Últimas Noticias

16 de agosto de 2018

La ONU denuncia las precarias condiciones de los trabajadores encargados de descontaminar Fukushima

Fukushima, en el noreste de Japón, sufrió hace siete años el peor accidente nuclear de la Historia, junto al ocurrido en 1986 en la planta ucraniana de Chernóbil, a causa de un terremoto y posterior maremoto que impactó contra las instalaciones.

Miles de trabajadores han sido reclutados en estos años para desmontar la central y descontaminar la zona. De acuerdo con datos oficial del Gobierno de Japón citados por la ONU, hasta 2016 habían sido contratadas 76.951 personas para estas labores.

"Los trabajadores contratados para descontaminar Fukushima incluyen trabajadores migrantes, solicitantes de asilo y personas sin hogar", han dicho los relatores especiales de la ONU Baskut Tuncak, Urmila Bhoola y Dainius Puras en un comunicado conjunto.

"Estamos profundamente preocupados por su posible explotación", han indicado, porque podrían haber sido engañados y coaccionados para que aceptaran estas peligrosas condiciones de trabajo sin estar preparados para ello y con el consecuente impacto para su salud "debido a sus problemas económicos".

Los expertos han precisado que los contratos para descontaminar Fukushima han caído en manos de grandes contratistas y cientos de pequeñas empresas sin experiencia han sido subcontratadas. "Estos acuerdos, así como el uso de gente para reclutar a trabajadores, podrían haber creado las condiciones favorables para los abusos", han considerado.

Los relatores han denunciado que "la gente con mayor riesgo de exposición a sustancias tóxicas es precisamente la más vulnerable a la explotación: los pobres, los niños, las mujeres, los ancianos, los migrantes y las personas con discapacidad".

"Suelen estar expuestos a numerosos abusos de los Derechos Humanos, forzados a hacer una abominable elección entre su salud y los ingresos y su situación es invisible a la mayoría de los consumidores y políticos con poder para cambiarla", han lamentado.

En este contexto, la ONU estableció el año pasado un diálogo con el Gobierno de Japón. Las autoridades niponas se comprometieron en un última revisión ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas a seguir sus recomendaciones para proteger a los trabajadores y residentes en la zona.

Los tres expertos se han mostrado dispuestos a "aconsejar sobre cuál es la mejor forma de abordar la exposición de los trabajadores a la radiación y cómo fortalecer la protección" a los mismos. El próximo mes de septiembre, uno de ellos, Tuncak, presentará un informe detallado al respecto.
Fuente: Europa Press|Foto. RTVE
Comparte la Noticia :
 

Top