Últimas Noticias

29 de enero de 2021

En Profeco un delegado huevón

 

Fauna Política. Por Rodolfo Herrera Charolet 

 La palabra huevón en México es utilizada como un adjetivo despectivo similar a torpe, descuidado o poco atento, que actúa con excesiva parsimonia y falta de preocupación. Que tiene dificultad para realizar una cosa con cuidado o habilidad o para comprender una cosa. Así que, si bien la palabra no fue empleada por el gobernador del Estado, Miguel Barbosa Huerta, cuando criticó al delegado de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), si lo dio a entender cuando lo conminó a trabajar. Esta semana el gobernador comentó en dos ocasiones, que está en espera de que el delegado de la Profeco se ponga a trabajar, para que los consumidores tengan una protección contra los abusos de la empresas privadas que distribuyen oxígeno. 




El mandatario estatal calificó de urgente que la dependencia federal realice la vigilancia de los precios de tanques de oxígeno, además de los abusos en gasolineras y gaseras. En este sentido, el mandatario acotó que cuando comenzó la pandemia (marzo 2020) se solicitó la intervención de este organismo federal en el momento en el que la canasta básica aumentó de manera indiscriminada los precios de sus productos. Por otra parte, Barbosa agregó que hablará en favor de los poblanos y en caso de que sus declaraciones molesten al titular de la Profeco, Ricardo Sheffield Padilla, “ni modo”, a quien expresó que no le dará importancia a sus posturas. Aun cuando el gobernador no se refirió a los cobros excesivos que realizan los hospitales privados, en donde se ha evidenciado el abuso sistemático con costos de estancia por día, medicamentos y honorarios que superan los cien mil pesos diarios y que a decir de los quejosos es el costo que representa atender a pacientes Covid-19.



 La dependencia federal se ha mantenido ajena a las quejas; burocratizando el procedimiento, impidiendo la denuncia en línea y justificando su ineficiencia por la crisis sanitaria. Sin duda al delegado le vino como anillo al dedo la crisis para justificar su pasividad y descaro. No es la primera ocasión que el gobernador poblano demanda acciones concretas y de trabajo a la Profeco, en la primera semana de abril del 2020, presentó una queja ante la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, contra el delegado de la Profeco, Alfredo Torres Campos, por las graves omisiones que había cometido para evitar los abusos que perpetran comerciantes que han aumentado irracionalmente los precios de los productos de la canasta básica, aprovechando la emergencia por la pandemia de coronavirus. En la rueda virtual de medios que ofreció la mañana del 3 de abril, para informar sobre las afectaciones en Puebla del padecimiento mundial, el titular del Poder Ejecutivo aseguró que a principios de esta semana se reunió con el responsable de la dependencia del gobierno de la República en Puebla y luego, cuando el consejero jurídico Ricardo Velázquez le llevó un oficio a las oficinas de la Profeco, las encontró cerradas y desde entonces no ha habido comunicación con el oriundo de Guanajuato. 


 En resumen y para desgracia de los poblanos, nuevamente tenemos en la Profeco un delegado huevón. ¿O no lo cree usted? Transcribo desde la granja 29 de enero de 2021
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top