Últimas Noticias

9 de abril de 2019

PRODUCTORES DE ESFERAS DE CHIGNAHUAPAN, BAJO EL ACOSO DEL CRIMEN ORGANIZADO

CUITLATLÁN.
POR FERMÍN ALEJANDRO GARCÍA
Productores de esferas de Chignahuapan, bajo el acoso del crimen organizado
Cuentan que la inseguridad en Chignahuapan ha llegado a tal grado de deterioro que, desde hace algunas unas semanas, un número importante de productores de esferas artesanales e industriales, junto con los dueños de aserraderos y los propietarios de los principales comercios, están sometidos a cobros semanales o quincenales de “derecho de piso”, es decir deben pagar a recaudadores de la delincuencia organizada como condición para no ser asaltados, agredidos o secuestrados.

Chignahuapan en los últimos días ha sido protagonista de balaceras, de asesinatos y “levantones”, lo cual dicen los conocedores está empezando a mermar de manera importante el número de turistas que acuden los fines de semana a los baños de aguas termales o la compra de artesanías.

Esta crítica situación se debe a que se han asentado en ese municipio de la Sierra Norte dos importantes células criminales: una se dice que sería del Cártel de Sinaloa y la otra es de la llamada Familia Michoacana.


Ambas organizaciones se estarían disputando el jugoso mercado del narcomenudeo, los secuestros, las extorsiones y la comercialización de combustible robado, mismo que se obtiene de tomas clandestinas en la zona de Huauchinango o en el estado de Tlaxcala.

Dicen algunos pobladores que la crisis de violencia que se ha vivido en las últimas semanas se debe a que, originalmente la zona era controlada por el Cártel de Sinaloa, que habría establecido “un cobro de piso” para dejar trabajar al grupo delincuencial de Michoacán, pero que este último se habría fortalecido al hacer alianzas con otras bandas del ámbito local.

Por eso ahora, narran fuentes conocedoras, los michoacanos estarían en la actitud de buscar desplazar a los sinaloenses. Es decir, se quieren quedar con la plaza.

Más allá de que si es verdadera esa explicación o es producto de la imaginación colectiva, lo que si es real es que el actual presidente municipal Javier Tirado Saavedra, quien es de extracción panista, está totalmente rebasado. La Policía local solamente se encuentra como espectadora del acontecer diarios de hechos de violencia.

Y los comerciantes y empresarios se han quejado de que no ven al presidente municipal actuar con energía para buscar que el Ejército o la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Puebla intervengan con rigor para frenar el terror que han sembrado los dos grupos criminales que se instalaron en Chignahuapan.

De ahí es donde surge una pregunta básica que muchos ciudadanos de ese municipio se hacen:

¿La autoridad local vendió la plaza a alguna de las organizaciones criminales o el alcalde simplemente no tiene la capacidad para enfrentar el problema de la inseguridad?

Más allá de la respuesta, entre los productores de esferas hay un terrible desanimo, pues se acerca la temporada –que abarca la segunda mitad del año– en la cual se comercializan grandes volúmenes de esta artesanía, a nivel local o en el mercado nacional, y todo su trabajo se está dirigiendo a pagar “el derecho de piso” para no ser molestados.

Además de que estiman que este año la violencia amenaza con derribar el mercado de las esferas, pues nadie quiere visitar un municipio que entes se destacaba por su tranquilidad y ahora es visto como un nuevo “foco rojo” dentro del estado de Puebla.
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top