Últimas Noticias

4 de octubre de 2019

El 'Chapo' Guzmán le pagó un millón al hermano del presidente de Honduras

A Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, narcotraficante de profesión y residente por el resto de su vida –salvo otra sonada fuga–en una cárcel de Colorado, se le conoce internacionalmente como el Chapo por su corta estatura.

Será bajito, pero su sombra es la de un gigante. Así lo certifica la Fiscalía de Nueva York, cuyos representantes desvelaron ante un tribunal de Manhattan que el mexicano entregó un millón de dólares a Juan Antonio (Tony) Hernández, hermano del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, al que creen el destinatario último de ese dinero.

Juan Orlando Hernández es un aliado de Trump en la política de contención migratoria

La alegación se produjo este miércoles al inicio del juicio contra Tony, de 41 años y antiguo congresista en Tegucigalpa, al que en 2018 detuvieron en Miami por presuntamente introducir cocaína en EE.UU.

El presidente Hernández, agasajado por su homólogo Donald Trump, no figura imputado y su nombre no aparece en el escrito de acusación, aunque consta como el co conspirador CC-4. No hay duda, porque se lee: “CC-4 fue elegido presidente en 2013”.

El fiscal Jason Richman, en la presentación al jurado, describió a Tony como “un intocable en su país”, confiado en que jamás rendiría cuentas. “El acusado estuvo protegido por ser quien es y por su acceso al presidente de Honduras, hombre que él mismo ha recibido millones de dólares en pagos procedentes de la droga”, dijo. El líder conservador hondureño, apodado el “narco dictador” por sus opositores, tuiteó que esto es 100% falso, “menos creíble que Alicia en el País de las Maravillas”.

Este es un asunto de doble moral geoestratégica. Según la acusación del gobierno estadounidense, Tony “recibió sobornos de los más grandes traficantes, sobornos del cártel de Sinaloa y de gente como el Chapo, que en persona le entregó un millón de dólares con destino a su hermano”.

Richman argumentó que el imputado formaba parte de una organización promovida por el estado hondureño que durante años distribuyó cocaína en Estados Unidos. Esta trama facilitó la elección de Porfirio Lobo, anterior mandatario de Honduras, y de Hernández, su sucesor.

En contraste, el secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, elogió a Hernández el pasado 25 de septiembre por ser “un socio fuerte” de EE.UU. “en la lucha a la inmigración irregular y las organizaciones transnacionales del crimen”. Los datos avalan que miles de hondureños huyen ante la situación de violencia que se vive en el país.

El presidente Trump ya había posado estrechando la mano de Hernandez, durante la Asamblea General de la ONU, tras un acuerdo para frenar el flujo de inmigrantes. Hubo quién interpretó esta fotografía como un mensaje a los hondureños de que a Washington, y a Trump en concreto, le preocupa menos el tráfico de drogas que frenar el flujo de indocumentados.


Fuente: La Vanguardia/FRANCESC PEIRÓN|Foto: AP
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top