Últimas Noticias

13 de abril de 2020

El oscuro pasado político del poeta Manuel M. Flores



SIN LÍMITES 

Por Raúl Torres Salmerón


*Oriundo de Chalchicomula, fue varias veces diputado y senador por Puebla


Pocos saben que el famoso poeta romántico, Manuel M. Flores, nacido en San Andrés Chalchicomula, Puebla, en 1840 fue varias veces diputado al Congreso de la Unión y también Senador por el Estado.

Cuando fue Gobernador del Estado, Ignacio Romero Vargas, por decreto del 15 de diciembre de 1870 se adicionó la Constitución estatal para crear la Cámara de Senadores. Uno de sus integrantes fue Manuel M. Flores.

Flores fue profesor de literatura, diputado y senador poblano, de cuyo paso por la Asamblea Legislativa poblana hay pocos registros y llevó una existencia un tanto libertina, hasta que enfermó de sífilis e hidropesía y quedó ciego. Flores en literatura habla del amor físico sin los disfraces con que lo encubren poetas anteriores; su poesía erótica se condensa en su libro Pasionarias.

SU PASO POR SENADO POBLANO

Flores, de quien algunos cronistas locales dicen tiene lejanos lazos familiares con el Ex Gobernador de Puebla Melquíades Morales Flores, protestó como senador poblano en sesión pública ordinaria el martes 1 de abril de 1883, bajo la presidencia del senador Manuel Herrera.

Según Mariana Mendía, del Instituto de Investigaciones Filológicas, UNAM en el estudio Las Cartas Perdidas y las Cartas Encontradas. Aproximación a la Correspondencia entre Manuel M. Flores y Rosario de la Peña, pueden rescatarse algunos asuntos políticos.

Manuel M. Flores advierte la difícil situación política de la segunda administración del Gobernador Ignacio Romero Vargas y el contexto del Senado Poblano, en una carta dirigida a su amada Rosario de la Peña en octubre de 1874:

“Yo no sé si te dije, creo que no –soy Senador del Estado-, la reelección de Romero Vargas. Amigo mío íntimo y viejo, al triunfar ha lanzado a la oposición a un combate desesperado, y en su derrota nos ha puesto frente a frente de la justicia federal, de suerte que nos batimos en estos momentos con el Juzgado de Distrito. Y no porque ni yo ni mi palabra valgamos nada, sino al menos para que no falte número, quórum, no puedo en estos momentos salir de Puebla”. La oposición abogaba por la no reelección. Dos años más tarde haría lo mismo, pero en las elecciones federales donde Lerdo de Tejada pretendía reelegirse.

En enero de 1875, en otra carta a Rosario de la Peña, el poeta político confirmó la crítica situación política administrativa:

“Podría decirte en qué situación difícil, crítica y casi imposible ha colocado la Suprema Corte de Justicia a la administración de Romero Vargas. Yo estoy identificado con esa administración: de su existencia depende mi porvenir, mi vida, es decir, tú, Rosario mía, nuestra unión, nuestra dicha. Contra esa situación estamos luchando y lucharemos con toda energía, con toda la decisión capaz de hacernos triunfar”.

Pese a estas misivas, el senador poblano Flores llegó a acumular hasta 25 faltas en un mes; en un escrito con otros legisladores, el senador propuso: “Se nombrará una comisión en el Senado de la Asamblea que redacte una iniciativa a todas las legislaturas de los estados, invitándolas a pedir al C. Presidente de la República expulse del territorio nacional a los jesuitas como extranjeros perniciosos”.

El senado poblano duró 5 años, del 1 de septiembre de 1871 al 17 de noviembre de 1876.

LAS ACTIVIDADES POLÍTICAS

En Álbum de Ensueños, Manuscrito Inédito de Manuel M. Flores, el investigador Ángel José Fernández del Instituto de Investigaciones Lingüístico- Literarias de la Universidad Veracruzana, rescata algunas fechas y hechos del servicio público y político del poeta.

-Fue escribiente en un Juzgado. Secretario de oficina en la Escuela Nacional de Agricultura. Ciudad de México.

-En Puebla, en 1861, formó parte de la redacción del periódico La Palabra Libre e hizo trabajos políticos liberales.

-Ocupó la Secretaría de la Jefatura Política del Distrito, con asiento en Teziutlán en 1864. Fue puesto en prisión, como preso político en Perote en 1865 y al salir libre fue desterrado a Xalapa.

-En 1867 fue requerido para ocupar una diputación en Puebla. Ocupó temporalmente la Secretaria de Gobierno, encargado del ramo de Fomento e Instrucción Pública.

-Durante su gestión como diputado de la Legislatura local, en 1868 fundó y redactó en Puebla el periódico El Libre Pensador.

-En 1870, se le designó diputado federal y marchó a México. En 1872, al término de su gestión, fue designado catedrático del Colegio del Estado y administrador del Hospital.

-En 1873, resultó electo senador por Puebla, en un distrito de la Sierra y se le nombró miembro de la Junta de Educación y Bellas Artes y presidente honorario de la Sociedad de Profesores del Estado de Puebla.

-En noviembre de 1875, se le nombró, de nueva cuenta, diputado ante el Congreso de la Unión.

-Muy enfermo, aceptó la suplencia como senador por uno de los distritos de la Capital de México.

-En 1882, el general Porfirio Díaz le concedió la titularidad como senador local por el Estado de Morelos, por lo que mudó su domicilio a Cuernavaca, donde falleció en 1885.

LA BIOGRAFÍA DE FLORES

Flores fue hombre honrado, leal y de nobles sentimientos. Considerado como un poeta romántico erótico aunque también en su poesía hay expresiones de dolor, ternura, arrepentimiento, remembranzas, sentimientos patrióticos y hasta rasgos humorísticos.

Estudió filosofía en el Colegio de San Juan de Letrán, al lado de Ignacio Manuel Altamirano, Javier Chavero, Florencio M. Del Castillo. También trabajó como maestro de literatura.

En 1859 deja sus estudios para ser parte del Partido Liberal, participa activamente durante la Guerra de Reforma ante la segunda intervención francesa.

Su actividad política se desarrollaba paralelamente con la literaria, con algunos de los sobrevivientes que formaron parte de la Academia de San Juan de Letrán, en la segunda mitad del siglo XIX se funda el Grupo Liceo Hidalgo encabezado por Ignacio Manuel Altamirano y al que perteneció entre otros escritores Manuel Acuña.

Se relacionó sentimentalmente con Rosario de la Peña, musa inspiradora de otros grandes poetas como Manuel Acuña, quien se suicidó por ella y José Martí. Manuel M. Flores murió en 1885.

En fin, como escribió Manuel M. Flores (México, 1840-1885) en su poema La Fortuna:

En su curso voluble la fortuna

todo cuanto me diera me quitó;

y la miseria pálida y hambrienta

el umbral de mi puerta se sentó.



Y llegó la amistad la que en un día

el festín de mis dichas presidió

y aunque le dije ven, ella, espantada

al ver aquel espectro, se alejó.



raultorress@hotmail.com
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top