dejó buenos resultados. Entre otros, es que se expulsaron a los Zetas de la región de Huauchinango. Un logro nada menor. 



 La diferencia es que en esa época era asesorado por su cuñada, la finada Enoé González Cabrera, quien fue edil de Huauchinango y era una mujer con mucho talento político, además de conocer a la perfección los problemas del municipio. Ahora ya no está Enoé González. No hay quien asesore al edil, quien se la pasa dando “palos de ciego”. De la elección de juntas auxiliares del domingo dijo que: fue una jornada electoral tranquila, transparente y con incidentes menores. ¿Quién sabe que elección observó el domingo López Angulo? La de su municipio no fue así.



La Jornada de Oriente
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top