Últimas Noticias

19 de enero de 2018

Revelan lo que EE.UU. teme más del Status 6, el submarino-torpedo ruso creador de tsunamis

Un exoficial de la Armada de EE.UU. ha dado a conocer la mayor amenaza del dron nuclear de 100 megatones que Moscú está desarrollando.

Revelan lo que EE.UU. teme más del Status 6, el submarino-torpedo ruso creador de tsunamis
El submarino nuclear Yuri Dolgoruki en 2009. Los drones Status 6 están diseñados para ser lanzados desde submarinos.
Sputnik

El submarino-torpedo no tripulado Status 6, que Rusia está desarrollando, es un arma genuina que representa una amenaza para EE.UU. Así lo afirma el exoficial de la Armada Bryan Clark, precisando que ese dron subacuático con capacidad nuclear sería capaz de burlar las defensas estadounidenses.

"La principal preocupación para EE.UU. sería que el Status 6 pudiera eludir sus defensas de misiles balísticos", comentó Clark a The National Interest sobre el Status 6, que superará los 100 kilómetros por hora de velocidad a una profundidad de hasta un kilómetro.

"El problema sería cómo interceptarlo. EE.UU. aún no ha desplegado buenas armas o tecnología para detener vehículos subacuáticos no tripulados", explicó el exmilitar, actual miembro del Centro de Evaluaciones Estratégicas y Presupuestarias, con base en Washington.

Rusia inicia el desarrollo de torpedos 'tortuga' con inteligencia artificial
Hasta el momento, hay muy poca información sobre este proyecto ruso en desarrollo, pero se supone que el submarino-torpedo es capaz de recorrer hasta 10.000 kilómetros y portar una carga nuclear de hasta 100 megatones. Se prevé que el avance de los trabajos sea confirmado por la Revisión de la Postura Nuclear de EE.UU., que se publicará en febrero.

Completamente demoledor
Clark señala que, por su naturaleza, el Status 6 sería utilizado en situaciones extremas de conflicto, pues, a diferencia de los misiles balísticos, no emite signos de advertencia a los enemigos. Además, el dron continúa su trayectoria sin desviarse hasta alcanzar su objetivo o ser interceptado, lo que lo diferencia de los submarinos tripulados.

En caso de penetrar en aguas enemigas y ser detonado cerca de la costa, su poder destructivo sería completamente demoledor: generaría olas de entre 101 y 228 metros a una distancia de 18,5 kilómetros del epicentro, las cuales cubrirían los poblados costeros de contaminación radiactiva.
Fuente: RT
Comparte la Noticia :
 

Top