Últimas Noticias

1 de mayo de 2020

Inconsciencia de Santos Serrano expone a familias al contagio por COVID-19

Braulio Paisano

Puebla, Pue. –Académicos del Colegio de Bachilleres del Estado de Puebla, así como personal administrativo aseguran ser víctimas de acoso laboral de parte de directivos del sistema de estudios de nivel medio superior, en distintos documentos, tras solicitar el anonimato por miedo a represalias laborales, y políticas, los trabajadores de la educación han señalado que sus jefes, los obligan a asistir a sus centros de trabajo pese a las restricciones impuestas por la federación para contener la propagación del COVID-19.

Uno de los casos, denuncia que los directivos no comprenden que algunos de los trabajadores, tienen familiares que sufren enfermedades crónico degenerativas, como asma, diabetes, efisema o cáncer, lo que los coloca al frente en la lista de factores de riesgo para ser víctimas potenciales, y que la obligarlos a salir, se exponen y exponen a las personas más propensas al contagio.
En ese sentido acusaron al Director General de Colegio de Bachilleres, Santos Alfonso Serrano Méndez, de abusar de los lineamientos decretados por la Secretaria Federal de Salud, donde se ha marcado la obligatoriedad de aislamiento, sobretodo en determinados casos.

Dichas circunstancias son una constante en los casi cuarenta planteles que forman parte de dicho sistema en el Estado de Puebla, según los documentos enviados a la redacción, desde mujeres embarazadas, docentes adultos mayores, o con enfermedades crónicas son obligados a pasar lista de asistencia y a firmar su rol de turno sin consideración alguna, y sin seguir las indicaciones también impulsadas por el Gobierno del Estado y de su titular ejecutivo Luis Miguel Barbosa Huerta.

Con esas bases, se sobre entiende que también las indicaciones de la Secretaria de Educación del Estado encabezada por el profesor Melitón Lozano, tampoco sirven para ser respetadas por Santos Alfonso Serrano, y que desde su pulpito solo se dedica a socavar la integridad y dignidad de los trabajadores educativos.

Aún más profundo, en las misivas, se alerta del comportamiento de una mujer, que en coincidencia, aseguran se llama Itzayetzi Ruth Carapio a la que mencionan como una persona prepotente y grosera que en ocasiones deambula por los planteles, hostigando y menospreciando a los trabajadores, además de alardear de sostener una relación sentimental con algún influyente directivo del COBAEP, como ejemplo el plantel 2, o el 15 ubicado en la zona de Amalucan, donde su director Carlos Alberto Hernández Guhuantzi, es señalado de “proteger” a dos sobrinas del Director General a Anabel Zamora Arroy y Jazmín Serrano Arroy; además de la hermana del director administrativo Gerardo Ávila de nombre Elvira Ávila y más grave aún, según consta en las misivas, de albergar también a las hijas de un conocido líder del Mercado de Amalucan, supuestamente por deberle favores “especiales”
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top