Últimas Noticias

10 de noviembre de 2019

Los españoles, a las urnas por cuarta vez en cuatro años: ¿qué se juegan en estas elecciones? Publicado:


Seis formaciones nacionales se presentan a estos comicios a la espera de conseguir el desbloqueo político de un país que cuenta con un presidente en funciones desde hace siete meses.

España celebra este domingo las cuartas elecciones generales en cuatro años, completando así el lustro político más convulso desde que comenzó la democracia en España. Durante estos años se han producido dos repeticiones electorales fruto de la falta de acuerdo de los diputados para investir presidente, ha triunfado una moción de censura por primera vez contra el líder de un Ejecutivo y se han convocado comicios por la imposibilidad de aprobar unos Presupuestos Generales.

Todo lo anterior ha estado atravesado por la crisis del modelo territorial español, con su mayor exponente en Cataluña, que llevó a la convocatoria de un referéndum de autodeterminación en octubre de 2017 y la proclamación unilateral de la independencia, así como a un juicio a sus responsables que ha concluido dos años después y que ha dado lugar una oleada de protestas en esa región.

El candidato socialista y presidente en funciones, Pedro Sánchez, en un mitin en Sevilla. 31 de octubre de 2019.
Javier Barbancho / Reuters
La irrupción de la extrema derecha en el Parlamento hace siete meses y, con ella, la entrada en el espacio político de sus intereses, como el supuesto 'problema' de la inmigración, el endurecimiento de las penas por delitos, la lucha contra los avances feministas e incluso el cuestionamiento del derecho al aborto y la recentralización del Estado de las autonomías, han acaparado gran parte del debate de campaña, desplazando a temas como la sostenibilidad del sistema de pensiones, la calidad de la educación, la mejora de la sanidad o los problemas laborales.

¿Qué se vota este 10 de noviembre?
Este domingo, 10 de noviembre, los españoles están llamados a las urnas para participar en unas elecciones generales. Después de las celebradas en diciembre de 2015, junio de 2016 y abril de 2019, son las cuartas que se producen en un espacio de menos de cuatro años.

La ciudadanía deberá votar a sus representantes al Senado y al Congreso de los Diputados. El primero estaba pensado como una Cámara de representación territorial, aunque en la realidad sus funciones están muy difuminadas. Sin embargo, adquieren relevancia en el contexto actual ya que, entre ellas, se encuentra la facultad de habilitar al Gobierno para la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que supone la intervención de una autonomía regional, como sucedió en Cataluña en 2017 tras el referéndum de autodeterminación. Para esta Cámara los votantes eligen a 208 senadores de los 265 miembros. El resto son designados por los Parlamentos regionales.


Casado, Sánchez, Abascal, Iglesias y Rivera en el único debate a cinco de la campaña. 4 de noviembre de 2019.
Susana Vera / Reuters
En el caso del Congreso de los Diputados en estos comicios se eligen a los 350 diputados que, tras la constitución de la Cámara, serán los encargados de elegir al presidente del Gobierno entre los candidatos que presenten los diferentes grupos parlamentarios.

¿Cómo se elige al presidente?
Tras una ronda de consultas con los portavoces de los grupos parlamentarios para valorar los apoyos, el rey propone a la presidenta del Congreso un candidato que, de aceptar, se someterá a una sesión de investidura. En ella, presentará su programa de Gobierno y solicitará a los diputados su apoyo, dando paso a un debate con todos los grupos representados en el Hemiciclo.


Finalmente se someterá a una votación en la que tiene que lograr el respaldo de la mayoría absoluta de los escaños (176). De no lograrlo tiene una nueva oportunidad pasadas 48 horas, cuando se procederá a una nueva votación en la que los requisitos son más laxos, pues solo necesita una mayoría simple, es decir, más síes que noes.



