Últimas Noticias

16 de abril de 2019


Notre Dame: Lo que se ha salvado y lo que se ha perdido en el incendio
18 La fachada, las dos torres, los rosetones y el tesoro de la catedral han podido sobrevivir a las llamasNotre Dame: Han conseguido extinguir el incendio en la catedral de París, en directo VER IMÁGENES

REDACCIÓN

Ocho horas de incendio acabaron con ocho siglos de historia, pero no todo está perdido en Notre Dame de París. El incansable trabajo de los bomberos y cuerpos de seguridad que realizaron una cadena humana para salvar lo que se pudiese de la catedral, también han dado sus frutos.

La aguja, la primera estructura que ardió a vista de todos y que se derrumbó ante la estupefacción de quien seguía la evolución del incendio, fue sin duda el primer elemento a lamentar. Se trataba de un añadido del siglo XIX por Viollet-le-Duc. Se alzaba a 93 metros y sus 500 toneladas de madera acabaron reducidas a ceniza sobre la cubierta.

El propio ministro francés de Cultura, Franck Riester, ha hecho público el dato: dos terceras partes de la techumbre se han quemado. No obstante, se ha logrado el objetivo marcado ayer cuando el desastre ya era imposible de evitar: salvar la fachada con sus dos torres. Hoy, las fotos de bomberos junto a las gárgolas suponen un alivio ante la desgracia.

Bomberos de París observan el interior de Notre Dame. (AP)

El interior de la catedral
Riester ha hecho un recuento rápido de algunos de los principales elementos de la catedral y ha señalado que el crucero y el transepto norte se han hundido.



Lo que parece que sí se han salvado son los rosetones medievales, de los siglos XII y XIII, unas de las obras de arte más importantes de la estructura original de la catedral. Se trata de tres rosetas de grandes dimensiones. La norte y la sur tienen 13 metros de diámetro y, junto a la oeste, representan a la Virgen, al Niño Jesús y al cristo Majestad. Además, incluyen vitrales de santos, ángeles y las flores del paraíso.

Los vitrales, la mayoría del siglo XIX, han sufrido daños y todavía no se sabe la situación de los grandes cuadros, que por sus dimensiones no pudieron ser evacuados. Se trataría, sobre todo, de unas setenta pinturas de los siglos XII y XVIII que se encontraban especialmente en los arcos de la nave, el coro y las capillas y que se habrían salvado. No obstante, el humo las ha dañado y por eso se trasladarán al Louvre para restaurarlas.



Debido a las obras de restauración, se salvaron del incendio las estatuas de cobre de los doce apóstoles y los cuatro evangelistas que habían sido retiradas hacía unos días de la aguja.

Las estatuas salvadas debido a que se encontraban en restauración.
Las estatuas salvadas debido a que se encontraban en restauración. (Georges Gobet / AFP)

Según los primeros elementos, el principal de sus tres órganos, fabricado por Aristide Caivallé-Coll, se ha salvado. Se trata de un instrumento imponente e histórico con casi 8.000 tubos y cinco teclados. Para muchos, se ha tratado de un pequeño milagro ante tanta desgracia. Aún así, requerirá de una profunda restauración.
El órgano principal de Notre Dame antes del incendio. (Stephane De Sakutin / AFP)

El tesoro
El tesoro de Notre Dame ha podido salvarse y ahora se encuentra a resguardo en el Ayuntamiento de París.

El tesoro de la catedral , a salvo en el ayuntamiento de París.
El tesoro de la catedral , a salvo en el ayuntamiento de París. (Thomas Samson / AFP)

Las dos piezas más conocidas están a salvo: la túnica de lino del rey San Luis, del siglo XIII y la Corona de espinas que, según la tradición, los soldados romanos hubieran puesto en la cabeza de Cristo para burlarse de él.

La reliquia de la Corona de espinas de Notre Dame. (Philippe Lopez / AFP)

En plena semana santa, el tesoro de la catedral también cuenta con dos reliquias relacionadas con la pasión de Cristo, un clavo y un fragmento de la cruz.






Primeras imágenes en vídeo del interior de Notre Dame
1 Un paseo por el interior de la catedral

MAYKA NAVARRO, BARCELONA

La Vanguardia ha tenido acceso a un vídeo de un minuto y medio grabado esta mañana en el interior de la catedral de París. Las imágenes muestran el interior de Notre Dame en un silencio absoluto roto solamente por el crujir de los pasos de los equipos de emergencias, sobre los restos carbonizados, además del agua que sigue cayendo de lo que queda del techo.

El autor de las imágenes conduce al espectador a las entrañas de Notre Dame, desde la barrera de seguridad impuesta por los Bomberos de París, hasta que se determine la seguridad de la estructura y que no hay riesgo de desprendimiento.

Desde ese lateral, junto a un cartel que pide silencio, se observa a la luz del día que inunda el recinto desde el techo descubierto, las velas de la nave central que han soportado las temperaturas registradas durante tantas horas de incendio. En un lateral, junto a una de las bóvedas también resisten encendidas las velas bajo uno de las imágenes del centro.

La joya del gótico demostró su fortaleza y parece que ni siquiera el hollín del humo ha ensuciado sus espléndidos rosetones y vidrieras. Igual que los grandes muros de la estructura central de Notre Dame que lucen resplandecientes, como una de las imágenes de santa Teresa del acceso lateral, blanca y de espaldas a la catástrofe.
La Vanguardia
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top