Últimas Noticias

14 de septiembre de 2018

La UE da seis meses a los países miembros para que decidan si cambian la hora



Un panel electrónico muestra los horarios de distintas ciudades europeas mientras el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) de Energía, Maros Sefcovic , y la comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc , ofrecen una rueda de prensa (EFE)
AGENCIAS, BRUSELAS

La Unión Europea (UE) eliminará el cambio de hora que se realiza dos veces al año en todo el bloque a partir de octubre de 2019, dijo el viernes la Comisión Europea (CE), que dejará que los estados miembros decidan hasta abril de 2019 si se quedan de forma permanente en el horario de verano o en el de invierno.

Desde 1996, la legislación europea exige que todos los países de la UE adelanten sus relojes una hora el último domingo de marzo y los retrasen también una hora el último domingo de octubre.

El último cambio obligatorio a la hora de verano, según la CE, tendría lugar el domingo 31 de marzo de 2019


“No habrá más cambios de hora estacionales a partir de finales de octubre de 2019”, dijo la comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc, en una rueda de prensa el viernes, reconociendo que esto dependía de que otros siguieran el “ambicioso” calendario de la Comisión.

Bulc confió en que los colegisladores -el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE, en el que están representados los gobiernos de los Veintiocho- lleguen a un acuerdo ya “antes de finales de año”.

El 84 por ciento de los participantes del sondeo de la UE se oponía a los cambios de hora

La propuesta responde al resultado de un sondeo de la UE que atrajo un récord de 4,6 millones de respuestas y mostró que el 84 por ciento de los participantes se oponía a los cambios de hora. Aunque previamente había señalado que esa encuesta sobre el cambio horario no constituía un referendo, Bruselas finalmente le ha concedido el peso suficiente como para presentar con rapidez una propuesta legislativa que espera sea de aplicación ya en 2019.

Consiste en suprimir los cambios de hora y que los países, de acuerdo al principio de subsidiariedad, elijan si se quedan con el horario de invierno o el de verano, lo que podría implicar un profundo cambio en el mapa de horarios de la UE.

Estudios más recientes confirman que el ahorro de energía es actualmente marginal”

MAROS SEFCOVIC Vicepresidente de la Comisión
El último cambio obligatorio a la hora de verano, según la CE, tendría lugar el domingo 31 de marzo de 2019, momento a partir del cual los Estados miembros que quisieran volver a la hora de invierno podrían efectuar un último cambio el domingo 27 de octubre de 2019. A partir de esa fecha no se podrían realizar más cambios.


La Comisión también dice que los cambios a los horarios de verano e invierno, puestos en marcha durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda y la crisis del petróleo de los años 70 para ahorrar energía, están desfasados.

“Estudios más recientes confirman que el ahorro de energía es actualmente marginal”, dijo el vicepresidente de la Comisión, Maros Sefcovic. “Claramente nos dirigimos hacia ciudades inteligentes, edificios inteligentes y soluciones inteligentes que traerán ahorros mucho mayores que los cambios en el reloj”.

Los críticos con los cambios de hora dos veces al año dicen que pueden causar problemas de salud a largo plazo, especialmente entre los niños pequeños y las personas mayores. Otros argumentan que al hacer el cambio para proporcionar más luz matutina en invierno y nocturna en verano se puede ayudar a reducir los accidentes de tráfico y ahorrar energía.

Los críticos con los cambios de hora dos veces al año dicen que pueden causar problemas de salud a largo plazo

El Parlamento Europeo y los 28 gobiernos nacionales deberán encontrar posiciones comunes para finales de año, dijo la Comisión. Ambas partes necesitan respaldar la propuesta, un proceso que a menudo puede demorarse hasta dos años. La Comisión dijo que estaba cumpliendo su promesa de actuar sobre grandes cuestiones, pero que dejaba que los países de la UE tomaran decisiones donde estaban mejor situados para hacerlo.


“O nos quedaremos con el horario de verano o los países que decidan el horario de invierno cambiarán al horario de invierno en octubre (de 2019) y eso será todo”, dijo Bulc.

Entre los que respaldan la propuesta de eliminar los cambios de hora están España y Finlandia, que tiene la capital nacional más septentrional de la UE.

Coordinación para no perjudicar el mercado interior
Teniendo en cuenta además la latitud y que los países del norte de Europa podrían ser más proclives a mantener el horario de invierno y los del sur a quedarse con el de verano, el mapa horario en la UE -que actualmente cuenta con tres franjas- podría fragmentarse aún más.

Por ello, la CE ya ha pedido a los Estados miembros que son vecinos que se coordinen para no perjudicar un funcionamiento coherente del mercado interior. “Tendremos conversaciones en profundidad sobre eso con los países”, reconoció Bulc, quien se mostró convencida de que el Consejo, que representa a los Estados de la UE, hará “un esfuerzo para tratar de animar a los países a hacerlo de la manera más favorable para los acuerdos de vecindad”, como los relacionados con los horarios de los trenes.

Los países del norte de Europa podrían ser más proclives a mantener el horario de invierno y los del sur a quedarse con el de verano


Preguntada por si vería “aceptable” que los vecinos Holanda y Bélgica estuvieran en franjas horarias diferentes, respondió: “En teoría muchas opciones son posibles, no quiero especular sobre lo que los Estados miembros van a decidir, pero teóricamente, sí”.

La comisaria insistió en que la CE no propone “que toda la UE cambie” a uno u otro horario, sino que lo hagan “juntos al mismo tiempo”. “Será una elección de cada Estado miembro, el decidir en qué zona horaria quiere estar”, subrayó.

En la consulta orientativa de la CE, el 56 % de los encuestados se decantó por mantener todo el año el horario de verano, frente al 36 % que prefirió el de invierno y un 8 % que dijo no tener una opinión sobre el asunto.

Destacó la alta participación de países del norte de Europa con Alemania a la cabeza y una tasa del 3,79 % de su población nacional, seguido de Austria (2,94 %) y Luxemburgo (1,78 %) y el escaso impacto en el Reino Unido (0,02 %), Rumanía e Italia (ambos con un 0,04 %), mientras que en el caso de España fue del 0,19 %.

Será una elección de cada Estado miembro, el decidir en qué zona horaria quiere estar”

VIOLETA BULC Comisaria europea de Transportes
.La Vanguardia
Comparte la Noticia :
 

Top