Últimas Noticias

26 de diciembre de 2018

De la tragedia a la gobernabilidad.Por Soleares .Por Jesús Manuel Hernández.


Primero que nada, mis respetos, condolencias y solidaridad con Marta Hidalgo, sus hijos Juan Carlos y Florentino, con Rafael y Gaby Rosas, con quienes tuve la suerte de convivir en el pasado.

A la impensable tragedia le siguen especulaciones venidas de todos los rumbos y manchadas de filias y fobias.

La gente se pregunta si se trata de un accidente mecánico, error humano o sabotaje. Las respuestas no son fáciles. Un percance de esta magnitud necesita de un protocolo muy especial donde se involucran las autoridades federales especializadas en aeronáutica, los constructores del helicóptero, uno de los más seguros y confiables del mundo, los proveedores de los motores, los responsables del servicio de mantenimiento, las compañías de seguros.

La repentina e indeseable muerte de Martha Erika y Rafael, sucede en medio de una confrontación ideológica y política con el gobierno federal y el partido MORENA, los antecedentes de polarización dan pie a las especulaciones siniestras envueltas también en el dejo de la complacencia de los enemigos naturales de López Obrador.

Dice un refrán: “El hombre es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras”, y López Obrador está siendo en este momento esclavo de sus pronunciamientos contra Martha Erika Alonso, un asunto que debería dejarse del lado de la rivalidad política y no ser sujeto de un predicado basado sólo en la especulación derivada de la fobia.

El presidente de México debe mostrar, todo su empeño por que las causas de la caída del helicóptero se transparenten y dejen satisfechos a la mayoría de los mexicanos, incluyendo a sus críticos y a los miembros del grupo político morenovallista.

De no suceder así, al presidente le habrán colgado un escapulario, lo habrán etiquetado por el resto de su sexenio.

Dicho de otra forma, la gobernabilidad de López Obrador pasará por Puebla.

Un reportero preguntó en la rueda de prensa presidencial de este miércoles 26 de diciembre sobre las líneas de investigación de la muerte de la gobernadora y el senador, López Obrador le dio la palabra a Gertz Manero, encargado de la Fiscalía quien no respondió de manera concreta, sólo enfatizó la parte operativa y de carácter pericial.

Pero los especialistas coinciden en que una investigación de este tipo se puede llevar varios meses, quizá un año, el protocolo es muy sofisticado. Las respuestas por tanto no estarán a la vuelta de la esquina, y mientras eso no suceda, filias y fobias podrían crecer y generar un ambiente contrario a la política, en detrimento de la gobernabilidad. Es predecible por tanto que las especulaciones de las teorías conspirativas vayan decantándose y den paso otros escenarios, hasta ahora los hechos afectan al gobierno federal, de donde quizá, una de las líneas de investigación pueda tomar otros rumbos, poco deseables.

Por ello a todos nos conviene saber la verdad, más al Presidente. Porque, aunque no les guste, la gobernabilidad del gobierno federal, ahora pasa por Puebla.

Por desgracia durante los actos fúnebres, aparecieron los ismos, grupos identificados con una de las ramas política en el orfanato, alentó los gritos de “justicia” dando por hecho que no fue un accidente.

La respuesta presidencial se dio al día siguiente desde Palacio Nacional, llamando a los críticos “mezquinos y neofascistas”. La polarización vuelve a Puebla.

O por lo menos, así me lo parece.losperiodistas.com.mx@gmail.com

Comparte la Noticia :
 

Top