Últimas Noticias

2 de enero de 2018

Nigeria asegura que más de 700 personas secuestradas por Boko Haram han escapado en los últimos días

El Ejército de Nigeria ha asegurado este lunes que más de 700 personas secuestradas por la secta islamista Boko Haram en el noreste del país han conseguido escapar del grupo en los últimos días. El portavoz del Ejército Timothy Antigha ha afirmado en un mensaje publicado en su cuenta en la red social Facebook que estas personas "huyeron de las varias islas en el lago Chad hacia Monguno", localidad ubicada en el estado de Borno.

"El éxodo de antiguos rehenes de Boko Haram está conectado con la operación llevada a cabo en los últimos días para explotar los avances de la 'Operación Puñetazo Profundo 2' en Chikun Gudu y las localidades circundantes", ha señalado. Así, ha dicho que esta operación de continuación fue tenía como objetivo "destruir infraestructura y logística de Boko Haram como centros de comunicación, campos de fabricación, equipamiento para la fabricación de bombas, vehículos y otros medios de sustento".

"El subsiguiente colapso de su estructura de mando y medios de supervivencia ha desencadenado el abandono de las islas y el escape de los secuestrados hacia Monguno", ha remachado Antigha. El Ejército nigeriano ha logrado numerosos avances en los últimos meses ante el grupo extremista, que ha respondido incrementando sus atentados contra civiles y miembros de las fuerzas de seguridad. En julio, el jefe del Ejército de Nigeria, Tukur Yusuf Buratai, aseguró que la secta islamista ha sido derrotada militarmente, reconociendo sin embargo que no ha sido completamente eliminada.

Boko Haram -cuyo nombre oficial es Grupo en Defensa de la Tradición del Profeta para la Predicación y la Yihad- fue fundado en 2002 por Mohamed Yusuf con un foco especial en el rechazo a la influencia occidental en el país a través de la educación. A pesar de que en un primer momento se centró en la prédica, siete años después lanzó una serie de ataques armados contra las fuerzas de seguridad con el objetivo de fundar un Estado de corte islámico, denunciando la persecución que sufría la comunidad musulmana del norte del país a manos del gobierno central.

Yusuf fue detenido durante una ofensiva del Ejército contra el grupo a raíz de dichos ataques y ejecutado bajo custodia tras ser interrogado. Un año después, el grupo, encabezado por el que era su 'número dos', Abubakar Shekau, lanzó una nueva ofensiva a gran escala que continúa a día de hoy. El grupo juró lealtad a Estado Islámico en 2015, pero finalmente se ha escindido entre quienes siguen a Shekau, en la región del bosque de Sambisa, y quienes son fieles a Musab al Barnawi, en la región del lago Chad.
Fuente: Europa Press/Foto: Reuters
Comparte la Noticia :
 

Top