Últimas Noticias

12 de febrero de 2021

EL REY DE LOS ESCÁNDALOS, EDGAR SALOMÓN, VA DE REGRESO A SAN MARTÍN TEXMELUCAN

 




CUITLATLÁN .FERMÍN ALEJANDRO GARCÍA. Bajo la idea de que hay que nombrar candidatos “que tengan dinero” para financiar las campañas, el PRI y el PRD están reviviendo algunos cadáveres del morenovallismo, sin medir las consecuencias negativas ante la opinión pública. Un caso muy notorio de este comportamiento es el de Edgar Salomón Escorza, que con el apoyo de esos partidos ya se promueve para pelear por la alcaldía de San Martín Texmelucan, sin importarles que este personaje es el rey de los escándalos sexuales y políticos. Urge que Néstor Camarillo Medina, presidente estatal del PRI, y Carlos Martínez Amador, líder del PRD en la entidad, le echen una revisión al enorme malestar que provocó el intento del Partido Movimiento Ciudadano de querer postular como candidato al empresario mediático Manlio López, quien está señalado de responsable de violencia política de género.



 Con Edgar Salomón hay algo peor, en 2014 estuvo acusado de violación y privación de la libertad de una joven de 26 años de San Martín Texmelucan. Es un asunto mucho más grave que los presuntos abusos cometidos por Manlio López. Y años más tarde lo echaron de rector de una universidad porque apareció retratado con unas mujeres –semidesnudos– que al parecer eran alumnas de la institución. O mucho antes, cuando siendo diputado local del PRI se pasó del lado del morenovallismo y se convirtió en el presidente del Congreso, mandando a remodelar sus oficinas, a un precio oneroso y mediante una empresa “fantasma”. En esas épocas, cobró fama que tenía una asistente personal que era originaria de Comalcalco, Tabasco, y a quien le pagaba 58 mil pesos mensuales, una cantidad que no cobraba el personal del área de Apoyo Parlamentario, que es la columna vertebral del Congreso local. Sin contar que Edgar Salomón ya carga en sus espaldas varias derrotas electorales y que ya no está presente la fuerza política que lo impulsaba y lo financiaba: el morenovallismo. Se escondió con los Salinas Un asunto que debería ser suficiente para no siquiera considerarlo como aspirante, es lo que ocurrió en septiembre de 2014. De acuerdo con la averiguación previa 1942/2014/SNMARV, en el bar “Cura Cruda”, de San Martín Texmelucan, una noche Salomón conoció a la joven Adriana F, de 26 años de edad, a quien habría obligado a subir a su auto –que era un modelo de automotor que no se podía abrir sin una llave electrónica y por eso la mujer no pudo huir del coche– y luego en su domicilio particular la habría abusado. La joven alcanzó a pedir auxilio y una agente del Ministerio Público llegó al lugar de los hechos, dando testimonio de como vio salir a la joven del domicilio en cuestión. En esa época, Edgar Salomón militaba en el PRI y estaba distanciado del entonces gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, como consecuencia de que el primero había desobedecido una instrucción del mandatario. 





 Por esa razón la denuncia en su contra –en un primer momento– pudo avanzar sin dificultades, a tal grado que se tenía todo dispuesto para detenerlo por parte de la entonces Procuraduría General de Justicia (PGJ). No se procedió a aprehenderlo porque Salomón se refugió en Las Mendocinas, la hacienda que la familia de Raúl Salinas de Gortari tiene en una región ubicada entre Huejotzingo y Texmelucan. Eso le dio tiempo al priista tramitar el perdón de Moreno Valle, quien al final se lo concedió. En marzo de 2015 la PGJ mandó a archivar la averiguación previa, bajo el siguiente argumento: Un mesero del bar “Cura Cruda”, cuando ocurrió la supuesta agresión, rindió un testimonio por escrito, con su puño y letra, en contra de Edgar Salomón, a quien habría señalado de llevarse por la fuerza a la joven Adriana F. Meses más tarde, apareció un desistimiento del testigo, al señalar que era falsa esa declaración y que no era su letra la que ahí aparecía. Las abogadas de Adriana F pidieron una prueba de grafología y el resultado arrojaba que el testimonio escrito sí coincidía con la letra del mesero. La PGJ ya no quiso aceptar esa prueba y le dieron carpetazo al caso. Una historia de impunidad del morenovallismo.

La Jornada de Oriente
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top