Últimas Noticias

14 de febrero de 2018

Partidos y candidatos ya están violando las restricciones de la intercampaña



■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.


Como parte de los absurdos legales que están presentes en el actual proceso electoral, ahora se ha iniciado –a partir de los primeros minutos del lunes—el periodo de intercampañas, en el cual se supone que los aspirantes presidenciales y a la gubernatura de Puebla deben guardar silencio, dejarse de promover, para regresar a la arena política en un par de meses. Sin embargo, desde ahora se puede adelantar que no se va a respetar dicho periodo de veda.

La mejor muestra de ello es que al acabar las precampañas, docenas de vehículos del transporte público de Puebla –ver foto– siguen exhibiendo la propaganda de Martha Erika Alonso Hidalgo, la precandidata de la coalición formada por el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano. Nadie se preocupó –de manera deliberada– de retirar esos anuncios o de vigilar que fueran eliminados de la parte trasera de autobuses, microbuses y camionetas, así como de los medallones de muchos taxis.

En sí esa propaganda ya violaba los límites de la precampaña, pues se supone que este periodo únicamente se podía hacer proselitismo entre los miembros de las fuerzas políticas, pero resulta que esos anuncios están expuestos para que los vea toda la población sin distinción de filiación política.

Algo similar también pasó con las docenas de bardas que mandó a pintar el PRI con el lema: “Con Doger, sí ganamos”, en alusión a que su virtual abanderado a la gubernatura Enrique Doger Guerrero sí saldrá a pelear los votos en los comicios del 1 de julio. Y los anuncios en donde se ve a Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra, en su calidad de precandidatos de Morena al Senado, abrazando a Andrés Manuel López Obrador.

Aunque es importante anotar que por cada mensaje del PRI o de Morena, dicen los conocedores, habría entre 12 y 15 de Martha Erika Alonso.

Otro ejemplo: es el abuso cometido por el presidente municipal de Huauchinango, Gabriel Alvarado Lorenzo, quien convirtió su cuarto informe de gobierno en un vulgar mitin político–electoral. Ya que en lugar de ceñirse al protocolo que marca una sesión solemne de cabildo, tuvo como figuras centrales a Martha Erika Alonso –cuya presencia no se justifica– y a Isaac Martínez Amador, quien se perfila a ser el próximo candidato del PAN a la alcaldía de esa comunidad de la Sierra Norte.

Dicha conducta observada en Huauchinango exhiben dos situaciones:

Primero: cobra sentido la versión de que los alcaldes han sido obligados por el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas –según los dichos de los líderes de Morena– a apoyar la campaña del PAN, bajo la presión de que si no lo hacen les cobrarán su desobediencia con la no aprobación de sus cuentas públicas.

Por eso, en las dos semanas anteriores se vio el afán de varios presidentes municipales de que se notara su presencia en los actos proselitistas del PAN o se detectara a los ciudadanos que acarrearon a cada uno de los mítines.

Segundo: que la autoridad electoral de Puebla está coludida con el morenovallismo y hará mutis a todos los actos, vinculados al PAN, que violan las normas en la materia.

El mayor absurdo, en que en este periodo de intercampaña, los candidatos podrán ofrecer entrevistas a la prensa. Y eso llevará a que, quien tenga más gasto o influencia en medios de comunicación, podrá tener mayor promoción en una etapa en que se supone ya no deben hacer proselitismo.
Comparte la Noticia :
 

Top