El líder del PP, Pablo Casado, en una manifestación para pedir el fin del separatismo en Cataluña. Barcelona, 27 octubre 2019.
Sergio Perez / Reuters
Si en esa ocasión el candidato tampoco logra ser investido, el Congreso dispone de un periodo de dos meses, a contar desde la fecha de la primera votación, para intentar nuevas investiduras sucesivamente. Trascurrido ese tiempo, si no se ha logrado investir a un presidente de Gobierno, las Cortes Generales se disuelven automáticamente y se procede a una nueva convocatoria electoral.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?
La nueva cita con las urnas es fruto, precisamente, de esa falta de acuerdo entre los diferentes grupos para investir a un candidato, en este caso el líder socialista, Pedro Sánchez. El Partido Socialista era el único al que la aritmética parlamentaria le permitía lograr los apoyos necesarios, pero Sánchez no consiguió obtener el respaldo del número de diputados que le hacía falta.


El presidente en funciones, Pedro Sánchez, durante la votación de la investidura fallida del 25 de julio de 2019. Congreso de los Diputados, Madrid.
Sergio Perez / Reuters
La principal pregunta que surge ante esta nueva 'fiesta de la democracia' es qué sucedería si el escrutinio arrojara un resultado similar al alcanzado en abril: ¿sería Sánchez capaz de lograr los apoyos o se abocaría al país irremediablemente a una nueva repetición electoral?

La clave: la fragmentación del Parlamento
La clave de estas elecciones está en la fragmentación del arco parlamentario. Los partidos que se presentan a las elecciones y que, con toda probabilidad, tendrán representación son los siguientes:

Partido Socialista (PSOE)
El Partido Socialista es quien encabeza todas las encuestas y Pedro Sánchez repetirá como candidato. Su intención es superar los 123 escaños que logró en la pasada legislatura para forzar al resto de fuerzas a facilitarle el Gobierno sin tener que ceder a formar coalición en el Ejecutivo.


Albert Rivera, líder de Ciudadanos, en una manifestación por la unidad de España. Barcelona, 20 de octubre de 2019.
Rafael Marchante / Reuters
Partido Popular (PP)
El Partido Popular de Pablo Casado, el segundo en las encuestas, aspira a remontar los 66 diputados de abril que supusieron el peor resultado de su historia. Plantea un reagrupamiento del voto de la derecha en su formación para poder hacer frente a un Partido Socialista fuerte, por lo que desde hace meses ha escorado su discurso a la derecha y ya ha admitido que Vox es uno de sus socios prioritarios, como demuestra que el PP gobierna ya en varias regiones con el apoyo de la fuerza ultraderechista.

Ciudadanos (Cs)
Ciudadanos también viró hacia la derecha durante la campaña de los anteriores comicios, recogiendo un gran resultado con 57 escaños. Pero su postura de bloqueo ante la investidura de Sánchez parece que le está pasando factura y todos los sondeos pronostican un batacazo de la formación encabezada por Albert Rivera, que ya ha vuelto a cambiar su posición y ha aceptado que estaría dispuesto a facilitar un Gobierno de los socialistas.

Unidas Podemos (UP)
Unidas podemos aspira a mejorar su representación con el regreso de algunos votantes que recalaron en el PSOE en los últimos comicios pero que podrían estar desencantados con el giro al centro de los socialistas, el incumplimiento de algunas de sus promesas electorales y el desarrollo de la fallida negociación para formar Gobierno que ha desembocado en la repetición electoral.


Pablo Iglesias (c), líder de Podemos, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (i) en un mitin. Barcelona, 6 noviembre 2019
Josep Lago / AFP
Vox
Vox es una de las incógnitas de la jornada. Esta fuerza de extrema derecha ya sorprendió en abril con su estreno en el Hemiciclo con 24 diputados y ahora las encuestan auguran una mejora que algunos sitúan incluso cercana a los 50 asientos.

