Últimas Noticias

18 de junio de 2018

Los niños migrantes "no deben ser traumatizados separándolos de sus padres: ONU le advierte a EE.UU

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha subrayado este lunes que los niños "no deben ser traumatizados separándolos de sus padres", en respuesta a la polémica por la separación de menores en la frontera de Estados Unidos y México. "La unidad familiar debe ser preservada", ha afirmado Guterres a través de su portavoz, Stéphane Dujarric.

El mensaje se suma al llamamiento hecho este lunes por el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, quien instó a Estados Unidos a "cesar inmediatamente" la separación forzosa de niños migrantes.

"Como cuestión de principio, el secretario general cree que los refugiados y migrantes deben ser tratados siempre con respeto y dignidad, de acuerdo con la legislación internacional existente", ha dicho Dujarric en su conferencia de prensa diaria.

El portavoz, que ha recalcado que el mensaje es general y no busca señalar a ningún país, ha reconocido en todo caso que la organización ha estado siguiendo la situación en la frontera entre Estados Unidos y México.

Las autoridades estadounidenses confirmaron la semana pasada que separaron de sus familias a cerca de 2.000 menores inmigrantes en la frontera con México en un plazo de seis semanas en el marco de la política de "tolerancia cero" en la frontera y contra la inmigración ilegal, impulsada por el presidente, Donald Trump.

Según el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, "pensar que un Estado pretenda disuadir a padres (de entrar ilegalmente en el país) al infligir tal abuso en niños es inadmisible".

Frente a las críticas, la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, ha afirmado este lunes que el Gobierno no pedirá "disculpas" por la separación de menores, insistiendo en que "las acciones ilegales tienen consecuencias".


Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha asegurado este lunes que su país no se convertirá en "un campo de inmigrantes", al compararlo "con lo que está sucediendo en Europa", y ha insistido en que un país necesita fronteras fuertes.

"Estados Unidos no será un campo de inmigrantes y no será un campo de acogida de refugiados. Lo que está ocurriendo en Europa y otros lugares, no lo permitiré, no bajo mi vigilancia", dijo Trump en un acto en la Casa Blanca. Trump ha insistido una vez más en "un país sin frontera no es un país para nada".

No opina lo mismo su esposa Melania, que "odia" que separen a los niños de sus padres. Así lo ha dicho a Efe la portavoz de la primera dama, Stephanie Grisham: "La señora Trump odia ver a los niños separados de sus familias".

La esposa de Trump "confía en que ambos partidos puedan unirse por fin para lograr una reforma migratoria exitosa", ha explicado Grisham. "Ella cree que tenemos que ser un país que siga todas las leyes, pero también un país que gobierne con corazón", ha agregado.
Fuente: EFE|Foto: AP
Comparte la Noticia :
 

Top