Últimas Noticias

18 de julio de 2018

CON UNA REFORMA ESTATUTARIA, ANAYA LE CERRARÍA EL PASO AL CEN PANISTA A RMV



CUITLATLÁN.
POR FERMÍN ALEJANDRO GARCÍA.
Ante la encarnizada lucha que se avecina por la dirigencia nacional del PAN, el grupo del ex aspirante presidencial Ricardo Anaya Cortés ha decidido no ceder sus espacios sin pelear, sin defenderlos, y para ello ya toma las debidas providencias. Una medida que podría adoptar es impulsar una reforma estatutaria que impida a toda costa el paso a unos de sus principales y más cruentos rivales, proveniente de Puebla, llamado Rafael Moreno Valle Rosas.

Lo que podría proponer Damián Zepeda, el actual presidente nacional del PAN y escudero de Ricardo Anaya, es promover una reforma estatutaria que prohíba al líder del CEN panista ocupar dos cargos políticos a la vez. Algo parecido a lo que existe en el PRI.

Esto es: como Rafael Moreno Valle Rosas va a ser senador por la vía de la representación proporcional –luego de que fue el último en la lista panista que alcanzó un espacio en la Cámara Alta–, entonces se si se concreta esa reforma, se imposibilitaría al ex gobernador de Puebla el obtener el registro como aspirante a la presidencia nacional del partido.


Moreno Valle tendría que optar entre la senaduría y la posibilidad de ser aspirante a dirigente nacional del PAN.

La posición de legislador ya la tiene en sus manos y la otra opción podría perderla toda vez que su liderazgo en AN no se encuentra en su mejor momento.

Aunque oficialmente Rafael Moreno Valle Rosas no ha dicho nada públicamente acerca de la posibilidad de buscar la cabeza del CEN albiazul, dentro del Partido Acción Nacional se da por hecho que es uno de los principales interesados en llegar a esa posición o por lo menos, en influir de manera decisiva en quién debe ser el próximo líder panista.

La fuerza del ex gobernador de Puebla se encuentra mermada como consecuencia del conflicto postelectoral que hay en el estado en los comicios de gobernador. Un asunto que ha brincado a la opinión pública nacional, en donde el ex mandatario poblano ha quedado exhibido como el único que hizo trampas y desató la violencia en las votaciones del 1 de julio, que tuvieron como principal característica en casi todo el país la tranquilidad con que transcurrieron.

Si Martha Érika Alonso, la candidata de la coalición “Por Puebla al Frente”, hubiera ganado los comicios en buena lid, en estos momentos Rafael Moreno Valle no tendría rivales para desplazar al grupo de Ricardo Anaya de la cúpula del Partido Acción Nacional.

Aunque existe ese debilitamiento, cuentan que Ricardo Anaya Cortés ya aprendió la lección en la pasada campaña electoral: Rafael Moreno Valle Rosas nunca cumple su palabra.

Se supone que existía un acuerdo de no agresión entre ambos panista, de cordialidad, de respeto mutuo y de caminar juntos durante la campaña electoral. Ese entendimiento se signó en diciembre de 2017.

Pero al final Rafael Moreno Valle Rosas habría creído que era más rentable el pactar con el PRI, o mejor dicho con Los Pinos, con el grupo político del presidente Enrique Peña Nieto, bloquear o entorpecer la campaña de Ricardo Anaya en Puebla, un estado que era prioritario en el esquema del aspirante presidencial panista para alcanzar al puntero de la contienda: Andrés Manuel López Obrador.

Ahora Anaya Cortés está en la posición de cobrarse agravios contra Rafael Moreno Valle y no dejarle el camino libre para que tome por asalto la presidencia nacional del PAN.

Poco antes de que acabara la campaña electoral Anaya fue grabado –y exhibido– en una reunión en León, Guanajuato, en donde advertía que luego del 1 de julio, independientemente del resultado de las votaciones, surgiría “un grupo de gentes que no tienen los principios del partido y van a andar al asecho, y a la mala, se van a hacer del partido”.

Todo parece indicar que en ese grupo estaría incluyendo a Moreno Valle, que para esas alturas –en que se realizó la reunión de León, Guanajuato– su nombre ya aparecía en los registros de quienes había bloqueado, desde el PAN, la campaña de Ricardo Anaya.

Para nadie es un secreto que en el estado de Puebla se promovió, de manera insignificante, la figura de Ricardo Anaya hasta los últimos ocho días del periodo de campaña.

Ricardo Anaya y Damián Zepeda sin duda han perdido el liderazgo en la militancia y tienen una pésima imagen en la opinión pública. Se les ve como los artífices –sobre todo por la ambición desmedida del primero de controlar todo– del desastre electoral en que se convirtió la coalición Por México al Frente, cuyos participantes tuvieron su peor votación de los últimos años.

No obstante, Zepeda y Anaya siguen teniendo el control absoluto del Consejo Nacional del PAN, que es donde se pueden hacer las reformas estatutarias y cerrarle el paso a varios de sus rivales/enemigos, entre los que destaca el poblano Rafael Moreno Valle.
Comparte la Noticia :
 

Top