Últimas Noticias

30 de octubre de 2018

Se sacude el país: caen bolsa y peso

En el Aire miles de millones de pesos

Se sacude el país: caen bolsa y peso
Foto: Especial
Ciudad de México.- La decisión de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) marcó ayer un “lunes negro” en los mercados financieros.

Tras la consulta realizada el fin de semana para decidir el futuro de la terminal aérea, el peso fue vapuleado y el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se desplomó 4.20 por ciento.

El dólar se disparó hasta 20.35 pesos al menudeo, al ganar 70 centavos frente a su cotización del viernes pasado en ventanillas bancarias.

Para el peso fue el peor día desde el 9 de noviembre de 2016, luego del triunfo de Donald Trump en la elección presidencial de Estados Unidos.

Con ese panorama, la firma de riesgo crediticio Moody’s redujo la calificación de Baa1 a Baa3 a los bonos emitidos por el Fideicomiso del NAIM por un monto de 6 mil millones de dólares, al considerar que la cancelación del proyecto incrementa la probabilidad de impago sobre estos instrumentos.

La decisión de cancelar el NAIM envía un mensaje grave de incertidumbre a los inversionistas, advirtió Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Ese organismo calculó que la cancelación tendrá un costo de entre 120 mil y 140 mil millones de pesos, además de que se perderían 46 mil empleos.

Cambio ‘sencillo’

“La decisión es obedecer el mandato de los ciudadanos, de modo que se van a construir dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía, se va a mejorar el actual aeropuerto de la Ciudad de México y se va a reactivar el aeropuerto de Toluca”, dijo Andrés Manuel López Obrador a la prensa.

López Obrador, quien asume el poder el 1 de diciembre, dijo que buscará que los constructores del nuevo aeropuerto, que se construye en Texcoco, continúen haciendo obras en Santa Lucía o se llegue a un arreglo.

“Hay la posibilidad de que sigan con los contratos, haciendo la obra en Santa Lucía, el mismo volumen de obra o llegar a arreglos y en todo caso, se va a actuar con apego a la legalidad”, dijo.

La construcción de un nuevo aeropuerto, impulsada por el actual Gobierno, buscaba solucionar el problema de saturación de la actual terminal aérea, que movió 44 millones de pasajeros el año pasado.

Deberán saldar

El presidente Enrique Peña Nieto advirtió que el próximo gobierno deberá pagar por anticipado los bonos por 6 mil millones de dólares que se adquirieron para la construcción del NAIM.

Además de hacer frente a los compromisos que ya están firmados con decenas de empresas y cuyos recursos –afirmó– no alcanzarán con los derivados del impuesto que pagan los usuarios del Aeropuerto, conocido
como TUA.

Al fijar su postura sobre la decisión de López Obrador de cancelar las obras de la nueva sede aeroportuaria en Texcoco, el Mandatario aseguró que es importante que en el futuro exista confianza sobre las definiciones que tome su sucesor.

“De mantenerse en el futuro esta decisión, después del 1 de diciembre, es de anticipar que eventualmente haya que prepagar los bonos emitidos para la financiación de este proyecto y probablemente demandará de recursos fiscales adicionales que es el impuesto que pagan los usuarios del aeropuerto.

“A fin de no afectar ni dejar de cumplir las condiciones establecidas en los bonos que se emitieron para el financiamiento de este proyecto, durante la actual Administración, es decir, de aquí al 30 de noviembre, no se realizará modificación alguna ni a la concesión ni a la ejecución de proyecto del Nuevo Aeropuerto”, apuntó.

Pese a la cancelación del proyecto de infraestructura más importante y costoso de su Administración, Peña Nieto afirmó que él será respetuoso de las decisiones del próximo presidente.

“De cara al futuro es importante que nuestro país mantenga optimismo y confianza en las definiciones que tome el próximo gobierno”, aseguró.

