Últimas Noticias

19 de junio de 2018

Agentes de EU se burlan de niños que lloran tras separación

 Una grabación de audio, obtenida de manera encubierta, captó el llanto desesperado de 10 niños centroamericanos, al momento de ser separados de sus padres por autoridades de inmigración estadunidenses en la frontera de Texas con México.

ProPublica dio a conocer este audio donde se escucha a los niños llorar y respirar con dificultad, mientras gritan “mami” y “papá”, mientras un agente de la Patrulla Fronteriza se mofa: “Bueno, tenemos una orquesta aquí… Lo que falta es un conductor”.

El audio, grabado la semana pasada dentro de un centro de detención de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos, fue difundido por la organización sin fines de lucro dedicada a producir periodismo de investigación de interés público.

El audio, extremadamente conmovedor, capta la angustia de niños y niñas de entre cuatro y 10 años de edad que fueron encerrados en centros de detención menos de 24 horas después de haber sido separados de sus padres.

“!No quiero que detengan a mi padre! ¡No quiero lo deporten!”, se escucha decir a una niña.

“¡Papi! ¡Papi, papi!” se escucha al fondo mientras los adultos hablan. “¡Mami!”.

Es entonces cuando el agentes hace la broma y agrega: “Faltaba el maestro, a ver… ¡No llore!”

Los detenidos, según se escucha, son originarios de El Salvador, Honduras y Guatemala.

El audio forma parte de una investigación sobre los infantes retenidos por el Departamento de Seguridad Pública (DHS), tomando el caso de Alison Jimena Valencia Madrid, de seis años de edad, fue separada de su mamá la semana pasada.

“El siguiente audio de Alison y otros niños cuando hablan con el agente fronterizo y trabajadores consulares”, indica la introducción.

La conversación es prácticamente en español, tanto entre agentes migratorios como el personal de consulados, según la investigación.

Sobresale la voz de una niña de seis años de edad, identificada como Alison Jimena Valencia Madrid, que pide de manera reiterada que la dejen hacer una llamada por teléfono a su tía, y afirma que sabe el número de teléfono de memoria.

“Y mi mami después que me venga a traer mi tía, va a venir lo más pronto posible para irme con ella”, solloza la niña ante la representante consular. ProPublica indicó que marcó el número que Alison recitó en el audio y habló con la tía, quien calificó el momento como el “más difícil de mi vida”.
“Imagínese recibir una llamada de su sobrina de seis años. Está llorando y me ruega que vaya a buscarla. Ella dice: ‘Prometo que me comportaré bien, pero por favor sácame de aquí. Estoy completamente sola'”, relató la tía, que deploró que no hubiera nada que ella pudiera hacer.

Ella y su hija de nueve años están buscando asilo en Estados Unidos después de inmigrar aquí hace dos años por los mismos motivos y por la misma ruta que su hermana y su sobrina, todas ellas oriundas del pequeño pueblo de Armenia, a una hora al noroeste de la capital salvadoreña.

Dijo que su sobrina y su hermana partieron hacia Estados Unidos hace más de un mes y que pagaron a un contrabandista siete mil dólares para guiarlos a través de Guatemala y México y cruzaron la frontera hacia Estados Unidos. Ahora, dijo, todo el riesgo y la inversión parecen perdidos.

La tía dijo que le preocupaba que cualquier intento de parte de ella de intervenir en la situación de su sobrina pusiera en riesgo du petición de asilo y la de su hija, particularmente desde que la administración Trump anuló las protecciones de asilo para las víctimas de pandillas y violencia doméstica.

La tía informo que logró hablar con su hermana, la mama de Alison, quien fue trasladada a un centro de detención de inmigrantes cerca de Port Isabel, Texas. Y ella se mantiene en contacto con su sobrina, por teléfono. Madre e hija, sin embargo, no han podido hablar entre sí.

La tía dijo que Alison había sido trasladada de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza a un refugio donde tiene una camroa real. Pero dijo que las autoridades del refugio le advirtieron a la niña que su madre, Cindy Madrid, de 29 años, podría ser deportada a El Salvador sin ella.

“Sé que no es ciudadana estadounidense”, dijo la tía. “Pero ella es un ser humano. Ella es una niña ¿Cómo pueden tratarla de esta manera?
Agencias|Foto: Archivo
Comparte la Noticia :
 

Top