Últimas Noticias

28 de abril de 2019

Cuando muchos…



Por Rocío García Olmedo.
Sin duda no es fácil entender las nuevas formas en el ejercicio de gobernar del actual Gobierno federal auto nombrado de la “Cuarta Transformación.4T”
Ya sea vía los Secretarios de Estado o del mismísimo Presidente de la República, día a día hemos sido testigos/as de un formato que obliga el análisis, ya que en muchas de nosotras/os es motivo de preocupación…de incertidumbre. Sentimientos, que las/os poblanos tenemos presentes, porque han estado muy cerca de nosotros/as en los últimos meses.
Tal vez por ello sabemos que la política que confronta y que divide, -que sin duda funcionó en su campaña electoral- no es lo mejor a poco más de cinco meses de establecido este gobierno federal.
Escuchar diariamente su política de confrontación en el monólogo cotidiano, que descalifica siempre, que culpa de todo a administraciones anteriores, y a todos, pero también a las “fuerzas obscuras” del conservadurismo fifí. Ladrones, mentirosos, saboteadores, abucheos, denuncias…denuncias…sólo en el discurso diario. Pobres-ricos, conservadores-liberales, malos-buenos, fifís-chairos.
Debo señalar también que se entiende entonces que sólo algunos…los menos claro…incluido por supuesto el Presidente López Obrador, tal vez las personas que conforman su gabinete, también aquellos a quienes les ha perdonado sus fechorías, son los virtuosos e iluminados. Por supuesto aquí tampoco entran los medios de comunicación, cuando menos los definidos por él como conservadores fifís.
Qué tal el “(…) si ustedes se pasan, ya saben lo que sucede…no soy yo…es el pueblo (…)” dirigido a los medios de comunicación.
Pero cuando muchos/as pensábamos que ya habíamos visto y escuchado mucho, incluso asegurábamos que era sólo cosa de tiempo para que llegara la madurez y la objetividad en este nuevo estilo de gobernar, escuchamos:
“(…) si hay que optar entre la ley y la justicia, no lo piensen mucho, decidan a favor de la justicia (…).
Expresado por el Señor Presidente López Obrador, en otra de sus tan gustadas “mañaneras”, obliga el debate por el efecto que provocan sus palabras.
Muy claro un ejemplo que fue difundido en respuesta “La ley dice que debo pagar impuestos. A mí me parece injusto el monto que tengo que pagar. ¿Qué hago? Porque el gobierno en voz del mismísimo Presidente dijo que no dudemos en hacerle más caso a la justicia sobre la ley.”
Verdad que no. Lo justo tiene un significado diverso, lo que para mí puede ser justo, para Usted que me lee no lo es. De ahí que para alcanzar la justicia la vía es la ley.
Por ello, muy delicado que el Presidente nos invite a no respetar la ley. Y por ello tampoco procede, que vía un memorándum administrativo instruyera a parte de su gabinete, a “dejar sin efecto la aplicación” de lo establecido en la Constitución de la República en materia educativa.
Bien señaló el Dr. Diego Valadés “la derogación de preceptos constitucionales sólo la puede hacer el poder revisor de la Constitución y la derogación de las leyes federales es facultad exclusiva del Congreso de la Unión” y abunda: “Los titulares de los órganos de poder están obligados a cumplir y hacer cumplir lo que la Constitución y la ley disponen. Así lo prometen mediante el juramento que expresan cuando asumen sus cargos.”
Desde el primero de diciembre anterior en México tenemos un nuevo gobierno. El responsable del timón se llama Andrés Manuel López Obrador, quien junto con su equipo cuentan con la habilidad para que el desempeño de su administración sea exitosa, lo cual en su momento será medible. No se trata de comenzar de nuevo, con madurez ideológica, me parece es el momento de revisar lo que funcionaba y cambiar lo que no. El deterioro en el nivel del debate no es recomendable. Convocar a la desobediencia, traerá enormes repercusiones. Eso no queremos para nuestro país, aun cuando muchos seamos liberales y otros tantos conservadores, o fifís o chairos.
Por eso preocupante los mensajes presidenciables, las familias poblanas sabemos que esa política que confronta y que divide no es lo que queremos más, tampoco queremos sentir esa sensación de incertidumbre tan presente apenas hace pocos meses después de todo lo acontecido en la lamentable experiencia que nos dejó la elección anterior; y cuando muchos nos preguntábamos si habíamos aprendido la lección, nos encontramos con mensajes por “Un Nuevo Comienzo para Puebla” o “Vamos a Reconciliar a Puebla” ¿Lección aprendida? Ya veremos.

rociog@prodigy.net.mx
Palabra de Mujer Atlixco
@rgolmedo
rociogarciaolmedo.blogspot.com

Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top