Últimas Noticias

22 de abril de 2018

Tres obras inéditas de Salvador Dalí salen a subasta


Los dibujos fueron realizados entre 1926 y 1927; la galería La Suite de Barcelona recibirá la subasta


La Razón | Ciudad de México.- Tres dibujos hasta ahora desconocidos realizados por el pintor español Salvador Dalí entre 1926 y 1927 serán subastados el próximo 10 de mayo en la galería La Suite de Barcelona. Tres obras que ayudan a conocer mejor la obra del artista cuando recién había sido expulsado de la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid.

Es el Dalí que sigue a Picasso, pero que también se está acercando al surrealismo gracias a las corrientes vanguardistas que ha conocido de primera mano en la Residencia de Estudiantes, aquella casa en la que ha conocido a dos personas que serán imprescindibles en su formación: Luis Buñuel y Federico García Lorca

La huella del cineasta aragonés y mexicano por adopción parece visible en dos de los dibujos. Uno de ellos es una mano con hormigas fechada en 1927, un tema muy habitual en ese Dalí. Buñuel la hace suya en una de las escenas más conocidas de Un perro andaluz, la película con la que debutará tras la cámara con la intervención directa de Dalí.


En otro dibujo nos encontramos ante un torso femenino del que destaca un brazo casi musculoso en el que se marcan las venas. Esta obra se publicó pro primera vez en el número de octubre de 1927 de La Nova Revista, una publicación en la que Dalí colaboró tanto como dibujante como escritor.

Ese brazo remite a dos óleos de la misma fecha: Aparato y mano y La miel es más dulce que la sangre. Esta última pieza ha sido estudiada por varios expertos, entre ellos Agustín Sánchez Vidal, quien ve en un personaje musculoso y con brazo parecido al de este dibujo una representación de Buñuel, boxeador en la Residencia de Estudiantes.


Nos queda un último original daliniano, probablemente el más delicado de todos en su ejecución. En él podemos ver la honda huella dejada por Picasso en Dalí. No se puede olvidar que el dibujo es de 1926, año en el que pudo conocer personalmente el de Figueres al genio malagueño.


Pero hay algo más en este boceto que merece la pena ser destacado. Es un personaje sentado en un café, un apunte daliniano de alguien cercano que mira al artista mientras posa para él. ¿Quién es? La forma redonda de la cabeza es la misma que tenemos en algunos de los cuadros del Dalí de 1926, como Naturaleza muerta al claro de luna o Invitación al sueño. Es un homenaje al gran amigo del pintor, es decir, es García Lorca.

Agencias




Comparte la Noticia :
 

Top