Últimas Noticias

3 de abril de 2018

Estefan se queda al frente del PRI hasta octubre; un revés para Doger



■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.


Antes del jueves santo se decidió que Jorge Estefan Chidiac no va a dejar la dirigencia estatal del PRI y que su relevo se va producir hasta octubre de este año, es decir tres meses después de los comicios. Tal decisión es un importante revés para Enrique Doger Guerrero, el candidato a la gubernatura, pues le significará no poder tomar el control total del partido para intentar rediseñar el proyecto electoral del tricolor.

Enrique Doger Guerrero marcha en el tercer lugar de las preferencias electorales y aunque ha adoptado un agresivo discurso de crítica contra el morenovallismo, simplemente su candidatura no despegada. El fuerte nivel de antipriismo que hay en el electorado y la mediocridad del candidato presidencial José Antonio Meade Kuribreña, han sido un fuerte lastre para el aspirante a Casa Puebla.

Hasta hace unos días, el principal factor de esperanza que había de Doger de poder remontar en los índices de intención del voto se centraba en la posibilidad de tomar las riendas de PRI y buscar sacar al partido del marasmo en que se encuentra. Por eso ya se había preparado un esquema para que Javier Casique Zárate, un hombre de todas las confianzas del candidato, primero saltara a la secretaría general del tricolor y luego a la presidencia. Se esperaba que el relevo se diera a más tardar en la presente semana.

Ahora esa opción ha quedado suspendida. Dentro del PRI y del equipo de campaña de Doger se percibe una relación difícil, poco cordial, entre Jorge Estefan y Javier López Zavala, quien es el secretario de Operación Política, y Javier Casique Zárate y en general con todo el grupo dogerista.

En algunos actos públicos, ha sido notorio que Javier López Zavala logra más atención y saludos de los priistas, que el candidato a la gubernatura.

Por eso ha Doger se le nota incomodo, molesto, poco afable, en la mayoría de los eventos públicos del PRI. El caso más extremo es cuando acudió a la toma de protesta de Guillermo Deloya como candidato a la alcaldía de Puebla y no se quedó a escuchar el discurso del abanderado tricolor.

Se dice que la razón por la cual Jorge Estefan decidió no ceder la presidencia estatal del PRI es el riesgo que corre de ser desplazado de la octava posición de la lista de candidato plurinominales al Senado, pues su lugar lo quieren para el hijo de Emilio Gamboa Patrón o para la esposa de Rubén Moreira, el líder de los senadores priistas y el secretario de Acción Electoral del CEN priistas, respectivamente.

Ante ese posible desplazamiento, Estefan ha optado por quedarse en Puebla para cuidar otros asuntos de mucho interés para él, como son:

Encabezar una posible negociación políticoelectoral con el morenovallismo.

Administrar el jugoso presupuesto del PRI que habrá para la campaña electoral de Puebla.

Y cuidar las obras públicas, que en varios municipios, se emprendieron con fondos federales que Jorge Estefan Chidiac tramitó para esos ayuntamientos.
Comparte la Noticia :
 

Top