Últimas Noticias

1 de octubre de 2018

ASALTO CONTRA EL MAGISTRADO SARAVIA FUE UN SIMPLE ROBO O UN “MENSAJE SICILIANO”

CUITLATLÁN-
POR FERMÍN ALEJANDRO GARCÍA-
El pasado jueves 5 de octubre, a las 3 de la madrugada, un grupo de seis sujetos a bordo de una costosa camioneta modelo Tahoe –con placas del estado de Veracruz– asaltaron la casa del magistrado electoral Gerardo Saravia Ruiz ubicada en la junta auxiliar de Ignacio Romero Vargas, a quien amordazaron junto con los miembros de su familia, para después ejecutar un robo de 110 mil pesos en efectivo, aparatos electrónicos, joyas y un vehículo.

A tres días de que se cumpla un año de ese hecho, habría que preguntarse dada la actual coyuntura electoral:

¿Fue un solamente un acto más del crimen organizado o fue uno de los llamados “mensajes sicilianos” que mandan a los personajes incomodos del morenovallismo?


Vale le pena preguntarse tal situación porque Gerardo Saravia ha mostrado una actitud independiente dentro del Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP), luego de que a principio de septiembre pasado el togado no estuvo de acuerdo en rechazar el recuento de votos que pidió Morena de la elección de gobernador.

Esa decisión fue avalada por los otros dos integrantes del pleno del TEEP, Ricardo Adrián Rodríguez Perdomo y Fernando Chevalier Ruanova, quienes están bajo la sospecha de actuar acordes a los intereses morenovallistas.

Saravia manifestó –en la sesión pública de tribunal en que se aprobó el fallo– que el negar el recuento de votos –a Morena– se violaba el principio de exhaustividad que debía privar en todos los fallos del tribunal.

Cuando dicha valoración de rechazo al proyecto elaborado por el magistrado Rodríguez Perdomo, en el cual se negaba el recuento de votos, fue reproducida por la prensa, trascendió que Ricardo Rodríguez y Fernando Chevalier habrían presionado a Saravia para que mandara cartas aclaratorias diciendo que no había expresado ese criterio.

El agraviado habría resistido la presión y se negó a emitir réplicas contra las notas informativas.

De ser cierta esa anécdota, se estaría evidenciando que sí hay una presión contra Gerardo Saravia por no votar a favor de los proyectos que benefician al morenovallismo. Y se desata la sospecha de que el asalto de hace un año, fue un intento de mordaza en materia de orden judicial.
Comparte la Noticia :
 

Top