Más País (MP)
Más País es la novedad que se atisba en la nueva legislatura. Nacido a nivel regional en Madrid, donde en los últimos cuatro años ha tenido experiencia de Gobierno a nivel local en la capital del país, se origina de una escisión de Podemos. Íñigo Errejón fue uno de los fundadores del partido morado y mano derecha de Pablo Iglesias, pero tras diversos desencuentros acabó abandonando la formación y montando su propio partido. Las encuestas aseguran que tendrá representación parlamentaria, aunque será minoritaria al presentarse solo en algunas circunscripciones.

Además de los anteriores, también hay partidos nacionalistas o regionalistas que se presentarán solo en las circunscripciones de su región:

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
En los últimos comicios tuvo 15 escaños en el Congreso, y si los resultados son similares en esta ocasión podría ser una fuerza decisiva, tanto por su apoyo como por su abstención, para facilitar la formación de un Ejecutivo progresista. El mayor problema es que con la actual coyuntura en Cataluña, Sánchez no se quiere ver lastrado durante su mandato por haber sido apoyado por un partido independentista catalán.


Santiago Abascal, líder y candidato del partido de extrema derecha VOX. Hospitalet de Llobregat (Barcelona), 31 octubre 2019.
Albert Gea / Reuters
Junts per Catalunya (JxCat)
JxCat es la formación del expresidente catalán Carles Puigdemont y se espera que saque unos resultados similares a los 7 escaños con los que contaba hasta ahora.

Partido Nacionalista Vasco (PNV)
La fuerza liderada por Aitor Esteban, uno de los políticos mejor valorados a nivel nacional, solo se presenta en las tres provincias del País Vasco. Aún así sus diputados podrían ser clave en la formación de Gobierno. En la anterior legislatura ya avanzó su disponibilidad a apoyar a Sánchez, que en aquel momento condicionó a que llegara a un pacto con Unidas Podemos.

Otros:
- Euskal Herria Bildu (EH Bildu)

- Coalición Canaria (CC)

- Navarra Suma (NA+)

- Partido Nacionalista de Cantabria (PRC)

¿Qué dicen las encuestas?
Desde que se conoció la convocatoria electoral las encuestas se han sucedido. Las más recientes arrojan resultados dispares, aunque todas coinciden en situar en cabeza al Partido Socialista, siendo la que más le beneficia la publicada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el 29 de octubre. Una media de los últimos sondeos publicados daría el siguiente resultado para cada uno de los partidos de ámbito nacional:

Partido Socialista: alrededor de 120 escaños, con una horquilla de entre 91 y 139.
Partido Popular: alrededor de 90 escaños, con una horquilla de entre 66 y 113.
Unidas Podemos: alrededor de 35 escaños, con una horquilla de entre 19 y 54.
Ciudadanos: alrededor de 18, con una horquilla de entre 8 y 36.
Vox: alrededor de 45 escaños, con una horquilla de entre 24 y 65.
Más País: alrededor de 5 escaños, con una horquilla de entre 0 y 13.

¿Cuáles serían los posibles pactos postelectorales?
Para la formación de Gobierno, tras conocerse el resultado de los comicios se abriría un abanico de posibilidades, que se podrían resumir en las siguientes:

PSOE+UP+MP+PNV+PRC
Que el PSOE lograra una mayoría y contara con el apoyo de los dos partidos nacionales de izquierda, UP y MP, y el de los nacionalistas PNV y PRC. O bien que esa mayoría fuera menos abultada y necesitara el concurso de los independentistas de ERC.


Íñigo Errejón presenta su nuevo partido político Más País. 25 de septiembre de 2019.
Sergio Perez / Reuters
PSOE+Cs
En el caso de que el batacazo de Ciudadanos no sea tan pronunciado como se pronostica, un buen resultado de ambas formaciones y su entendimiento podrían dar lugar bien a un Gobierno de coalición, del que los socialistas no son partidarios, o a un Gobierno en minoría del partido de Sánchez con el apoyo de Ciudadanos. A este acuerdo podrían llegar a sumarse fuerzas como el PNV, PRC o CC.

