Últimas Noticias

19 de julio de 2018

Detenido uno de los jefes del narcotráfico más buscados de Brasil

La Secretaría Nacional Antidrogas de Paraguay (Senad) ha confirmado este jueves la detención en Asunción del brasileño Eduardo Aparecido de Almeida, alias Pisca, jefe regional de la organización criminal brasileña Primer Comando de la Capital (PCC) para Paraguay y Bolivia.

Sobre Aparecido de Almeida pesan seis órdenes de captura de su país por delitos que tienen relación con el tráfico de drogas y armas, asociación criminal, secuestro y homicidios, según ha informado la Senad.

Durante el allanamiento a una vivienda, el líder intentó huir por la parte trasera de la casa, lugar donde fue detenido por los agentes. Junto a él, fueron detenidos otro ciudadano brasileño y un policía paraguayo que prestaba sus documentos de identidad a Apreciado de Almeida y actuaba como personal de seguridad.

La fiscal Lorena Ledesma, de la Unidad Especializada en la Lucha contra el Narcotráfico, precisó que el joven facilitaba sus datos “para que el ciudadano brasileño se movilice por el país” gracias a su parecido físico. Esto explica que en el Departamento de Migraciones no conste la entrada del brasileño en Paraguay, aunque sí tienen constancia de la llegada de su hija.

Apreciado de Almeida será trasladado en las próximas horas a Ciudad del Este, fronteriza con Brasil, para ser expulsado de Paraguay y entregado a las autoridades del país vecino.

Las primeras pesquisas apuntan a que el jefe de la organización residía en el país con su familia, por los indicios deprendidos del primer registro de la vivienda en la que residía, situada en un rico barrio de Asunción y propiedad del exjugador de fútbol, Roberto Nanni, según han informado medios locales.

En el registro de la vivienda, las autoridades se incautaron de 102.000 dólares y casi cinco millones de guaraníes (755 euros) en efectivo, coches y motos de alta gama, relojes, facturas, varios teléfonos móviles y tarjetas chips, pero no encontraron armas, como precisó la fiscal.

De acuerdo con las autoridades brasileñas, el PCC, que nació en las prisiones de Sao Paulo, ya actúa en prácticamente en todo Brasil y su número de integrantes creció en los últimos cuatro años en casi seis veces, desde unos 3.000 en 2014 a cerca de 20.000 en 2018.

Pese a que la gran mayoría está concentrado en Sao Paulo, con unos 11.000 integrantes, los tentáculos de la organización al parecer se extienden a países como Paraguay, Bolivia, Colombia, Guayana y Perú.
Fuente: EFE|Foto: EFE
Comparte la Noticia :
 

Top