Últimas Noticias

23 de septiembre de 2018

Café, el nuevo ‘oro negro’

El café es el nuevo boom del consumo global, principalmente gracias a las grandes cadenas americanas y británicas, que han multiplicado su margen con nuevos y sofisticados productos y han acaparado durante años las mejores ubicaciones de la gran ciudad. En los últimos meses se han concretado varias operaciones millonarias a nivel global, entre ellas el acuerdo de Nestlé para la distribución de café de Starbucks, la adquisición de Costa Coffe por parte de Coca-cola, el crecimiento de JAB Holdings tras la compra de Pret A Manger o la asociación de Starbucks con Alibaba en China.
“Mientras la demanda de refrescos se debilita por los nuevos hábitos de consumo saludables, el café ha disparado su crecimiento gracias a la expansión de las grandes cadenas”, explica Jaime Martín, director general de Lantern, consultora de estrategia e innovación especializado en el sector de alimentación y bebidas. Gracias a la expansión de las grandes cadenas, liderada por Starbucks pero con marcas como Costa Coffee o, ahora, Tim Hortons, el producto se ha sofisticado y diversificado y, de paso, ha multiplicado los márgenes que ya eran muy altos. “Además, ha conectado muy bien con los nuevos consumidores y ha extendido el modelo a nuevos mercados, sobre todo en Asia, con lo que la proyección es muy positiva para los próximos años”, añade Martín.

Mientras la demanda de refrescos se debilita por los nuevos hábitos de consumo saludables, el café ha disparado su crecimiento gracias a la expansión de las grandes cadenas”

JAIME MARTÍN Director general de Lantern
Una de las claves del éxito de las cadenas de cafeterías es la buena ubicación de sus locales, imprescindible para ganar tráfico y volumen. “Para las grandes cadenas el local es muy importante, tanto la localización como el diseño interior y el confort para crear un ambiente acogedor”, explica Eva Ballarín, consultora estratégica de hostelería.

Con estos ingredientes y una cada vez más amplia oferta gastronómica, han conquistado a los nuevos consumidores, que son los que no se quedan estrictamente en la calidad del café, sino que valoran elementos de valor añadido como el wifi, la comodidad para instalarse con el portátil en una mesa o poder comer a un precio asequible durante prácticamente todo el día.
La ubicación de los locales, clave en el éxito de las grandes cadenas internacionales

La canadiense Tim Hortons se encuentra en plena fase de expansión en España y la próxima semana inaugura su primer local en Barcelona, en el nº 2 de la calle Balmes frente a un establecimiento de Starbucks. Una esquina muy ambicionada tanto por el sector retail como por las cadenas de restauración. “Al ser una marca poco conocida en el mercado, tenemos que apostar por ubicaciones de mucho paso y gran impacto”, asegura Ismael Daneluz, director general de la cadena en España. En España, el consumo de café crece entre un 4% y un 6%, según asegura Daneluz. El informe de Kantar Worldpanel Consumo de café fuera del hogarrecoge datos como que la mayoría del consumo fuera del hogar, un 36% del total, todavía se concentra en bares y cafeterías independientes, aunque proliferan cadenas locales como Café & Tapas, Bracafé, 365 Café, Café & Te y Grupo Vips.

Uno de los retos que tienen las cadenas internacionales frente al bar es el precio; mientas en algunas cafeterías pueden cobrar más de 4 euros por un capuccino –el producto estrella de este tipo de establecimientos– el precio que se paga de media por un café en España todavía es menor de 1,80 euros. “Un hecho diferencial de Tim Hortons es el carácter popular y el precio del café oscila entre 0,99 y 2,50 euros”, asegura su director general, aunque reconoce que los nuevos consumidores y empleados de oficina son el grueso de sus clientes.

En España, el consumo de café crece entre un 4% y un 6%, y todavía mandan ‘los bares de toda la vida’

Pero la denominada tercera ola del café –la segunda fue la irrupción de Starbucks– ha supuesto la sofisticación del producto y también del momento de consumo. “Nosotros hace tiempo que apostamos por hacer un buen café asesorados por un barista profesional; uno de sus consejos fue eliminar de la carta el tradicional café con leche para sustituirlo por el capuccino”, explica Xavier Sánchez, propietario de la cadena Sandwichez, que cuenta con una veintena de locales en Barcelona.

En pleno proceso de sustitución del bar de toda la vida por nuevos establecimientos y cadenas, el café se reivindica como espacio cultural y social. “Con el wifi (imprescindible), un mobiliario cómodo y funcional y los extensos horarios, se ha convertido en uno de los últimos refugios para encontrarse con amigos y disfrutar de un momento de relax”, explica Martín, de Lantern. Rentable, con alta demanda y gran potencial en Instagram, el sector del café tiene todos los elementos para ser uno de los negocios más ambicionados por las grandes corporaciones de gran consumo y fondos de inversión.
La Vanguardia (Riki Blanco) AINTZANE GASTESI, BARCELONA
Comparte la Noticia :
 

Top