Últimas Noticias

31 de marzo de 2018

El Papa Francisco califica de "vergüenza" que la actual generación "deje a los jóvenes un mundo fracturado por las guerras"

El Papa Francisco tildó de "vergüenza" que la actual generación "deje a los jóvenes un mundo fracturado por las divisiones y las guerras", durante su oración en la celebración del Via Crucis de Viernes Santo frente al Coliseo de Roma.

El pontífice, como es tradición, acudió ante el Anfiteatro Flavio e invocó a Jesús de Nazaret: "Nuestra mirada está dirigida a ti, llena de vergüenza, arrepentimiento y esperanza", proclamó ante cientos de fieles que le escuchaban en recogimiento. "Vergüenza porque nuestras generaciones están dejando a los jóvenes un mundo fracturado por las divisiones y las guerras; un mundo devorado por el egoísmo donde los jóvenes, los débiles, los enfermos y los ancianos son marginados", denunció el pontífice.

También expresó su vergüenza "porque muchas personas, incluso algunos ministros de la Iglesia, se hayan dejado engañar por la ambición y la vanagloria, perdiendo su dignidad y su primer amor".

Francisco también destacó el arrepentimiento "que nace de la certeza" de que solo Jesús "puede salvar del mal" y curar a los hombres y mujeres "de la lacra del odio, del egoísmo, la soberbia, la avidez, la venganza, la codicia y la idolatría". Pero, tras la vergüenza y el arrepentimiento, el Papa destacó "la esperanza" de que el mensaje cristiano "continúa a inspirar, aún en la actualidad, a muchas personas y pueblos y que solo el bien puede derrotar al mal, solo el perdón puede abatir el rencor".

Y recordó que, movidos por su fe, "muchos misioneros y misioneras continúan, aún hoy, retando a la adormecida conciencia de la humanidad arriesgando la vida para servir a los pobres, en los descartados, inmigrantes, invisibles, abusados, famélicos y presos".

Defendió la esperanza porque la Iglesia de Jesús, "santa y hecha de pecadores, continúa, todavía ahora, y a pesar de todos los intentos por desacreditarla, siendo una luz que ilumina, anima y alivia". El pontífice pronunció esta oración después de asistir al recorrido de la cruz desde el interior del Coliseo romano hasta el lugar en el que permaneció en oración, a faltas de la cercana colina del Palatino.

El recorrido de la cruz, que pasa de mano en mano para rememorar el calvario y el camino de Cristo hacia su crucifixión, estuvo acompañado por la lectura de unas meditaciones cuya redacción este año ha sido encargada a jóvenes de entre 16 y 27 años.

Esto se produce en sintonía con la decisión del papa de dedicar el 2018 a las nuevas generaciones, por lo que ha dedicado el Sínodo de Obispos del próximo octubre a abordar las nuevas vocaciones y adentrarse en los problemas e inquietudes de los jóvenes del mundo.
Fuente: EFE/Foto: ACI PRENSA
Comparte la Noticia :
 

Top