Últimas Noticias

3 de septiembre de 2018

Dos mujeres son azotadas en Malasia por intenta tener relaciones sexuales entre ellas


Varias mujeres musulmanas rezan en Malasia durante el Día del Sacrificio (AP)
AP, MALASIA



Dos mujeres musulmanas en Malasia fueron azotadas públicamente cuando estaban sentadas ante el juez islámico que las juzgaba. Ambas mujeres fueron declaradas culpables bajo las leyes islámicas de intentar tener relaciones sexuales y por ello recibieron seis golpes de bastón en la espalda por parte de dos oficiales de prisiones.

Más de 100 personas fueron testigos de los azotes en un tribunal de Sharia en el estado de Terengganu, en el norte del país. El vicepresidente de la Asociación de Abogados Musulmanes, Abdul Rahim Sinwan, dijo que bajo las leyes islámicas este castigo no es doloroso ni severo y que estaba destinado a educar a las mujeres para que se arrepintieran.

Objetivo
Castigo destinado a educar a las mujeres para que se arrepientan

Varios grupos de derechos humanos criticaron el castigo como un grave error judicial que podría hacer empeorar todavía más la discriminación contra las comunidades lésbicas, bisexuales, gays y transgénero de Malasia. Amnistía Internacional considera que el castigo “es una forma de trato cruel, inhumano y degradante y puede equivaler a la tortura”.

“Las personas no deberían vivir con miedo porque se sienten atraídas por personas del mismo sexo. Las autoridades malasias deben derogar inmediatamente las leyes represivas, prohibir los castigos tortuosos y ratificar la Convención de la ONU contra la Tortura”, dijo la organización en un comunicado.

Sistema de justicia dual
Bajo las leyes civiles, el castigo corporal está prohibido

Malasia sigue un sistema de justicia dual. Casi dos tercios de los 31 millones de habitantes del país son musulmanes y se rigen por los tribunales islámicos en cuestiones familiares, matrimoniales y personales. Las dos mujeres no identificadas fueron descubiertas por funcionarios islámicos en abril y sentenciadas el mes pasado por un tribunal de Shariah a seis golpes de bastón y una multa después de que se declararan culpables.

Thilaga Sulathireh, del grupo local Justice for Sisters, presenció el azote y se confiesa sorprendido por el espectáculo público. La mujer dijo que las leyes civiles del país prohíben el castigo corporal contra las reclusas pero en cambio se permite en las leyes religiosas. “Es una agresión de los derechos humanos en Malasia. No se trata de la severidad de los azotes. El castigo corporal es una forma de tortura independientemente de tu intención”, afirmó.

Es una forma de trato cruel, inhumano y degradante y puede equivaler a la tortura

AMINISTÍA INTERNACIONAL
Malasia es visto como un país moderado y estable de mayoría musulmana, pero el conservadurismo islámico está en aumento. Este último caso se produce en medio de un aumento de discriminación contra las comunidades lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

Hace unas semanas, las autoridades eliminaron los retratos de dos activistas de derechos LGBT de una exhibición pública y una mujer transgénero fue golpeada en un estado del sur del país. El ministro religioso de Malasia, Mujahid Yusuf, dijo además que el gobierno no apoya la promoción de la cultura LGBT.
La Vanguardia
Comparte la Noticia :
 

Top