Últimas Noticias

18 de noviembre de 2021

INSP presenta síntesis sobre suicidio





 INFORMA SALUD.



 En cuanto a nuestro país, el panorama no es diferente, es un problema también creciente, por ejemplo, entre 1997 y 2007 se registró un incremento del 275 por ciento en jóvenes, actualmente el suicidio es la tercera causa de muerte en el grupo de 15 a 29 años de edad. 



Estudiar la conducta suicida en México resulta relevante por el alto costo que representa en términos sociales y económicos para el sistema de salud, lo que se traduce en un problema de salud pública, señaló la Dra. Rosario Valdez Santiago, investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP). Planteó que es común que previo al suicidio consumado existan intentos previos, por lo que si se tiene conocimiento de la conducta suicida se pueden evitar las fases que preceden al suicidio y puede ser posible lograr una disminución de esta problemática. •




 En el mundo cada cuarenta segundos se suicida una persona y se estima que por cada persona que se suicida otras 20 lo intentan, es decir, cada año alrededor de 800 mil personas se quitan la vida a nivel mundial, convirtiéndose en la segunda causa de mortalidad en jóvenes de entre los 15 y 24 años. 15va Edición 17 de noviembre de 2021




 Este es un boletín de la Fundación para la Investigación y Educación en Salud Pública en colaboración con el Instituto Nacional de Salud Pública. © Todos los Derechos Reservados. Imágenes de Freepik Informó que la conducta suicida se identifica por 4 etapas principales: ideación, es decir, ideas constantes e invasivas de morir; planeación, pensamientos para llevar a cabo un plan desde horario, método y lugar; intento, acto en el cual una persona trata de quitarse la vida y la última etapa es el suicidio, entendido como el acto deliberado para quitarse la vida.




 Entre los factores de riesgo asociados con el sistema de salud y a nivel social se identifican las dificultades para el acceso para la atención y fácil disponibilidad de medios empleados para suicidarse, a través de internet; el estigma social hacia las personas que han intentado quitarse la vida, así como el sensacionalismo en algunos medios masivos sobre notas relativas al tema. “Debemos precisar que el intento de suicidio es multifactorial, no sólo se debe considerar los factores de riesgo a nivel individual, sino atender la problemática incluyendo los determinantes sociales implicados”. En cuanto a las barreras detectadas por los adolescentes para recibir atención en los servicios de salud refieren la programación de citas mensuales, horarios de atención que se empalman con los horarios escolares y la insatisfacción de la atención recibida por sentirse juzgados, a lo que hay que sumarle el contexto actual de la pandemia, ya que se ha evidenciado que la salud mental se ve afectada en pandemias.



 “Si bien a nivel estatal se realizan acciones, existe una ausencia de normatividad y protocolos de atención para afrontar la problemática, así como personal poco capacitado en atención a la conducta suicida, tanto para la detección como para la atención”. Valdez Santiago expuso que el INSP se ha interesado en documentar este tema, a través de cuestionarios, así como de los resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) y estadísticas propias del INEGI, el estudio sobre el tema forma parte de la “Síntesis sobre políticas de salud”, serie de presentaciones de desarrolladas por especialistas del Instituto Nacional de Salud Pública que abordan temas centrales de salud en México.

Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top