Últimas Noticias

22 de septiembre de 2018

El Vaticano y China firman un histórico acuerdo para el acercamiento religioso

El esperado acercamiento entre la Santa Sede y China ha llegado este sábado, mientras el Papa terminaba su primer discurso tras llegar a Lituania. En un comunicado, el Vaticano ha anunciado que el subsecretario para las Relaciones con los Estados, Antoine Camilleri, y el viceministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Chao, han firmado hoy un “acuerdo provisional” para el nombramiento de los obispos. El histórico acercamiento firmado habla únicamente de religión y no del reestablecimiento de relaciones diplomáticas, rotas desde 1951, dos años después de la llegada al poder de los comunistas.

“Esto no es el final de un proceso. Es el comienzo. Esto ha sido sobre diálogo, una escucha paciente entre las dos partes incluso cuando se viene de dos puntos de partida muy diferentes. El objetivo del acuerdo no es político sino pastoral, para permitir a los fieles tener obispos que están en comunión con las autoridades chinas”, explicó el portavoz de la Santa Sede, Greg Burke.

El objetivo del acuerdo no es político sino pastoral, para permitir a los fieles tener obispos que están en comunión con las autoridades chinas”

GREG BURKE Portavoz de la Santa Sede
En un comunicado posterior, la Santa Sede informa que el papa Francisco ha reconocido a siete obispos vivos y uno fallecido nombrados por la propia Iglesia Patriótica china. Al menos tres de ellos fueron excomulgados en el pasado. Sin embargo, no dice nada sobre los obispos reconocidos unilateralmente desde la Santa Sede. Los obispos “oficiales” a los que ahora Bergoglio da la bienvenida son Giuseppe Guo Jincai, Giuseppe Huang Bingzhang, Paolo Lei Shiyin, Giuseppe Liu Xinhong, Giuseppe Ma Yinglin, Giuseppe Yue Fusheng, Vincenzo Zhan Silu. Se les suma Antonio Tu Shihua, fallecido el 4 de enero de 2017, y quien antes de morir había expresado el deseo de una reconciliación.

“Por primera vez, hoy, todos los Obispos en China están en comunión con el Santo Padre, con el Papa, con el Sucesor de Pedro. Y el Papa Francisco, como sus inmediatos Predecesores, mira con particular atención y con un especial cuidado al pueblo chino. Se necesita unidad, se necesita confianza, se necesita un nuevo empuje, como también se necesita tener buenos Obispos que sean reconocidos por el Papa, por el Sucesor de Pedro, y por las legítimas Autoridades civiles de su País. Y el Acuerdo se pone en esta línea: es un instrumento para que se pueda ayuda en eso, con la colaboración de todos”, dijo el Secretario de Estado, Pietro Parolin.

El Vaticano no habla del contenido del pacto, y sólo informa de que “es el resultado de un enfoque gradual y recíproco, se estipula después de un largo proceso de negociaciones ponderadas y prevé evaluaciones periódicas sobre su implementación”.

En todo caso, se trata de la primera vez que Pekín reconoce la autoridad de un Pontífice desde que rompieron relaciones. Según el editor de Asia News, Bernardo Cervellera, contó a este diario la semana pasada, el pacto significaría que Francisco reconoce a algunos de los obispos nombrados por la Iglesia Patriótica china. China no reconoce oficialmente al Papa y tiene su propia Iglesia Patriótica Católica desde 1949, cuando Mao Zedong estableció en Pekín la República Popular China. Forma parte de la voluntad del Partido Comunista de asegurarse que las religiones no alteran el punto de vista patriótico oficial.

Se trata de la primera vez que Pekín reconoce la autoridad de un Pontífice desde que rompieron relaciones

“Lo que sabemos es que las dos delegaciones se han encontrado cada seis meses y han discutido sobre nombramientos de obispos en China”, avanzó Cervellera. Según sus fuentes, este pacto significaría que el régimen chino nombraría los obispos, mientras que el Papa tendría un veto temporal sobre los nombres. En el caso de que no le gustasen los obispos propuestos por China, Francisco tendría que justificar su negativa y la última palabra siempre la tendría Pekín, asegura Cervellera.

Los lazos diplomáticos entre China y el Vaticano se rompieron en 1951 después de que Pío XII excomulgara a dos obispos designados por Pekín. Entocnes las autoridades chinas respondieron expulsando al nuncio apostólico (o embajador), que se asentó en Taiwán. “La esperanza compartida es que este acuerdo pueda favorecer un proceso de diálogo institucional fructuoso y que mire hacia adelante para que pueda contribuir positivamente a la vida de la Iglesia Católica en China, para el bien común del pueblo chino y la paz en el mundo”, señala el comunicado del Vaticano.

China no reconoce oficialmente al Papa y tiene su propia Iglesia Patriótica Católica desde 1949

Las noticias sorprendieron pocas horas después de que Francisco llegara a Lituania, su primera parada en su viaje de cuatro días en los países bálticos. Con la mirada puesta en Rusia, Francisco visita tres naciones en la periferia de Europa. Y aunque la gran mayoría de los lituanos son católicos, en Letonia sólo conforman el 20% de la población, mientras que en Estonia son el 0,5%. En Vilna, cientos de personas se acercaron ante el Palacio Presidencial para escucharle. “La última vez que vino un papa fue Juan Pablo II en el 1993, y entonces yo era muy joven”, recuerda Egle Brazdziunaite, de 33 años. “Ahora me siento muy afortunada de poder escuchar su mensaje de esperanza para nuestro país”.
Fuente: La Vanguardia/ANNA BUJ |Foto.  VILNA| (Vatican Media Handout / EFE)
Comparte la Noticia :
 

Top