Últimas Noticias

16 de junio de 2018

Son jefes narcos para EU; en México ni los buscan

Mientras Estados Unidos acusa a un grupo de expolicías estatales de ser jefes del narcotráfico internacional en esta ciudad y de haber controlado el territorio mediante asesinatos y secuestros durante “la guerra por Juárez”, el Gobierno de Chihuahua reporta no tener investigaciones en su contra.

Se trata de los exagentes Sergio Garduño Escobedo, Mario de la O López y Arturo Shows Urquidi, acusados desde 2012 por el Buró Federal de Investigación norteamericano de integrar la estructura del Cártel de Sinaloa en esta frontera y los dos últimos procesados este mes en una Corte federal de El Paso.

‘OPERABAN PARA GABINO SALAS, ASESINADO EN EL 2013’

“No tengo nada en sistemas de los demás. Hasta donde recuerdo operaban para Gabino Salas (supuesto jefe de sicarios del mismo grupo que fue asesinado en 2013)”, dijo César Augusto Peniche Espejel, fiscal general del Estado.

Mario de la O López fue sentenciado el pasado 8 de junio a 324 meses de prisión por los delitos de distribución de narcóticos en el vecino país, mientras que Shows Urquidi fue extraditado y, el pasado jueves, presentado ante la primera audiencia ante la Corte federal para el Distrito Oeste de Texas, ubicada en El Paso.

“La sentencia de Mario de la O López es otro ataque contra las poderosas y violentas organizaciones de tráfico de drogas cuyo alcance se extiende a través de las fronteras internacionales y amenaza directamente a nuestras comunidades en los Estados Unidos”, declaró a principios de mes el agente especial de la DEA División El Paso, Kyle W. Williamson.

Junto con Garduño Escobedo –que sigue libre– y otro expolicía estatal ya asesinado de nombre Jesús Fierro Ramírez, De la O y Shows Urquidi formaron parte, de acuerdo con la acusación de Estados Unidos, de las actividades de almacenamiento, tráfico internacional y distribución de sustancias ilícitas —entre otros delitos— encabezadas por los sinaloenses Ismael “Mayo” Zambada y Joaquín “Chapo” Guzmán.

“(También son propósitos de la organización) preservar y proteger el poder, territorio y ganancias de la empresa a través de la intimidación, violencia, amenazas, secuestro, tortura y asesinato, (así como) mantener a los traficantes rivales, informantes, testigos, policías, los medios de comunicación y al público en general amedrentados por la organización a través de la violencia y amenazas de violencia”, agrega la acusación, marcada con el número EP12 R084.

La misma información señala que, cuando inició “la guerra” por esta ciudad entre el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Juárez, entre 2008 y 2012, Gabino Salas Valenciano se convirtió en el encargado de la adquisición de armas y de supervisar “varios escuadrones de asesinos, numerosos actos de asesinato, secuestro, tortura”.

La mayor parte de estos asesinatos, sin embargo, se encuentran impunes: hasta un 91.7 por ciento, de acuerdo con estadísticas de la FGE analizadas por El Diario; es decir, 17 mil 99 crímenes contra la vida cometidos en Juárez y que, diez años después, continúan sin castigo.

“Una constante que ocurrió en aquellos años es que no había carpetas de investigación documentadas en contra de varios líderes o responsables de la violencia”, dijo Peniche Espejel, que fue delegado estatal de PGR en Chihuahua entre 2010 y 2015.

ERAN POLICÍAS Y NARCOS

Garduño, Fierro Ramírez, De la O y Shows Urquidi salieron casi al mismo tiempo del grupo de Órdenes de Aprehensión de la entonces denominada Policía Judicial del Estado, en febrero de 2004, días después de que se encontraran los 12 cuerpos inhumados de manera clandestina en el patio de una casa del fraccionamiento Las Acequias de esta ciudad.

Antes de la “guerra por Juárez”, y aún siendo comandante policiaco, Garduño era el encargado de pagar el impuesto que el Cártel de Sinaloa daba al de Juárez para que se les permitiera mover drogas a través de esta “plaza”.

“Garduño (…) es jefe máximo de Zambada en la plaza de Juárez”, dice la acusación del FBI. “Supervisa las fuerzas de seguridad y las bodegas en Juárez donde se descargan miles de kilogramos de cocaína antes de su envío a los Estados Unidos”, agrega. Shows Urquidi, de acuerdo con la misma fuente, “es miembro central de la célula de Garduño en Juárez y participa en la carga y descarga de cocaína, ganancias y armas en las bodegas de Garduño”, mientras que De la O distribuía cocaína y gracias a “sus métodos únicos”, empaquetaba los narcóticos para ambos cárteles.

“Algunas de estas personas fueron detenidas por la delegación de PGR alrededor de 2011 o 2012. De ahí fueron consignados y después a alguno de ellos lo extraditaron. Fue un asunto que se remitió a Seido (Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada) en ese entonces”, dijo Peniche.
Fuente: El Diario de Juárez
Comparte la Noticia :
 

Top