Últimas Noticias

2 de marzo de 2019

La personalidad de tu perro cambia con la edad, como te pasa a ti mismo

 


Un estudio revela que cambia en función de las experiencias vividas, al igual que ocurre en el caso de la especie humana
La mejor edad para enseñar a obedecer a un perro es a los 6 años (Mikako Mikura / LV)
ELENA MARTÍNEZ BATALLA

Al igual que las personas, los perros no nacen con todo aprendido. Sus propietarios se encargan de educarlos como buenamente pueden y así van haciéndose a sí mismos. De hecho, muchas veces es fácil adivinar a quien pertenecen las mascotas, pues su personalidad es un reflejo de quienes los acompañan a lo largo de su vida, y va cambiando con el tiempo.

Esta es la principal conclusión de un estudio publicado durante el mes de febrero en la revista especializada Journal of Research in Personality que prueba, además, que son los grandes cambios en la vida de los perros los que moldean su personalidad y perfilan su forma de ser de manera muy similar a como ocurre en el caso de la especie humana.


“Esperábamos que las personalidades de los perros fueran bastante estables porque no experimentan cambios tan salvajes en su estilo de vida como los humanos, pero en realidad cambian mucho”, expone en declaraciones al británico Daily Mail William Chopik, uno de los autores del trabajo e investigador del Departamento de Psicología de la Universidad de Míchigan (Estados Unidos).

Para la elaboración del estudio, los expertos analizaron el comportamiento de 1681 perros de 50 razas diferentes y de edades comprendidas entre 0 y 15 años, lo que convierte la investigación en la más extensa sobre la personalidad de los perros realizada hasta ahora.

El hallazgo no hubiera sido posible de no contar con la ayuda de los propietarios de los canes, que respondieron una serie de preguntas sobre la personalidad de sus perros. Asimismo, contestaron una pequeña encuesta sobre su propia forma de ser, puesto que esta puede influir en la de sus mascotas.

Así, por ejemplo, los propietarios más extrovertidos respondieron que sus perros eran muy activos y alegres, mientras que los dueños más introvertidos y reservados afirmaron que sus canes eran más temerosos, más calmados y se mostraban menos receptivos a la hora de obedecer órdenes.

El método más eficaz


La mejor edad para enseñar a un perro a obedecer es a los 6 años, que es cuando deja de ser un cachorro, pero aún no es adulto

Durante la realización del estudio, los expertos se dieron cuenta de que existen una serie de correlaciones entre la edad y la personalidad de los perros, así como entre esta última y la de los humanos y, finalmente, entre la influencia que la personalidad de un perro tiene sobre la calidad de su relación con su dueño.

Otra de las conclusiones del trabajo es que los perros más longevos son mucho más difíciles de entrenar, y que la mejor edad para enseñar a un perro a obedecer es a los 6 años, que es cuando ya ha superado la excitación de los primeros años de vida, pero cuando aún no se ha establecido del todo en la etapa adulta.

Ser conscientes de esta maleabilidad es importante para los propietarios, que aspiran a que sus perros consigan encajar perfectamente en el entorno en el que viven, si bien será necesario seguir investigando en esta misma línea para averiguar por qué los perros actúan y cambian de la forma en que lo hacen. ¿Ocurrirá lo mismo en el resto de especies animales?


:
La Vanguardia
Comparte la Noticia :

Publicar un comentario

 

Top