Últimas Noticias

7 de junio de 2019

La guerra comercial que Trump se propone desatar con México podría tener un coste político

El próximo lunes, 10 de junio, Estados Unidos comenzará a aplicar un arancel del 5 por ciento a los productos importantes desde México que irá aumentando un cinco por ciento cada mes hasta que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador logre frenar la inmigración ilegal.

López Obrador ha enviado una delegación a Washington que lleva toda la semana negociando con las autoridades estadounidenses para evitar que el arancel entre en vigor. Las partes confiaban en llegar a un acuerdo el jueves, pero parece que aún se resiste.

México es uno de los principales socios comerciales de Estados Unidos. En el primer trimestre del año, se posicionó como número uno, por encima de China y Canadá.

Es el mayor exportador de cerveza a nivel mundial y vende unos 3.600 millones de dólares al año a Estados Unidos, por lo que el arancel podría provocar un aumento del precio de esta bebida alcohólica en su vecino del norte.

También envía a Estados Unidos tomates y aguacates por unos 4.000 millones de dólares, de acuerdo con el Departamento de Comercio, al margen de los 10.000 millones de dólares en frutas y verduras frescas.

Otro de los productos clave son los coches. La cadena de producción es complicada --los componentes cruzan varias veces la frontera hasta obtener el resultado final--, lo cual explica los 56.000 millones de dólares en importaciones mexicanas que anota anualmente Michigan, a pesar de encontrarse en la frontera opuesta, con Canadá.

Michigan, el segundo estado estadounidense en importaciones mexicanas, solo por detrás de Texas, pegado geográficamente a México, fue uno de los territorios fundamentales en las elecciones presidenciales de 2016 dando la victoria a Trump, aunque por poco.

Texas, por su parte, es un estado tradicionalmente republicano. Sin embargo, un sondeo reciente sitúa a Trump por detrás del Partido Demócrata, una situación inaudita que podría consolidarse por el impacto económico de los gravámenes en la frontera.

"MOVIMIENTO EQUIVOCADO"

La Cámara de Comercio de Estados Unidos ya ha advertido de que el arancel, aunque se quede solo en el cinco por ciento inicial, funcionará como un impuesto efectivo a los consumidores estadounidenses de unos 17.300 millones de dólares al año.

"Imponer aranceles a los bienes de México es exactamente el movimiento equivocado", ha dicho Neil Bradley, de la Cámara de Comercio.

"Todo el mundo en la cadena de suministros está ahora mismo temblando. No estamos preparados", ha apostillado Amy Magnus, presidenta de la Asociación Estadounidense de Corredores de Aduanas.

Si los productos empiezan a encarecerse, podría traducirse en un consumo menor y en una menor demanda de empleo, esto es, despidos.

La situación podría empeorar si, tal y como han avanzado algunas voces, México se prepara para contraatacar con aranceles a los productos estadounidenses.

En el Partido Republicano, ya hay algunos dirigentes que se han mostrado en contra de la guerra comercial que Trump se propone emprender con México.
Fuente: Europa Press/Foto: Alex Wong/Getty Images
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top