Riesgo en el aire

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) explicó que el proyecto en Texcoco tiene un avance del 33.2% y 170 mil millones de pesos comprometidos, además de que se han pagado 60 mil millones de pesos a
contratistas.

El Consejo Coordinador Empresarial estima que las pérdidas por la cancelación del NAIM serían entre 120 y 140 mil millones de pesos. EL NAIM tenía un costo total estimado en 13 mil 300 millones de dólares (equivalentes a 266 mil millones de pesos), las variaciones al tipo de cambio subieron su precio a 285 mil millones de pesos).

Según el presidente electo, para la inversión en Texcoco, cuyo presupuesto es de 285 mil millones de pesos, se habían obtenido recursos públicos y de financiamiento por 197 mil mdp, por lo que faltaban 88 mil mdp.

Asimismo, añadió que se han invertido 60 mil mdp actualmente, con 20% del avance de la obra, y se estiman gastos no recuperables a pagar por 40 mil mdp. Sin embargo, Gerardo Ruiz Esparza asegura que el avance del NAIM es superior a lo estimado por el equipo del presidente electo, ya que la obra presenta un 31.8 por ciento.

Por otro lado, la inversión de las cuatro Afores – Inbursa, Pensionissste, Profuturo y XXI-Banorte– fue por 13 mil 500 millones de pesos y se hizo mediante la Fibra E, lo cual mantiene seguros los recursos de los trabajadores para su retiro. Las autoridades reiteraron que esta inversión no se pone en riesgo.

Golpe a la aviación

Alexandre de Juniac, presidente de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), lamentó el anuncio de la cancelación y reiteró que esto causará un atraso a la aviación mexicana de entre 5 y 10 años, a la par de pérdidas de 400 mil millones de pesos para el PIB –20 mil millones de dólares– y 20 millones de pasajeros por año. Además, dejarán de crear 200 mil empleos.

El presidente de la IATA, que representa a más de 280 aerolíneas a nivel global, comentó que fue una sorpresa la forma en cómo se realizó la consulta ciudadana para definir el proyecto, pues hubo muchas preguntas y dudas sobre quién votó, el nivel de participación y la legalidad del proceso.

Sobre el tema, Peter Cerda, vicepresidente para las Américas del IATA, comentó que la operación del actual Aeropuerto Benito Juárez con el de Toluca y la Base Aérea de Santa Lucia traerá ineficiencias, y no se podrá operar de manera óptima pues el espacio aéreo mexicano es complicado.

Hoy en día es complicado el espacio aéreo y añadiendo más aeropuertos, la eficiencia no va a ser la que se esperaba, así que sí vamos a tener problemas en el futuro”.

Agregó que la cancelación del NAIM pone en desventaja a México como un hub (centro de conexiones) en la región, y no aportará un crecimiento positivo para las aerolíneas. Además, existe la probabilidad de que algunos inversionistas demanden al próximo gobierno por el incumplimiento de los contratos, aunque López Obrador aseguró que no se ha presentado ninguna denuncia y buscará transmigrar los contratos del NAIM a Santa Lucía por medio de acuerdos.

Costos reales

Según un análisis del Foro Consultivo, Científico y Tecnológico (FCCyT) las supuestas pérdidas y los costos de ambos proyectos no contemplaron otras variables que debieron presentarse antes de la consulta realizada por López Obrador.

Para el caso de Texcoco, se sumaría la pérdida del actual AICM y la Base Aérea de Santa Lucía. Las obras del NAIM fueron anunciadas en septiembre de 2014 con un costo de 178 mil 50 millones, equivalentes a 209 mil 493 millones de pesos al tipo de cambio actual.

Sin embargo, la variación del costo del dólar y otros ajustes, la estimación actual es de 285 mil millones de pesos en la construcción de la primera fase, por lo que toda la obra costaría 493 mil 330 millones de pesos.

