Últimas Noticias

22 de mayo de 2018

“DOMINGO NEGRO” DEL PAN POBLANO



CUITLATLÁN.POR FERMÍN ALEJANDRO GARCÍA.
Este 20 de mayo fue “un domingo negro” para el PAN poblano por dos factores: por un lado, el resultado del debate presidencial no movió en nada las preferencias electorales y por tanto, la figura del abanderado albiazul Ricardo Anaya Cortés –por ahora– no ayudará en el estado al crecimiento de la popularidad de esta fuerza política. Por otro lado, el Buró de Estadística y Análisis de Opinión Pública (BEAP) estableció que, en Puebla, los candidatos panistas más importantes están perdiendo frente a Morena con una distancia que va de los 8 y hasta los 40 puntos en la intención del voto.

Tal situación plantea que en Puebla se registra un efecto muy similar al que pasa en el ámbito nacional con Andrés Manuel López Obrador, consistente en que la guerra sucia contra los candidatos de Morena –generada desde el PAN y que en la entidad poblana es replicada por el PRI– no está frenando el crecimiento electoral a favor del movimiento lopezobradorista.

Esta condición plantea un panorama complejo para el PAN poblano, pues implica la necesidad de que dar un giro de 180 grados en sus estrategias y buscar nuevas alternativas para ganar votos, luego de que lo negativo que fue el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas es una pesada laja que no permite a los aspirantes albiazules subir en los índices de posibles sufragios.


Parecería que como parte de buscar una salida al atasco electoral en que se encuentra el PAN se inscribe el mensaje que ayer por la tarde–noche difundió la aspirante albiazul Martha érika Alonso, en el cual establece que la actitud del candidato de Morena, Luis Miguel Barbosa Huerta, de llamarla como “la señora de Moreno Valle” es un acto de violencia de género.

Es un esfuerzo –por enésima vez– de intentar desligar la figura de Rafael Moreno Valle Rosas de las campañas electorales del PAN, la cual es una empresa que ha fracasado permanentemente.

Morena toma una ventaja peligrosa
A la par de que miles de electores de Puebla tenían puesta la atención en el debate presidencial, ayer por la noche en las redes sociales circuló la última encuesta del BEAP, que dirige Rodolfo Rivera Pacheco, en la cual se percibe que en el estado Morena tomó una ventaja peligrosa para el PAN, ya que si en dos o tres semanas no se revierten esos números, la entidad poblana caminará a pintarse el 1 de julio de marrón, el color emblemático del Partido de Regeneración Nacional.

El BEAP es hoy en día la empresa demoscópica más prestigiada de Puebla y su última medición arroja lo siguiente:

Luis Miguel Barbosa Huerta, el candidato de Morena, ya salió de la zona de empate técnico con Martha Erika Alonso, la aspirante albiazul, al tener a su favor casi 8 puntos, al ubicarse en 35.4 de preferencias electorales.

La guerra sucia de Enrique Doger Guerrero, el candidato del PRI, en contra de Barbosa, parece que no está surtiendo el efecto esperado por el morenovallismo, ya que el abanderado de Morena, en lugar de caer en su intención del voto, creció 5 puntos en relación a la encuesta del BEAP del mes de abril.

El segundo resultado destacado del BEAP es el de la contienda por el Senado, en la cual la tendencia es la siguiente:

La fórmula de Morena integrada por Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra lleva una intención del voto de 42 por ciento, que supera en 21 puntos a la pareja de aspirantes albiazules de Nadia Navarro y Mario Riestra Piña.

Aunque el resultado más sorprendente es el de la contienda a la presidencia de la República, pues pareciera que Puebla ya es “territorio AMLO”, sin posibilidades de que ello cambie.

Según el BEAP, Andrés Manuel López Obrador no solamente rebasó la emblemática barrera de los 50 puntos, sino que ahora se acerca al 60 por ciento de las preferencias electorales.

López Obrador, de acuerdo a este sondeo, tiene una intención del voto de 56.4 por ciento frente a un decrépito 16.7 por ciento de Ricardo Anaya Cortés. Es decir, el candidato de Morena lleva una ventaja de 40 puntos.

Mientras que los candidatos del PRI, de todos los ámbitos, están “muertos” electoralmente hablando, al carecer de posibilidades de alcanzar a los punteros.

Nadie se mueve, luego del debate
El debate presidencial del domingo era una fuente de esperanza para el panismo poblano, pues se tenía la expectativa de que Ricardo Anaya Cortés llegaría a fulminar a la figura de Andrés Manuel López Obrador, lo que daría la pauta del inicio de un fuerte crecimiento electoral del todos los candidatos del Partido Acción Nacional.

Nada de eso ocurrió. López Obrador con el debate se afianzó como el candidato antisistema, que busca el cambio de régimen y que sabe resistir a la “guerra sucia”. Ricardo Anaya lució con su oratoria, pero no logró nada extraordinario.

Con ello, las tendencias electorales no se mueven sustancialmente. Se estima que López Obrador se quedará con los mismos niveles de intención del voto, que están por arriba de los 40 puntos, y Anaya tendrá un leve crecimiento, que no le ayuda a acercarse al abanderado de Morena.

Es decir, Anaya por ahora no será factor de crecimiento electoral de los candidatos panistas de Puebla.
Comparte la Noticia :
 

Top