Últimas Noticias

2 de agosto de 2019

Europa elige a la búlgara Kristalina Georgieva para dirigir el FMI

 La consejera delegada del Banco Mundial vence al favorito, Jeroen Dijsselbloem
Europa elige a la búlgara Kristalina Georgieva para dirigir el FMI
Kristalina Georgieva (Eric Vidal / Reuters)
LUIS FEDERICO FLORIO

Una mujer del este dirigirá el Fondo Monetario Internacional (FMI) en sustitución de Christine Lagarde. Tras una serie de votaciones que reflejan la falta de consenso en el seno de la Unión Europea (UE) la búlgara Kristalina Georgieva, actual consejera delegada del Banco Mundial, se ha impuesto al holandés Jeroen Dijsselbloem, expresidente del Eurogrupo y favorito en la votación que se llevó ayer a cabo. Georgieva ya se ve en Washington, sede del FMI, ya que los europeos han elegido a su líder tradicionalmente, aunque existe la posibilidad de que otros países presenten su candidato para discutir el puesto.

El baile de nombres de los días previos fue reduciéndose a lo largo de la jornada tras una primera votación que no consiguió resolver la división. La votación es un mecanismo que no estaba previsto. El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, llevaba semanas tratando de encontrar un candidato consensuado entre todos los países. Fue imposible. El viernes llegó el momento de ir eliminando nombres. Las renuncias aliviaron el mal trago y un choque mayor. Se argumentaron en una búsqueda de consenso. Primero llegó la del presidente del Eurogrupo, el portugués Mário Centeno, el jueves por la noche, cuando ya se veía que la cosa iría para largo.Este mediodía fue el turno de la ministra de Economía española, Nadia Calviño, tras una primera votación, y por la tarde, se retiró el finlandés Olli Rehn, excomisario de Asuntos Económicos en la Comisión Europea, que inicialmente era uno de los favoritos.


Nadia Calviño llegó sin opciones a la recta final y hace días que no entraba en los favoritos. Quedó plasmado después de la primera votación, por la mañana, tras lo que decidió renunciar. La ministra explicó su retirada con el argumento de que se busca el mayor consenso posible y que la prioridad de España “desde el primer día ha sido que Europa tenga un buen candidato, el mejor, y que se conserve la dirección del FMI”. También dijo que ha sido “un gran honor y una satisfacción haber sido propuesta”, y que el hecho de haber estado su nombre sobre la mesa refuerza la tendencia de que España tenga “la representación que le corresponde” para “tener voz y contar en Europa y las instituciones internacionales”.

Parecidos argumentos aportó el gobernador del Banco de Finlandia, Olli Rehn en su cuenta de Twitter. “La UE está a punto de votar al candidato europeo para director gerente del FMI. Es un trabajo excepcionalmente significativo y motivador. Sin embargo, en esta etapa, retiro mi nombre de la votación para que podamos lograr un consenso amplio”, dijo.



Europa no puede llegar a Washington mostrando fisuras. La posibilidad de que los países emergentes impulsen su propia candidatura podría hacer saltar la sorpresa. Cuestionan desde hace años el reparto de poder entre Europa (FMI) y EE.UU. (Banco Mundial) y estudian sus propios nombres. El mexicano Agustín Carstens, al frente del Banco de Pagos Internacionales y que ya fue candidato en el 2011, sería impulsado como alternativa, según la agencia AFP, que también menciona al gobernador del banco central sudafricano, Lesetja Kganyago.

La candidata tapada
Jeroen Dijsselbloem, Olli Rehn e incluso Mark Carney desde el frente británico. Varios sonaban con más fuerza. La victoria de Georgieva es inesperada, pero cuadra totalmente con los requisitos del puesto que cubrir. Tiene experiencia en instancias internacionales de primer nivel, llegando a dirigir de manera interina el Banco Mundial, donde estaba hasta ahora sólo por debajo del estadounidense David Malpass. Allí ha hecho una extensa carrera de más de dos décadas, lo que le da una validez indudable en materia económica y financiera. También cuenta con dotes comunicativas de su paso por la Comisión Europea y no tiene un desgaste en su imagen como el de Dijsselbloem, cuyo nombre no trae buenos recuerdos por el sur
La Vanguardia
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top