En tanto, la opción de la base militar en Santa Lucía y el AICM no considera el monto total del estudio de factibilidad, la cancelación de las obras en Texcoco y la rehabilitación de los terrenos afectados. La obra costaría hasta 293 mil 100 millones de pesos.

‘Ahorro’ con Santa Lucía

La propuesta del NAIM con la ampliación en la base militar de Santa Lucía, propuesta por José María Rioboó a López Obrador costaría 66 mil 878 millones de pesos.

El edificio terminal costará mil 614.9 millones; las pistas del nuevo proyecto tendrían un costo total de 15.5 mil millones 7.6 de las pistas centrales y 7.9 mil millones de pesos para las de rodamiento, según el documento presentado a los medios de comunicación.

En contraste, construir las vialidades que interconectarían a la terminal con autopistas y vialidades representarán 16 mil 665 millones de pesos. Las obras inducidas (drenajes, bardas perimetrales, suministro de agua, y desvío de tuberías y tendidos de cables en el entorno), tendrían un costo de 10 mil 821 millones de pesos, según el documento dado a conocer.

De acuerdo con el presidente electo y su futuro titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú, la decisión de Santa Lucía permitiría ahorrar 100 mil millones de pesos. (Con información de Reforma/El Financiero/AFP/Bloomberg/Forbes)

‘Transferencia no es viable’

Transferir los contratos ya firmados para el desarrollo del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) de Texcoco a la Base Aérea Militar de Santa Lucía, no es viable y tendrá altos costos para el país, aseguran expertos.

“Desde el punto de vista legal, los contratos no son trasladables, tendrán que cancelarse e indemnizar a los inversionistas. En el ámbito de las inversiones financieras el panorama es más complejo, si incumples cláusulas de alguno de los contratos se acelera tu deuda, cualquier cantidad tendrá que pagarse de inmediato”, explicó Luis Rubio, socio director de la firma legal Holland and Knight.

López Obrador dio a conocer el jueves pasado, después de emitir su voto en la consulta pública para decidir el futuro del NAIM que, en caso de que sea cancelado el proyecto de construcción en Texcoco, los contratos se trasladarán a Santa Lucía.

Entre los contratistas de la obra del NAIM están empresas de ingeniería civil, proveedores de materiales, operadores de plantas eléctricas y de servicios de transporte para la movilización de materiales y de personal, dentro de los cuales destaca el tren de carga administrado por Ferrovalle.

A decir de Juan Francisco Torres Landa, director general de la firma Hogan Lovells México, los contratos están atados al diseño arquitectónico, la ingeniería, las condiciones del medio ambiente, así como a la operación y al plan aeronáutico del proyecto original, por lo que no es factible trasladarlos a un proyecto distinto.

Las consecuencias no paran con el pago de indemnizaciones a los inversionistas por la cancelación de sus contratos, lo cual será cubierto con ingresos públicos. En el caso de las inversiones extranjeras, los privados pueden demandar al Gobierno al apelar a los tratados internacionales que ha firmado México. (Agencias)


Aprendió de Chávez y Maduro: Cofiño

Marcelo Torres Cofiño, presidente nacional del PAN, criticó a López Obrador por haber cancelado el NAIM y dijo que pronto se convertirá en un dictador. “López Obrador va que vuela para convertirse en todo un dictador. Aprendió muy rápido de Hugo Chávez y Nicolás Maduro y esos ejemplos hoy ya los estamos viendo en el país”, arremetió al reiterar que el PAN no permitirá estos atropellos al país.
Torres Cofiño llamó a explorar acciones jurídicas a efecto de defender la legalidad, el Estado de derecho y la seguridad. En tanto las diputaciones federales del PAN y el PRI impugnarán la decisión que tomó el próximo gobierno de cancelar la obra en Texcoco. La presidenta nacional del tricolor, Claudia Ruiz Massieu, advirtió que la consulta violó la ley, fue poco representativa y
sesgada. (Reforma)
Comparte la Noticia :
 

Top