Últimas Noticias

8 de agosto de 2022

e-consulta, su aportación a 20 años

 

Hace unos días este espacio periodístico, e-consulta, cumplió 20 años de existencia.
 Es una visión-concepción que tuvo Rodolfo Ruiz hace 20 años y que ha resultado muy positiva para la vida pública de Puebla. Para la democracia y las libertades, para ser precisos. Por aquí han pasado infinidad de plumas.


 Desde jóvenes que empezaron a “hacer pinitos” (“ponerse en pie y empezar a caminar”, que eso significa tal expresión, y que suele decirse equivocadamente hacer pininos) hasta personajes como el hoy gobernador del estado. 


 Es indudable la aportación que este espacio ha hecho para la información: la ventilación de asuntos trascendentes, la denuncia, el freno a abusos y atrocidades y, siempre, la reflexión lúcida de sus opinantes para incidir en la vida de la gente. 


 El punto de partida es la libertad. Aquí campea a placer. Cuando ha sido adulterada, el criterio profesional de su director ha separado la paja del trigo. Y santo remedio. Más del autor - El Estado de México, a tiro de piedra de Morena -


 El Parque Ecológico, ¿otra vez gigantesca cantina? - La cultura de las piedras La crítica es la otra parte de la pinza. Se ejerce de manera libérrima. Cada quien, según su atalaya y posición, se provee de su dosis de razón y la ofrece al criterio del lector, el receptor supremo de estas letras e ideas. Hacer esto, encabezar desde este espacio causas, enfoques, iniciativas siempre entraña un riesgo para quien hace cabeza. Y Rodolfo ha asumido las consecuencias en múltiples ocasiones, desde los más diversos escalones del poder. 

 El periodismo, así entendido, siempre implica transitar por un sendero pedregoso. No hay camino sin piedras.Es su condición consustancial.


 La otra ruta es el halago y la complacencia. Con frecuencia venturoso para hacer fortuna pronto y fácil, a cambio de criterio y dignidad. Eso puede ser todo, menos periodismo. Esto, la gente lo intuye, lo sabe, lo huele. Y lo deja de lado.



 Por eso la bajísima influencia y credibilidad de, por ejemplo, la inmensa mayoría de comentócratas de los diarios capitalinos. Perdieron en el trayecto la brújula: sirven a sus jefes, patrones o intereses, no al público. Este es el gran pendiente, vicio y cáncer del periodismo mexicano. Vicio porque creó una “poderosa” élite rémora del poder, de quien estuviese en turno. Ha vivido, indisoluble de este. Explotándolo, inflándolo artificialmente, defendiéndolo, creando una gratísima aureola a los ojos de los poderosos diversos, públicos y privados, sindicales o eclesiales.

 Cáncer porque está adherido a un tumor mayor, la élite mixta que ha mandado en este país hace mucho tiempo. La simbiosis es tal que no se conciben aislados estos dos poderes. Son parte de la misma enfermedad.



 Y pendiente, porque afrontar el problema y encauzar soluciones compete al poder y a los medios, y se ha renunciado a hacerlo. Por supuesto que hay alternativas si partimos de la buena fe, el ingenio, la disrupción, la voluntad política y las decisiones de Estado. No veo eternamente irreconciliables ambas posiciones. Ni es concebible una rivalidad mortal ad infinitum. Cuestión de ponerle el cascabel al gato con talento. Pues por estos lares ha caminado nuestro amigo Rodolfo Ruiz.


 Con éxitos y sinsabores, aciertos y amenazas, primaveras y tormentas. “Más tú no me dijiste que mayo fuera eterno”, dice el poeta. Y él lo sabía. Y lo ha confirmado y reconfirmado en la ruta. Lo importante de todo, de esa notable trayectoria que hoy y siempre reconozco querido Rodolfo, es dejar huella. Y lo haces con dignidad y decoro. Y esto no se compra con oro ni en la Droguería Medina. Y tú lo has hecho, lo sigues haciendo… Desde la convalecencia, la tuya y la mía, ¡fuerte abrazo, amigo! xt49@yahoo.com
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top