Últimas Noticias

14 de julio de 2018

Los tres expresidentes que fueron clave para Luis Míguel

Era el 1 de diciembre de 1988, día en que asumiría como Presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, un hombre que llegaba al poder después del proceso electoral más cuestionado en la historia del país.

En la lista de invitados sobresalía un joven cantante que salió de la ceremonia del brazo de Carmen Salinas, una reconocida comediante e influyente militante del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI).

"Es un día donde se inicia una nueva etapa para nuestro país, en donde no solamente el presidente tiene que trabajar sino todos y cada uno de nosotros, en cada labor y en cada trabajo que hagamos debemos de esforzarnos por mejorar este país y lo vamos a hacer", dijo el joven cantante llamado Luis Miguel, quien de esta manera daba su apoyo a Salinas de Gortari, quien asumió la Presidencia en medio de acusaciones de fraude por la caída de sistema de conteo de votos.

La relación entre Luis Miguel y el presidente de turno continuaría, sin ser muy cercana, pero sí importante.

Los dos se volvieron a ver semanas después, en enero de 1989 cuando "El Sol" cantó en la fiesta de 15 años de la hija del presidente.

"El mismo Salinas fomentó este acercamiento con la juventud y con los seguidores de Luis Miguel", expresó a Infobae Eneas Mares, experto en imagen y comunicación política de la empresa Énfasis Corporativo.

Salinas intentó llegar a los jóvenes a través de distintos medios y Luis Miguel era un vehículo perfecto. Así lo entendió el mandatario.

En 1991 se desató en la vida del cantante uno más de los escándalos provocados por su padre Luis Rey, quien filtró a la prensa el acta de nacimiento de Luis Miguel en la que se comprobaba que había nacido en Puerto Rico, y no en Veracruz, México, como siempre se había dicho.

En medio del escándalo desatado previo al lanzamiento de un nuevo disco, el cantante anunció su intención de nacionalizarse mexicano y meses después recibía su carta de naturalización de manos del mismo Salinas de Gortari.

La fotografía de ambos apareció en todos los medios. Salinas se vendió como el hombre que había rescatado al ídolo y el cantante como la estrella que lo había dado todo por el país que lo había acogido.

"No es de gratis que Salinas le haya otorgado la nacionalidad de manera tan abierta ya que representaba un bono mediático para ambos, una verdadera estrategia de relaciones públicas para el poder, el artista y la industria del entretenimiento. ¿Qué recibe a cambio Luis Miguel? Que sus impuestos estén en paz", explicó Mares.

Y es que a finales de los años ochenta, por los malos manejos financieros de su padre, el cantante estuvo a punto de la quiebra, cuando acumuló una deuda con la hacienda mexicana de 20 millones de dólares.

López Portillo: el populista que lo impulsó

José López Portillo presidió el país de 1976 a 1982. Su mandato es recordado como uno de los más populistas en la historia del país, pero también como uno de los más negros para la economía, al haber llevado al país a su peor devaluación hasta entonces.

Una de las personas mas cercanas a López Portillo era Arturo Durazo Moreno, apodado "El Negro", jefe de la Dirección General de Policía y Tránsito de la capital del país y quien mantenía una amistad con Luis Rey y buscaba una relación sexual con la madre del cantante, Marcela Basteri.

Durazo acercó al pequeño y a su padre al círculo del poder hasta llegar al mismo López Portillo.

Ante la insistencia de Luis Rey, quien prometió a Durazo "acceso" a su esposa, el funcionario logró que el 29 de mayo de 1981, el niño de entonces 11 años cantara en la boda de Paulina López Portillo y Pascual Ortiz Rubio Downey. Los dos hijos de presidentes. Ella de López Portillo y él del ex presidente Pascual Ortiz Rubio, quien llevó las riendas del país de 1930 a 1932.

El sitio web Cuna de Grillos, de política y sociedad, publicó en exclusiva la foto de ese día en la que "El Sol", después de cantar, fue llevado a la mesa principal para presentarlo con López Portillo.

Esa boda le abrió las puertas a su primer contrato de un millón de dólares con la disquera EMI Capitol México, pues uno de los invitados era nada menos que su director David Stockling.

También fue el principio del derroche. Luis Miguel y su voz le aseguraron a su padre un segundo contrato por 3 millones de dólares, y de allí saltó a los 10 millones en su primer contrato con WEA, unos años más tarde y con apenas 17 años, según el libro "Luis Miguel: la historia", de Javier León.

Miguel de la Madrid y Marcela Basteri

Miguel de la Madrid, presidente de 1982 a 1988, tuvo una relación con "El Sol" a través de su hijo Federico.

Federico de la Madrid y Luis Miguel fueron rivales de amores. Según la serie, el cantante fue el responsable de la ruptura amorosa entre Isabella Camil y el hijo del ex mandatario.

Según el décimo capítulo de la producción de Netflix, a través de su hermano Alejandro, el cantante se enteró que Miguel de la Madrid había contactado con el Mosad, la agencia de inteligencia israelí, a los familiares de un empresario desaparecido con resultados exitosos.

A pesar de sus diferencias, Federico conectó al cantante con su padre y gracias a su intervención el servicio de inteligencia israelí habría iniciado la búsqueda de Marcela Basteri, pero hasta ahora se desconocen los resultados.

"La familia De la Madrid estuvo y está muy ligada al poder empresarial, televisivo, cultural y social de México, lo que la hace la menos golpeada en términos de imagen. El hecho de revelar que esta familia ayudaría a Luis Miguel, coloca al apellido del ex mandatario en un nivel de recordación muy elevado e incluso podemos percibir el lado humano de los hijos del ex mandatario", finalizó Mares.
Fuente: Infobae
Comparte la Noticia :
 

Top