Últimas Noticias

8 de noviembre de 2018

13 muertos en un tiroteo en un bar de California

Un tiroteo ocurrido poco antes de la medianoche en un bar de Thousand Oaks (California, EE.UU.), a unos 55 kilómetros al noroeste de Los Ángeles, se saldó con doce muertos, entre ellos un policía, y veinticinco heridos, además del suicidio del atacante, identificado como Ian David Long , con lo que la cifra de fallecidos ascendería a 13.

Entre los fallecidos está el “número dos” del sheriff del condado, Ron Helus, que fue alcanzado por varias balas tras acudir al lugar en respuesta a la primera llamada de emergencia. Helus llevaba 29 años trabajando en el cuerpo y planeaba jubilarse en breve.

De los 25 heridos, 23 son leves y acudieron a los hospitales por su propio pie, mientras que otras dos personas fueron trasladadas en ambulancia, indicó el cuerpo de bomberos de Ventura.

El sheriff Geoff Dean ha sido el encargado de confirmar la cifra total de fallecidos ante los medios de comunicación. Lo ha hecho visiblemente afectado y sin poder contener la emoción ya que entre las víctimas mortales estaría uno de los sargentos de su comisaría. “Es una escena horrible allí. Hay sangre por todas partes (...) todavía no sabemos si estamos ante un ataque terrorista”, ha descrito.

Tiroteo California

Una treintena de disparos en una sala repleta de gente
Matt Wennerstorm se dirige a la prensa tras sobrevivir al tiroteo del bar Borderline en la localidad de Thousand Oaks, California (Mike Nelson / EFE)

El Departamento de Bomberos de Ventura alertó inicialmente del tiroteo en el local, donde se encontraban decenas de personas, con “múltiples heridos”. “Por favor, aléjense del área. Incidente de seguridad en activo. Se informa de múltiples heridos. Los detalles aún se desconocen”, indicaron los bomberos en Twitter tras el incidente.

El atacante, un exsoldado de 28 años y con trastorno de estrés postraumático llamado Ian David Long, falleció en el interior del bar Borderline, donde comenzó el tiroteo en torno a las 23.20 hora local (7.20 GMT). Al parecer habría realizado una treintena de disparos.

Un testigo dijo a la filial local de la cadena ABC que vio a un sospechoso, con barba y sombrero, lanzar granadas de humo y atacar a un vigilante de seguridad, antes de comenzar a disparar indiscriminadamente. “La gente trataba de salir por las ventanas”, añadió.

Otros testigos detallaron que se escucharon varios disparos en el interior del local, lo que provocó el pánico y que muchos de los clientes se abalanzaran a la salida mientras otros buscaban refugio. Además, varios de los presentes han asegurado que el agresor empleó bombas de humo en el interior. “Tiró granadas de humo por todas partes. Vi cómo apuntaba por la espalda a la chica que estaba en la caja registradora. No paraba de disparar”, dijo John Hedge, residente de Moorpark, a la cadena local ABC7.

Otras personas presentes en el lugar han contado a los medios de comunicación que algunos de los clientes del bar rompieron las ventanas con taburetes al escuchar los disparos.

Según la oficina del Sheriff del condado, se cree que en el momento del ataque había unas cien personas en el interior del bar. En el local, el más grande de música en vivo de la zona, se celebraba una fiesta juvenil. Su página web señala que las noches de los miércoles se celebran las denominadas “College Country Nights”, entre las 21.00 horas y las 2.00 de la noche.

Thousand Oaks está a unos 60 kilómetros al noroeste del centro de Los Ángeles y no muy lejos de las áreas de Calabasas y Malibú.

En un mensaje en Twitter, el presidente de EE.UU. Donald Trump aseguró que había sido “totalmente informado” sobre lo ocurrido y mostró sus condolenciasa los familiares de las víctimas del tiroteo y alabó la “gran valentía” de la Policía. “La patrulla llegó a la escena en tres minutos”, ha detallado el mandatario, que ha informado de que el sargento falleció en el hospital. “Dios bendiga a todas las víctimas y a las familias de las víctimas. Gracias a la policía”, concluye.

El suceso es uno de los más mortíferos de las últimas dos décadas en EE.UU., y llega dos semanas después de que 11 personas fallecieran en otro ocurrido en una sinagoga de Pittsburgh (Pensilvania).

El suceso es uno de los más mortíferos de las últimas dos décadas en EE.UU.
Fuente: La Vanguardia/Agencias|Foto: AP
Comparte la Noticia :
 

Top