Últimas Noticias

26 de octubre de 2018

Mujer citaba a las víctimas y expolicías las mataban antes de pedir rescate


Seis secuestradores en Puebla, entre ellos una edecán y un exdirector policial, cortaron los dedos de algunas de sus ocho víctimas cuando ya estaban muertas y los enviaron a sus familias como prueba de vida.Fiscalía General del Estado de Puebla


Las autoridades mexicanas han desarticulado en Puebla una banda de seis secuestradores que asesinaban a sus víctimas antes de realizar una exigencia económica a sus familias a cambio de liberarlas.

Según comunicó la Fiscalía General de ese estado, la célula delictiva operaba en Ciudad Serdán y era lideraba por un antiguo director de Seguridad Pública de ese municipio. Entre los demás integrantes detenidos se cuenta otro exoficial y una edecán (como se llama en México una categoría de modelo que trabaja en eventos o en exhibiciones), que se ocupó de 'enganchar' a varias de las ocho víctimas de ese grupo criminal.

Los primeros cuatro secuestrados correspondieron a hombres de edad avanzada que fueron interceptados y abducidos con violencia, y por los cuales se exigió a sus familias un rescate de 2 millones de pesos (100.000 dólares). Dos de ellas pudieron reunir 500.000 pesos cada una, pero las restantes no lograron juntar el dinero.

.@FiscaliaPuebla y @PoliciaFedMx esclarecieron 8 #secuestros y desarticularon a la banda responsable que operaba en #CiudadSerdán. El ex director de Seguridad Pública de ese municipio era el líder, y hay 5 integrantes más también a disposición de las autoridades.

De acuerdo con la Fiscalía, todos los secuestrados fueron asesinadas antes de que se realizara la exigencia económica, y a dos les cortaron los dedos y los enviaron a sus familiares como prueba de vida. Especialistas forenses determinaron que los dedos habían sido mutilados 'post mortem'.


El resto de las víctimas corresponden a hombres de entre 24 y 47 años que fueron contactados a través de redes sociales e invitados a una cita por Jazmín Ivette 'N', de 24 años, para posteriormente ser privados de su libertad. Por cada uno de ellos se pidió 5 millones de pesos (250.000 dólares) pero solo se hizo la entrega de 400.000 pesos por la liberación de dos de los secuestrados, que sin embargo fueron asesinados antes del pago.

Para ese entonces, las autoridades habían comenzado una investigación que involucró la intercepción de 35 líneas telefónicas, gracias a lo cual se identificó a los agresores. Seguidamente, el 12 de octubre, agentes de la Fiscalía y de la Policía Federal realizaron un operativo en el que detuvieron a los seis integrantes de la banda, que opusieron resistencia armada
RT

Comparte la Noticia :
 

Top