Últimas Noticias

13 de diciembre de 2017

Escobedo busca afianzar cacicazgo en Atlixco imponiendo a su esposa como candidata a edil


■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Salvador Escobedo Zoletto es un panista que, en los últimos 23 años, pasó de ser un demócrata que luchaba contra el autoritarismo del PRI a ser ahora un cacique que busca mantener el control político de Atlixco. Como parte de esa condición, ha estado tejiendo un proyecto para imponer a Pilar Sánchez, quien es su esposa, como candidata del PAN a la alcaldía de ese municipio, que es el segundo bastión albiazul más importante del estado.

El proyecto original es que él buscaba convertirse por segunda vez en alcalde de Atlixco –luego de que el fue el primer edil no priista de ese municipio–, pero una serie de encuestas revelaron que ya no es bien visto por importantes núcleos del electorado que lo califican como un político que, en las dos últimas décadas, ha pasado por una larga lista de cargos públicos y siempre está obsesionado en detentar el poder político.

Por esa razón, optó por impulsar a su esposa, sin importar que Pilar Sánchez tiene una pobre presencia entre la militancia panista.

En la clase política de Atlixco no es un secreto que el actual edil, José Luis Galeazzi Berra, logró un segundo mandato como alcalde por el impulso que le dio Salvador Escobedo, siendo esa la causa por la cual muchos panistas y ciudadanos ajenos al PAN lo ven como un personaje que no oculta sus ambiciones desmedidas de poder.

La semana pasada, por iniciativa de Escobedo, hubo una reunión a la que acudieron entre otros personajes: el edil José Luis Galeazzi, las ex legisladoras Patricia Hidalgo y Myriam Galindo, así como Pilar Sánchez, con el propósito de construir un proyecto de sucesión en Atlixco.

Ahí acordaron lo siguiente:

Primero: pedirle al Comité Directivo Estatal del PAN que la candidatura de Atlixco sea para una mujer, bajo la idea de que se está promoviendo la equidad de género.

Segundo: cerrar filas para bloquear una posible candidatura de la ex legisladora local Leonor Popócatl Gutiérrez, quien es vista como una enemiga política por ser simpatizante de Eduardo Rivera Pérez, el ex edil de la capital y rival del ex gobernador Rafael Moreno Valle.

Tercero: Si se logra que el PAN ceda que la candidatura de Atlixco debe recaer en una mujer, se busque que Pilar Sánchez, la cónyuge de Salvador Escobedo, sea la abanderada.

Se sabe que el proyecto que Salvador Escobedo es llevar al cargo de edil de Atlixco a alguien que pueda controlar, dirigir, manipular, conducir de acuerdo a sus intereses particulares.

Por eso, lo mejor para el también ex secretario de Salud y Desarrollo Social en la administración del ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas es que la nominación recaiga en su esposa.

Su plan B es que, si no logra colocar a Pilar Sánchez, entonces la candidata sea la ex legisladora Myriam Galindo, quien podría ser alguien que esté bajo el control de Escobedo.

En cambio, el panista ha buscado bloquear la posible nominación de Patricia Hidalgo o Leonor Popócatl, no por diferencias políticas con ellas, sino porque no serían personas que se dejen manipular o controlar.

Con este comportamiento, queda borrada la figura de Escobedo que hace más de 20 años surgió como un ciudadano que luchaba contra el cacicazgo de Eleazar Camarillo, quien dominaba a todos los presidentes municipales de Atlixco que llegaban al poder bajo las siglas del PRI.

En las últimas dos décadas, Escobedo ha sido alcalde, diputado local y federal, funcionario nacional del DIF y Desarrollo Social, así como miembro del gabinete del gobierno del estado, además de que siempre busca influir en la conducción del ayuntamiento de Atlixco.

Dicho de otra manera, es un panista que no tiene llenadera.




Comparte la Noticia :
 

Top