Últimas Noticias

6 de noviembre de 2018

CONTUBERNIO ENTRE ASEGURADORAS Y VIALIDAD ESTATAL





• El Director de Vialidad Alejandro Ramírez Ulloa no dio la cara
Un percanse automovilistico por alcance que se originó 10 minutos antes de las 9 de la mañana de este martes 6 de noviembre en el acceso a Puebla a la altura del Hotel Fiesta Inn y de las instalaciones de la Policia Federal de Caminos pone al descubierto contubernio y complicidad entre los elementos y la dirección de vialidad estatal y los ajustadores de la aseguradoras.
Una camioneta Jeep con placas B57-AKT que tripulaba una mujer con uniforme de la Policía Federal de Caminos en su loca carrera se impacto por atrás de una Renault con placas TZC-89-34 de Puebla y en la colisión esta unidad le pagó a una Honda CRV con placas XWU-36-49 de Tlaxcala, generando lesiones leves a 2 niños y 1 adulto que iban en este último vehículo.

La mujer vestida con uniforme de la PFC amenazó a la señora que conducía el Renault y le dijo que “no me hacen nada porque soy Policía Federal”, se echó de reversa y se dio a la fuga metiendose a las instalaciones de la comandancia que está junto al hotel Fiesta Inn, dejando con lesiones a 2 menores y su mamá, sin importarle nada. Incluso y pese a estar dentro de las oficinas la unidad Jeep con placas B57-AKT, fue encubirta por las oficiales federales que negaron conocerla o saber de quien era el vehículo.

El ajustador, Gonzalo Juárez, de la aseguradora Atlas que llegó al lugar de percanse que protege al vehículo Renault placas TZC-89-34, pese a haber impactado por atrás al no conserrvar su distancia se nego a pagar los daños y dar el pase médico para los menores y su mamá.

Al llegar una unidad de vialidad estatal el uniformado de nombre Victorino habló primero con el ajustador Gonzalo Juárez y despues dijo que no había nada que hacer y que se arreglaran, por lo que se retiró del lugar sin dar parte a las autoridades a pesar de haber lesionados.

En tanto el Director General de Vialidad Estatal, Alejandro Ramírez Ulloa, se negó a atender la queja de los afectados en el percanse, sin ni siquiera querer atenderlos personalmente y su secretaria particular señaló que habria de comunicarse más tarde.
El caso es que la Policía Federal y su Jeep se dieron a la fuga, el ajustado de Atlas Gonzalo Juarez, se negó a brindar apoyo médico a los lesionados y se negó a pagar, mientras los elementos de Vialidad Estatal, desde el Director General, hicieron mutis, protegieron a los responsables y se negaron a atender a las víctimas.

Comparte la Noticia :
 

Top