Últimas Noticias

14 de abril de 2022

Los alcaldes priistas de Zacatlán y Chignahuapan favorecieron la consulta de revocación de mandato

 




Cuitlatlán. Por Fermín Alejandro García. Uno de los mejores resultados en la consulta de revocación de mandato –del domingo pasado— ocurrió en la Sierra Norte de Puebla y en particular en los municipios de Zacatlán y Chignahuapan que son gobernados por los alcaldes priistas José Luis Márquez Martínez y Lorenzo Rivera Nava, respectivamente, de quienes se tiene la percepción que permitieron, toleraron, que sus estructuras electorales se movilizaran a favor de la permanencia del presidente Andrés Manuel López Obrador. 


 Ambos alcaldes seguramente negaran públicamente haber “metido las manos” en un proceso político que aparentemente les fue ajeno y que su partido, el PRI, convocó a boicotear, a no participar bajo la idea de que era una consulta banal. 


 Los que conocen el funcionamiento de las estructuras electorales del PRI en la Sierra Norte aseguran todo lo contrario. Si no fueron todos, si hubo importantes operadores políticos del tricolor que se les vio muy activos –el pasado fin de semana– movilizando a varios cientos de ciudadanos a participar en la consulta. -


 Anuncio - Algo que llamó mucho la atención, es que el presidente estatal del PRI, Néstor Camarillo Medina, curiosamente estuvo el fin de semana en la Sierra Norte. Se hospedó en el hotel San Ramón, ubicado muy cerca del zócalo de Zacatlán y que es propiedad del presidente de ese municipio. ¿Fue una casualidad la presencia del dirigente tricolor o estuvo por esos rumbos para ser parte de la movilización de priistas a favor de la 4T? Más cerca de la 4T que del PAN José Luis Márquez y Lorenzo Rivera son dos viejos conocidos, pues el primero es padrino del segundo. 



Entre ambos hay las siguientes similitudes: Primera: ambos políticos tienen las mejores estructurales electorales en el PRI poblano y por esa razón, sus triunfos en los comicios del año pasado fueron como “paseos de campo”. Márquez Martínez nació en la política bajo el cobijo de Melquiades Morales Flores cuando era gobernador.


 Ya ha sido dos veces alcalde de Zacatlán y ha hecho ganar en otras dos ocasiones a candidatos a ediles, entre ellos su primo Luis Márquez Lecona, que fue presidente municipal bajo las siglas de Morena. 


Ha controlado al PRI local por muchos años y has sido uno de los principales operadores electorales del Partido Revolucionario Institucional a nivel estatal. Lorenzo Rivera Nava viene de una familia cuyos miembros ya han sido varias veces alcaldes, diputados locales y federales en Chignahuapan, además de ser dirigentes del PRI en el estado y otras regiones, como su padre Lorenzo Rivera Sosa, quien actualmente es el delegado del CEN priista en Morelos. Por eso sus estructuras son la que mejor saben sacar a los electores a votar.



 Tal como se vio el domingo. Segunda: mientras la mayor parte de los dirigentes, legisladores y líderes del PRI están abierta o veladamente ya trabajando en el proyecto de competir en los comicios de 2024 en alianza con el PAN y en particular, en la idea de impulsar al edil de la capital, Eduardo Rivera Pérez, como candidato a la gubernatura, los alcaldes de Zacatlán y Chignahuapan has mostrado distancia frente a esas posibilidades. Nava y Márquez no se han pronunciado en contra de la alianza con el PAN y con Eduardo Rivera, pero al mismo tiempo son de los pocos priistas que no se les ve entregados a la idea de que solamente en alianza con el albiazul al PRI poblano le puede ir bien en el proceso electoral de 2024. Pareciera que, por ahora, ambos alcaldes valoran que les conviene más estar en una buena relación con la 4T, que controla la mayoría del Congreso local, el Poder Ejecutivo estatal, la Presidencia de la República y el Congreso de la Unión, que es donde se deciden los rumbos de los presupuestos públicos. 


 Todo indica que a Nava y Márquez les parece ocioso estar coqueteando con el PAN, que se encuentra en la oposición. Al parecer, por esa razón los alcaldes de Zacatlán y Chignahuapan este fin de semana se vieron lanzando guiños de colaboración con la 4T, pero sin ser muy evidentes, para evitar aquello de que en el PRI se quiera hacer una purga de los colaboradores con la fuerza política en el poder.



 Un comportamiento similar que tuvieron los gobernadores priistas de Oaxaca, Hidalgo y el estado de México, Alejandro Murad, Omar Fayad y Alfredo del Mazo, respectivamente, que no hicieron pronunciamientos públicos a favor de la consulta, pero tampoco boicotearon la participación, tal como lo había ordenado el presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas. Por eso la participación y los votos a favor de López Obrador en esos estados, estuvieron entre los primeros 12 del país.
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top