Últimas Noticias

4 de mayo de 2018

Pagaban capos a policías $20 mil por operar en Coahuila

Recibían pagos de entre 500 y 20 mil pesos por permitir la operación de integrantes de los Zetas.

Saltillo, Coahuila.- Policías municipales de Allende y Piedras Negras recibían pagos de entre 500 y 20 mil pesos por permitir la operación de integrantes de los Zetas en la zona norte del estado.

Esta información fue revelada en el informe Corrupción que mata: por qué México necesita un mecanismo internacional para combatir la impunidad, elaborado por la organización Open Society Justice Initiative.

Dicho informe comprende un documento de 82 páginas en las que se describen los sucesos que se consideran ejemplos claros de la impunidad y la corrupción que impera en las instituciones del Gobierno mexicano.

El informe dedica un capítulo a las masacres de Allende y Piedras Negras, donde detalla los pormenores de lo que sucedió años atrás, cuando desaparecieron a 300 personas del pueblo de Allende y se asesinó a 150 dentro del Cereso de Piedras Negras

En el caso de Allende, el informe destaca la colusión que hubo entre los integrantes de los Zetas y autoridades locales de los municipios que conforman la Región Norte y la Región de los Cinco Manantiales en Coahuila.

Permitieron operar delincuencia

Para permitir la operación de integrantes de los Zetas en la zona norte del estado, policías municipales de Allende y Piedras Negras recibían de hasta 20 mil pesos, según información publicada del informe de la organización Open Society Justice Initiative.

“Información fiable sugiere que esta colusión fue posible, en parte, porque la Policía y los funcionarios públicos tenían una relación de mucho tiempo con los Zetas, por medio de la cual permitieron sus operaciones y, en muchos casos, colaboraron en ellas a cambio de beneficios personales”.

La información está sustentada por los testimonios de bomberos, expolicías e integrantes del cártel que declararon ante las autoridades estadunidenses, así como los expedientes abiertos por la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado.

“Miembros de la Policía de Allende, incluyendo al excomandante, han confirmado que recibieron dinero de los Zetas, con montos que oscilaban entre los 500 pesos mexicanos mensuales para algunos policías y los 20 mil pesos mexicanos mensuales para el jefe de Policía”.

Más de la mitad de la fuerza policial de Allende, incluyendo el jefe y el comandante de la Policía Municipal, colaboró con los Zetas. La Policía ignoró reportes y denuncias sobre la actividad de los Zetas.

Actuó como halcón para vigilar a posibles cárteles rivales, miembros del Ejército, infantes de Marina o del Grupo de Armas y Tácticas Especiales. Permitió a los Zetas ingresar a la prisión local para llevar personas o golpearlas en sus celdas. Recolectó dinero a cambio de la protección de los Zetas y secuestró personas para entregarlas al cártel.

Además de las policías locales, el informe señala también la colusión entre los Zetas y funcionarios de alto nivel, a quienes se les acusa de tener conocimiento de las masacres antes de que sucedieran y no hacer nada para impedirlo.
Fuente: Zócalo Saltillo/Por Luis Durón
Comparte la Noticia :
 

Top