Últimas Noticias

14 de agosto de 2022

Los que se mueven en Puebla para el 2024








Hay de todo en las aspiraciones, aunque ciertamente mucho ruido y pocas nueces



Las elecciones se ganan con votos. Establecida esa premisa, tal parece que en Puebla, el único que está haciendo su tarea es Alejandro Armenta. Lo demás es pirotecnia. Y en esta cabe todo. El alcalde Eduardo Rivera, Mier, Doger, Blanca Alcalá, Javier Lozano, Chidiac, Melitón Lozano, Urzúa, todos. Pero no está prohibido moverse y entonces cada quien lo hace a su manera. Es evidente que no hay seriedad en esto y sí apetitos, ocurrencias y hasta desfiguros.1. Hay más paja que trigo. Eduardo Rivera emerge como el natural aspirante panista, pero su terreno está limitado por el gobernador Barbosa. Geográfica y políticamente. Esto ha quedado demostrado reiteradas veces. Y el alcalde, inteligentemente así lo entiende. Querrá seguramente llevar la fiesta en paz hasta el final, para no repetir la amarga historia que vivió con Moreno Valle. Conoce el techo de sus aspiraciones y, para el efecto de llegar a la meta conservando el cuello, acepta que su manager sea el gobernador. 2. Nacho Mier está en las alturas y hasta coquetea con el tutelaje del secretario de Gobernación, Adán Augusto López. Pero es claro que le apuesta al dedo presidencial. Si sólo ese fuera su instrumento para navegar está difícil alcanzar altura. Tendrá que buscar votos, muuuchos votos, y ese potencial, en Puebla y en el país, sólo lo tiene con buen margen de seguridad el Presidente. Sólo él, que quede claro. La sola cobija presidencial no da para mucho, con otra: la mala relación con el señor Barbosa. Si bien el gobernador ha dicho que él se pliega a quien el presidente le indique, no hay porqué dudar que así será. Pero, la realidad es otra y muy distinta. Una es la palabra del gobernante y otra es el control del aparato electoral en el estado. Y éste lo tiene el gobernador, punto.


 Él sabrá cómo lo maneja. 3. Jorge Estefan y Blanca son peones del gobernador. Fuera de sus afanes no confesos de buscar realmente el provecho de las cuantiosas prerrogativas económicas que se derivan de ser candidato al gobierno, su papel no es otro que pastorear el flaco rebaño tricolor, cada día más enteco. 

Piezas de una estrategia superior, son cuñas para premiar o castigar, siempre desde ese flanco. Por ejemplo, si el PAN en efecto le abriera la puerta a Javier Lozano, no existe la menor duda que la citada dupla rompería ipso facto la maltrecha alianza PRIPAN, para destripar semejante engendro. 

Aún sin esa conflictiva amenaza, estos elementos son piezas para ser operadas desde Casa Aguayo en cualesquier otra circunstancia. Hasta para dividir y menguar el voto panista. Esto lo sabe don Eduardo Rivera y mejor no se mete entre las patas de los caballos.


 4. A río revuelto ganancia de pescadores. Y Armenta, mientras tanto, más allá de tirios y troyanos, gritos y sombrerazos, sigue con su red y paciencia atando alianzas y sembrando para cosechar votos. Hombre de provincia, sabe bien que la cosecha es a largo plazo y que la espera no es cruzado de brazos, sino quitando la maleza, regando la planta y esperando el fruto, a muy largo plazo. Parece que es el único que tiene perfectamente claro lo que por obvio los demás no ven: que las elecciones se ganan con votos. Ya pueden multiplicarse los discursos, las diatribas, los dimes y diretes, la manipulación de medios, las amenazas y estridencias, él está en lo suyo. 


Así le ganó gajos del pastel al mismísimo Moreno Valle, lo que nadie hizo. 5. Del gabinete del gobernador hay sólo una figura con peso propio, experiencia y respetable por todos lados: el secretario de Educación, Melitón Lozano.


 Con la cautela que da la experiencia, se mantiene activo pero sin hacer ruido, como los grandes ríos: apacible por encima, pero un torrente en lo profundo. 6. Ricardo Urzúa es un exitoso empresario de Huauchinango, bien relacionado en la capital del país, sobre todo en gobiernos pasados. Ha levantado la mano. Quizá incurre en el síndrome de fin de sexenio: ese que afecta a los políticos que sólo al fenecer un gobierno se dan cuenta que lo son y que aspiran. 




Él tiene cualidades que debiera mostrar con mayor trabajo a ras de piso (al contrario de su profesión, experto en aeronaves) conocer el estado, que lo conozcan y sembrar para el futuro. Literalmente para Ricardo, sería altamente productivo bajarse de la nube a la que lo conducen sus helicópteros y transitar con humildad por los caminos de Puebla. Es un buen elemento. Así se ve el panorama poblano a estas alturas. Habrá otras presencias, pero no dejan de ser figuras de utilería. xgt49@yahoo.com.mx
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top