Últimas Noticias

24 de noviembre de 2017

'El Delfín Negro': RT se adentra en la prisión más temida de Rusia de la que nadie ha escapado nunca

RT

Popularmente conocida como 'El Delfín Negro', la Colonia Penitenciaria IK-6 alberga a los peores asesinos, terroristas y caníbales de Rusia. RT muestra un panorama del interior de la prisión de máxima seguridad, donde los presos están sujetos a las más rígidas reglas diseñadas para someter incluso a los villanos más peligrosos.

Situada en la región de Oremburgo, limítrofe con Kazajistán, el 'Delfín Negro' es una de las prisiones más antiguas de Rusia. Desde que fue establecida en el siglo XVIII, ha tenido varios usos, entre ellos como campo de trabajos forzados y como hospital penitenciario. En el año 2000 se transformó en una prisión de máxima seguridad.

Las instalaciones, diseñadas para albergar a 1.600 reclusos, deben su nombre extraoficial al delfín negro de una fuente que fue construida en su entrada principal. Se dice que esta ordinaria escultura —realizada por los propios reclusos— inculca terror en los corazones del criminal más duro, gracias a la reputación despiadada de la cárcel.

RT
El 'Delfín Negro' tiene entre sus muros asesinos en serie, abusadores de niños, terroristas y a un variopinto grupo de malhechores que cumplen cadena perpetua por crímenes que van desde asesinato hasta canibalismo. Algunos de estos presos no tienen posibilidad de solicitar libertad condicional debido a la gravedad de sus delitos.

"Lo más importante es evitar amargarnos. Es muy fácil convertirse en un animal aquí, pero mantenerse humano es difícil. Es por eso que intentamos, tanto entre nosotros como con la administración, no perder la humanidad", expresó a RT Ígor Tíschenko, que cumple cadena perpetua en ese penal junto con su padre por matar a siete personas en un tiroteo con una banda rival.

"¿Me preguntas si volvería a hacerlo? Lo he pensado. Hubiera sido mejor si hubiera muerto con ellos. Probablemente no lo habría hecho", confiesa.
RT
Actualmente hay más de 700 reclusos en esta cárcel, que en total han cometido casi 4.000 asesinatos (que se hayan podido probar). Las puertas de sus celdas tienen una descripción detallada de los crímenes que cometió cada preso para que cualquier simpatía que los guardias puedan sentir hacia ellos desaparezca de inmediato.

Las celdas cuentan con gruesas puertas de acero, y en su interior tienen barras de acero adicionales que crean efectivamente un encierro dentro de otro encierro. No hay cubículos en la planta baja para descartar la posibilidad de que los reclusos caven un túnel para salir.

RT

"Debido a que los prisioneros en esta categoría son extremadamente peligrosos, todo lo que hacemos —desde aplicar la cuarentena hasta llevar a cabo la sentencia— está regulado por la ley y por nuestros propios procedimientos", indicó Yuri Kórobov, subjefe de la prisión.

Siempre que son escoltados, los presos son esposados y doblegados por la cintura; muchas veces con los ojos vendados, de modo que ni siquiera puedan trazar visualmente un mapa de la prisión.

RT

Mientras cumplen sus largas penas de prisión, la mayoría de los reclusos eventualmente se arrepienten. "Creo que quedan pocas personas aquí que piensen que hicieron lo correcto", señaló Dmitri Bantiukov, que masacró a toda su familia. "Los años te muestran que estabas equivocado. Completamente equivocado", aseveró.

Sin embargo, la vida de los reclusos no es tan mala como parece: se les permite tener libros y periódicos, pueden acceder a la biblioteca y a la iglesia ubicadas dentro de la prisión, y sus celdas están equipadas con televisores. Los presos también pueden hacer llamadas telefónicas y reunirse con parientes y amigos: se les permiten cuatro visitas al año, una de ellas de hasta tres días.
RT

Además, los reclusos del 'Delfín negro' cuentan ahora con equipos informáticos especiales donde pueden revisar sus casos, registrar quejas sobre abusos o solicitar trabajo, con el que también tienen la oportunidad de comprar alimentos o artículos personales adicionales, así como pagar una indemnización a las víctimas de sus delitos.

Sin embargo, el control dentro de las paredes de la prisión es máximo. Todos los presos permanecen vigilados las 24 horas mediante cámaras CCTV, y las luces se mantienen siempre encendidas. Cada 15 minutos se realizan rondas para verificar las celdas. Este estricto régimen de seguridad ha garantizado por más de medio siglo que nadie haya escapado nunca del 'Delfín Negro'.
RT
Fuente: RT|Fotos: RT
Comparte la Noticia :
 

Top