Últimas Noticias

22 de noviembre de 2017

Lastiri ofrece su estructura a López Zavala para que sea el candidato del PRI a la gubernatura


■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García

Cuenta una fuente bien enterada que en los últimos días se han realizado tres reuniones privadas entre los priistas Juan Carlos Lastiri Quirós y Javier López Zavala, las cuales fueron generadas por el primero de ellos, es decir por el subsecretario de la Sedatu. El objetivo de esos encuentros es que el funcionario federal ya se desistió de luchar por la candidatura del PRI a la gubernatura y ahora busca apoyar a López Zavala para que obtenga la postulación. Como parte de ese respaldo, le ha ofrecido la adhesión de su estructura política–electoral.

Una prueba de ese respaldo se observó ayer en un par de reuniones que Javier López Zavala tuvo en dos restaurantes del Centro Histórico de la capital –que son el Mesón de la Sacristía y el Restauro, ambos de la zona de la plazuela de Los Sapos–, a las cuales acudieron 12 alcaldes, un grupo de delegados del gobierno federal y de empresarios. Todos los asistentes están ligados al grupo político de Juan Carlos Lastiri Quirós.

En el caso de los alcaldes, la reunión fue encabezada por David Huerta, el presidente municipal de Tepeaca y quien es un incondicional de Lastiri Quirós, pues llegó al cargo por el apoyo que recibió del funcionario federal y por la misma razón, ha sido el edil priista consentido en la tramitación de recursos públicos provenientes del gobierno de la República.

Durante un segundo encuentro, se vio a Alberto Jiménez Arroyo, al responsable en Puebla de la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra, quien además es parte del grupo de delegados del gobierno federal que son controlados por Lastiri y que formaron la estructura de promoción política del subsecretario de la Sedatu.

Oficialmente Lastiri no ha dicho que abandonó la pugna por la candidatura priista a la gubernatura, pero al final sufrió una doble derrota, siendo la primera cuando fracasó su movimiento para exigir al tricolor que el aspirante a la titularidad del Poder Ejecutivo sea electo por las bases del partido.

Y en segundo lugar cuando en el Comité Ejecutivo Nacional del PRI lo descartaron como un aspirante serio a la candidatura de Puebla, ya que pese a la promoción de tres años que realizó por el estado, aprovechándose de los padrones de beneficiarios de los programas del gobierno federal, sus índices de popularidad son insignificantes y lo colocan en el sótano de las preferencias electorales.

Ante el fracaso de su estrategia para ser ungido como candidato a la gubernatura, Lastiri ha decidido ser un factor de respaldo a quien podría ser el abanderado del tricolor.

Al final de la contienda priista solamente han llegado dos aspirantes: Enrique Doger Guerrero y Javier López Zavala.

Doger Guerrero –actual delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social– es quien tiene los mejores índices de popularidad, entre el electorado priista y que no pertenece a ese partido. Su problema es que lo ven como alguien poco leal al tricolor y que está enfrentado con muchos de los liderazgos de esta fuerza política.

López Zavala tiene un amplio margen de popularidad en las estructuras del PRI de todo el estado y conserva muchos grupos de apoyo que se formaron desde el sexenio pasado. El principal problema que enfrenta es que fue derrotado en la contienda de 2010 y eso le da un bajo índice de popularidad en los sectores urbanos del electorado poblano.

Frente a esas dos opciones, Lastiri ha elegido a Javier López Zavala, por encontrar más afinidades y entendimiento con quien fue secretario de Gobernación en la administración estatal de Mario Marín Torres.

Se dice que el candidato del PRI a la gubernatura de Puebla podría ser electo –hacia el interior del PRI, o mejor dicho por el próximo aspirante presidencial del tricolor– en la última semana de diciembre o la primera quincena de 2018.

Por esa razón Lastiri ha apresurado su labor de buscar apoyar al aspirante que él cree que va a ganar la lucha por la postulación priista.

Es decir, busca caer de pie cuando el PRI haga público que él no será el candidato y nombre al abanderado que buscará llegar a Casa Puebla.
Comparte la Noticia :
 

Top