PP+Cs+Vox
Esta variable es la que de momento tiene menos posibilidades de darse, pues no es previsible que estas tres formaciones, a las que podría añadirse Navarra Suma, consiguieran obtener la mayoría absoluta. Además, la presencia de Vox haría que se diera por descartado el apoyo de ninguna de las formaciones nacionalistas o regionalistas.

Ninguna de las sumas logra mayoría absoluta. Esta posibilidad se daría si los partidos políticos no logran llegar a acuerdos, como ha sucedido tras las elecciones de abril, lo que daría lugar de nuevo a la repetición de los comicios.
¿Cuáles han sido los temas principales de la campaña electoral?
Brutales agresiones a menores migrantes: cómo el discurso de la ultraderecha impacta en España
Brutales agresiones a menores migrantes: cómo el discurso de la ultraderecha impacta en España
La inmigración irregular

Vox ha conseguido que gran parte del debate político girara en torno a los temas que la formación ultraderechista ha puesto encima de la mesa. Uno de ellos han sido las políticas de acogida de inmigrantes irregulares. Además, la fuerza liderada por Santiago Abascal ha puesto el foco en los menores extranjeros no acompañados y ha ligado constantemente el fenómeno de la inmigración con la delincuencia.

Tanto PP como Ciudadanos no han querido enfrentar este discurso al considerar a Vox como socio preferente en futuras negociaciones de Gobierno. El partido más contrario a estas tesis ha sido Unidas Podemos, cuyos líderes han rebatido esta dialéctica al igual que las cifras no contrastadas que Vox ha difundido durante estas semanas.

La crisis catalana

El conflicto catalán ha sobrevolado toda la campaña al igual que la vida política española de los últimos años. Los acontecimientos de las últimas semanas tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo que condenaba a cárcel a los líderes independentistas responsables del referéndum de 2017, en los que se han visto manifestaciones masivas pacíficas pero también disturbios nocturnos con enfrentamientos con la Policía, han dado alas a las fuerzas conservadoras en su discurso de contundencia con respecto al Gobierno catalán.


Manifestantes independentistas catalanes protestan por la sentencia del 'procés' catalán. Barcelona 26 de octubre de 2019.
Albert Gea / Reuters
PP, Ciudadanos y Vox han apostado claramente por intervenir la autonomía catalana, y el último incluso aboga por eliminar el Estado autonómico, recentralizando todas las competencias que hasta ahora están en manos de las regiones, como la sanidad o la educación.

Unidas Podemos apuesta por el diálogo para solucionar un conflicto que califican de "político", mientras el que PSOE muestra una postura inflexible con los partidos nacionalistas y ha sostenido que no dudará en aplicar el artículo 155, aunque por el momento considera que no se dan las condiciones necesarias.

Política impositiva

La política fiscal ha sido otro de los temas de campaña. Los partidos conservadores han competido entre sí por prometer las mayores rebajas de impuestos, mientras que Unidas Podemos y Más País han optado por ofrecer una redistribución de los ingresos, subiendo las tasas a las grandes fortunas y empresas, luchando contra el fraude y la elusión fiscal y disminuyendo la carga de familias, autónomos y pequeñas empresas.

En el fondo de esta cuestión se encuentra el mantenimiento del Estado del Bienestar, sobre todo de las pensiones, uno de los asuntos que han suscitado mayores protestas y manifestaciones a lo largo de los últimos años. También aquí, se encuadraría la mejora de la sanidad y la educación, con una apuesta clara por los servicios públicos por parte de las formaciones de izquierdas, sobre todo de Unidas Podemos y Más País, mientras que las formaciones conservadoras optan por dar más peso a la colaboración público-privada, como en el caso de los conciertos educativos.
RT
Nuria López
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top